La cascada de su ojo

Inspirándose en la mitología nórdica, quizás bebiendo de la Fuente de Mimir, Sara nos trae este escrito.

Ilustración de Laura Farlete

¿Qué estoy haciendo con mi vida?
.
La cascada de su ojo hacía resbalar corriente abajo el conocimiento de toda la existencia.
Ella sabía que el resto estaba al tanto de su posesión absoluta de conocimiento.
Lo sabía porque todo lo sabía.
Y cuando lo sabes todo, nada importa.
.
Me acerqué al borde del precipicio y le pregunté al viento.
No puedo reproducir aquí mi cuestión porque mi boca está sellada con la inmundicia
sebácea de futuros venideros.
Apenas pude pensarla tras el ocaso de ese día.
Antes, en mi mente no se retorcía otra demanda que no fuera esa.
Ahora, no tiene sentido alguno.
.
Ahora, Ella es la Madre de Todo.
Antes, en la mente de Ella no acechaba ninguna cuestión.
Creer que lo sabemos todo cuando no sabemos nada es algo frecuente.
Tan sólo después del sorbo de agua descubrió las verdades que se nos ocultan más por
propio beneficio que por egoísmo.
¿Acaso tú quieres saber qué deberías hacer con tu vida?
¿O eres de las que creen que ya lo saben?
¿No crees que deberías creer en el destino?
.
Soñé con la fuente de linfa interminable nueve noches seguidas.
El líquido manaba en brillante resplandor intangible.
Mi sed de conocimiento se ensalzó, se arqueó como los lomos de las gatas que tiraban
del carro sobre mi cabeza.
Mi necesidad de orientación era indispensable.
Precisaba un sorbo.
Un sorbo.
Sorbosorbosorbosorbosorbosorbo…
.
¿Qué estoy haciendo con mi vida?

.
La cascada de su ojo arrastraba la indecisión de todas las existencias.
Ella sabía que el resto jamás vislumbraría el transcurso de sus fútiles vidas.
Lo sabía porque todo lo sabía.
Y cuando lo sabes todo, nada importa.
.
Me acerqué al borde del manantial y le pregunté al abismo.
No puedo reproducir aquí mi cuestión porque mi boca está cosida con las ramas del
fresno que está en el centro del mundo.
Apenas pude pensarla tras percibir la voz oracular de la cabeza amputada.
Antes, en mi mente no se retorcía otra demanda que no fuera esa.
Ahora, no tiene sentido alguno.
.
¿Por qué quería saber qué estoy haciendo con mi vida?
.
Ahora, como Ella, lo sé todo.
Y cuando lo sabes todo, nada importa.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies