Reflexiones sobre crecer y esas transiciones

Paulina nos regala un artículo personal con recuerdos y memorias de su adolescencia.

¿Qué le diría a mi yo de la adolescencia?_proyectokahlo_feminismo_septiembre2021
Ilustración de Sdraswi

La adolescencia para mi, como para tantes, fue una etapa emocionalmente tumultuosa donde establecí vínculos con personas que quizás ahora no tengo mucho en común. Pero a quienes sigo recordando con mucho cariño, es más, algunes siguen siendo parte de mi vida. No en lo cotidiano porque la distancia y el migrar han significado dejar tanto… incluso amigues.

En esa etapa fui probando todo, mis límites, deseos, cuerpa… mientras navegaba las aguas de las expectativas sociales que se imponían a veces como icebergs a medio camino y a veces como horizontes imposibles de alcanzar. Entre los mensajes contradictorios recibidos estaba el ser objeto de deseo bajo la mirada masculina sin ser sujeto con deseo sexual.

Había un sinfín de reglas no habladas que se suponía quienes habíamos sido socializadas como niñas en ese contexto, debíamos seguir en esta etapa incómoda donde ya no éramos percibidas como niñas, pero si infantilizadas al tiempo que éramos sexualizadas. Tampoco éramos consideradas adultas o “mujeres” del todo… A veces parecía que habitábamos un estado de “ser-no ser-querer ser”.

Recuerdo que en un principio cumplí con varias de esas expectativas desde una feminidad impuesta o aprendida. Esa que es opresora porque es la norma y salirse de esta tiene consecuencias y penalizaciones. De varias maneras intenté cumplir con exigencias sociales sobre mi cuerpa, mi apariencia y mi conducta. No duró mucho aquello porque poco a poco fui soltando capas de control social patriarcal. Esto no sucedió por hacer algún análisis feminista, fue mera intuición y hartazgo. Fue la necesidad de sentir/ser más honesta conmigo y con lo que iba sintiendo/descubriendo en mí.

Entre las cosas que hice fue poner límites con mi nuevo noviecito adolescente. Le pedí que saliera con sus amigues y yo saldría con les míes, si nos encontrábamos en alguna fiesta bien y si no, también. Le dije que no quería que me llamara o viniera a verme a la casa sólo porque ahora andábamos, sino cuando las ganas de pasar un rato juntes estuvieran ahí. Esto lo debíamos cuadrar desde antes porque ambos podríamos tener otros planes. Esta relación fue lejos de ideal, no estuvo exenta de machismos y violencias. Quizás lo único acertado fue ese acuerdo porque yo, hice viajes con amigues sin ese novio y sin que hubiese drama por ello. Pude disfrutar e ir de fiesta sola o con mis amigues y hacer planes sin darle cuentas.

La realidad es que no se nos enseña que podemos establecer acuerdos en nuestras relaciones sexoafectivas. Las expectativas y deseos que dan forma a esas relaciones están mediadas por ideas y estereotipos de género que absorbemos al estar inmersxs en el contexto sociocultural en donde estamos ubicades. Toma tiempo y experiencia ir cuestionando estas prácticas e ideas. Es fundamental entender que no tenemos que aceptar algo únicamente porque es costumbre o lo esperado.

Me pregunto ¿qué le diría hoy a mi yo adolescente? Pon más límites, sigue probando, descubriendo… sé tú, aunque eso signifique incomodar. No tienes que gustarle a nadie. No tienes que complacer a nadie, no tienes que ser buena, no tienes que ser dulce, no le debes feminidad a nadie, ni tampoco explicaciones sobre tus decisiones, vida, sexualidad y cuerpa.

La adolescencia se mira como una transición, como un estado incompleto de querer ser, creo que esto es problemático porque se traduce en no tomar en serio las vivencias y opiniones de quienes la viven. En realidad, la vida entera es una transición. No se pasa de una etapa para estar estáticxs en otra. Se sigue cambiando, aprendiendo y desaprendiendo. Esto último en el mejor de los casos, por ejemplo, desaprendiendo las prácticas/miradas/lógicas patriarcales-racistas-clasistas-capacitistas que hemos ido integrando de manera inconsciente al crecer.

¿Qué le dirías hoy a tu yo adolescente?

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies