«Forever young»

Ilustración de Nora Pola

ELLA se despierta a las nueve de la mañana sin falta de haber programado el
despertador.

ELLA se levanta rutinariamente, sin pensar. Si piensa, piensa en sus próximas rutinas.

ELLA se ducha a primera hora, como cada día, en ocasiones para salir. La mayoría de las
veces para quedarse.

ELLA prepara su desayuno habitual. A veces, los cereales son distintos. Los azulejos que
observa frente a ella son los mismos. Siempre.

ELLA revisa su correo. Comprueba las ofertas. Los ojos le pican y está igual que antes.

ELLA estudia.

ELLA abre al cartero. No hay nada para ELLA.

ELLA lee.

ELLA toma su tentempié de media mañana y habla brevemente con su madre. Su madre
cocina. Siempre cocina.

ELLA come junto a sus padres. El teléfono fijo suena. Es publicidad. Otra vez.

ELLA revisa su correo. Comprueba las ofertas. Los ojos le pican y está igual que antes.

ELLA lee.

ELLA piensa en bajar a dar una vuelta. Lo piensa pero no lo hace.

ELLA estudia.

ELLA revisa su correo. Comprueba las ofertas. Los ojos le pican y está igual que antes.

ELLA cena junto a sus padres. El teléfono fijo suena. Es publicidad. Otra vez.

ELLA ve una película sobre gente feliz y realizada a los veintipocos años.

ELLA se va a la cama rutinariamente, sin pensar. Si piensa, piensa en las rutinas de
mañana.

ELLA sueña. Sueña que a los dieciocho años un vampiro la mordió.

ELLA es una eterna adolescente.

ELLA no lo escogió.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies