Hasta siempre, María

Paulina nos lleva de viaje a través de las ideas y del revolucionario aporte de la filosofa María Lugones. Sentirse representada en la voz de una mujer racializada y que habla no sólo desde la teoría sino desde la experiencia vivida es profundamente movilizador.

María Lugones
Ilustración de Conchi G.

Reflexionando en la historia de mi educación, los referentes y lecturas por autoras mujeres y sobre todo del sur, fue escaso o casi nulo. Crecí en México y mis estudios me llevaron a India, Estados Unidos y a los Países Bajos. Durante la universidad fue evidente la ausencia de teorías e ideas pensadas desde las experiencias que normalmente quedan fuera del conocimiento mainstream. Atravesé cuatro años de universidad sin un acercamiento a autorxs que habitaran una cuerpa racializada, esxs que conceptualizan la discriminación racial y la de género no desde lo abstracto, sino desde sus experiencias y cuerpxs.

En la maestría esto comenzó a cambiar gracias a profesoras que en el contexto europeo eran mujeres migrantes racializadas. En este caso la diversidad de personas dentro de la academia abrió espacio a la pluralidad de pensamientos. Aunque se necesita más que eso para tal apertura, se necesita cuestionar la ausencia de estas voces y epistemologías (formas de conocer la realidad) como algo que se produce.

Lo importante de tener referentes otres es que por fin pude mirarme al espejo y ver que yo también soy capaz de hacer teoría, ya que, si algo caracteriza a la academia en occidente, a la educación que yo había recibido hasta ese momento, es la ausencia de personas como yo. Mientras se trata de ser objetos/sujetos de estudio estamos muy representades, pero como sujetos con conocimiento y como sujetos de nuestra propia historia, la cosa es distinta.

En el doctorado me acerqué al trabajo de la filosofa feminista María Lugones. De ella viene el feminismo decolonial. No tenía idea de lo que eso implica, ni de lo mucho que sus ideas cambiarían la forma de entender las violencias que se viven en une cuerpx. Aquí no voy a escribir sobre su teoría. Quizás la que ha tenido un impacto más amplio es la colonialidad del género. Esta idea nos habla del género como un importe colonial y de la imposibilidad de separar racismo-capitalismo-género como sistemas de opresión que llegan bajo la colonialidad del poder, un término del sociólogo peruano Aníbal Quijano.

El trabajo de María Lugones me ha ayudado a entender la deshumanización que se vive cuando se habita una cuerpa racializada. También me ha ayudado a entender la posibilidad de tejer resistencia colectiva ante las diferentes opresiones. María fue hilando esas posibilidades para las mujeres de color como un término que permite establecer alianzas y lazos. Ella también trazó rutas para viajar entre mundos donde se puede ser/existir lejos de las lógicas de la dominación.

Creo que sus ideas son un aporte muy valioso a las luchas contra los sistemas de opresión y sobre todo a los feminismos. María no sólo delineaba las opresiones, desmenuzando cada parte para entender la fragmentación y la deshumanización creada, sino que siempre dirigía la mirada al horizonte de las posibilidades para ir más allá de estas violencias y de los sistemas de muerte. Es por esto que su trabajo es tan poderoso.

En el 2015 fui a la escuela decolonial de verano en la ciudad de Middelburg, en los Países Bajos. María era una de las personas que cada año desde hace más de diez años, imparten clases en esta escuela de verano. Ese año ella no pudo asistir por temas de salud. Sus ideas estuvieron presentes y su trabajo fue compartido con nosotres. El pasado 2020 María falleció poco después de la escuela de verano donde dio su última clase de forma virtual. Su ausencia física no es lo único que deja, porque sus ideas y los puentes que van trazando siguen presentes.

Hoy quiero recordar y agradecer a esta filósofa feminista Argentina por la inspiración, los mapas e ideas que permiten vislumbrar otras realidades, por el feminismo decolonial y por abrir espacio para que otrxs como yo podamos habitar la academia.

Hasta siempre, María.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies