Esas dos líneas rosadas – Parte I

Una Frida (Elena) nos comparte sus escritos sobre el proceso de aceptación de su embarazo y posterior aborto, el dolor en el cuerpo, los miedos e inseguridades. Primera entrega.

Ilustración de Proyecto Kahlo a través de Canva.com

Mi gran culpa

Mamá me ha dicho que no lo cuente.

«La gente es muy indiscreta» 
Y yo cierro la boca y me pongo un velo negro en la cabeza.
Para que sepan que estoy rota y que nadie pregunte.

Me he tragado un sermón que no va conmigo y he asentido al final.

Arrodillada para que todo pase más rápido.

Esperando a levantarme y que ya no haya dolor, 

esperando a despertarme y tener el cuerpo de otra, 

un cuerpo limpio, donde no sienta que convivo con un cadáver.


«Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.»
Siempre les odié en ese momento por hacernos sentir 

tan sucias en todos nuestros actos.
Hoy bajo la cabeza y lo repito bajito por dentro:
«Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa»

y siento en cada golpe un navío chocando 

y trayendo un sinfín de enseres que no me pertenecen:

trapos para cuerpos que no existen, 

dientes para cuerpos que no existen,

velas para cuerpos que no existen.

Yo no lo he pedido y se me está acumulando.

Se me han echado encima sus voces

y no hay pastor que lleve a estos demonios a otro prado.

Comen de mi piel y obstruyen cada poro.

Ya no hay vía disponible para salir corriendo, 

ya no hay posibilidad de salir corriendo,

solo espero despertarme en el cuerpo de otra, 

un cuerpo limpio, un cuerpo virgen, un cuerpo sano.

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa……..

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies