Por qué nunca encajarás aquí

Amanda nos habla sobre las cosas que nos exigen como mujeres y por qué nunca podremos cumplirlas.

Por_que_nunca_encajarás_aqui_P_Kahlo_Octubre_21
Ilustración de Yolanda

¿Qué te pasa, por qué no te sientes bien aquí?

Déjame adivinar, has descubierto que la sociedad te ha utilizado.

Que te ha robado los mejores años de tu vida.

Y te mueres de rabia por no haber llegado a tiempo a donde querías.

De haber crecido negando tu naturaleza.

Y ahora que ya no eres tan guapa, al menos según los estándares.

Ahora es cuando sientes que eres fuego y quieres arder.

Y ahora que ya eres mayor para cambiar de vida, al menos según los estándares.

Ahora es cuando has entendido qué quieres hacer.

¿Cómo encajar entonces, cuando ya no eres lo que deberías?

¿Cuando has roto todos los tejidos que te sostenían?

¿Puede una elegir volver atrás?

Yo no tengo la respuesta

Pero sí que tengo la pregunta.

¿Por qué quieres volver atrás si eres infinita?

¿Por qué quieres encajar si ya no tienes esquinas?

El fuego que arde dentro de ti, arde solo por ti.

Tu calor no depende de los ojos que te miran.

Olvida el ruido, y acerca el oído a los sueños.

Estamos muertas de miedo.

Pero no hay nada que temer.

Porque cuanto más envejecemos, más nos acercamos a la tierra.

No es fácil y no porque lo natural sea complicado.

Sino porque nos han contado que necesitamos una aprobación externa.

Que no nos deja caminar libres.

Y nos han hecho creer que la interna no sirve para nada.

No es fácil quedarse sola, y escuchar el silencio que brota de las paredes.

Nuestra sociedad no premia a las mujeres maduras y sabias.

Pero otras sí que lo han hecho en el pasado.

Y nosotras podemos hacerlo en el futuro.

Porque las mujeres no tenemos fecha de caducidad.

Por eso debes premiarte a ti misma.

Mirar adentro y sonreir.

Dejar que el fuego queme y el agua corra.

No dejarte para después.

Empezar una nueva vida cada día.

Fiel a quien eres.

Lejos del ruido y de la aprobación de personas a las que no les importas.

Vuelve a pisar la tierra descalza.

Recuerda aquel segundo en que respiraste por primera vez.

Esa, y no otra, eres tú.

Bienvenida a casa.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies