Alfonsina Storni: palabras para recordar a la poetisa

Ceci nos acerca a la poeta Alfonsina Storni con un homenaje bellísimo que se merecía dos bellas ilustraciones.

Alfonsina Storni
Ilustración de Almudena Arribas

En las lejanas tierras de Suiza una flor diferente al resto nació.

Su nombre Alfonsina; su legado, la historia transformada.

Como toda mujer con inmanente sabiduría,

Alfonsina cuestionó su mundo y escapó a la poesía.

Letras y palabras, ideas en el papel, dolor en el alma.

Su madre no entendió aquello que Alfonsina buscaba expresar.

Su padre consumido por el alcohol, pronto les abandonó en un sueño eterno.

La poesía fue su refugio cuando el oscuro mundo a su alrededor se elevaba.

En Rosario, en Coronda, en Uruguay su arte conmovió a mujeres

Que por primera vez leían en palabras un sentimiento escondido.

Una sociedad que imponía destinos

Nunca pudo con Alfonsina y su amor por los versos.

Hundida en miedos y tristezas, sus depresiones fueron momentos de creación.

Es a través de esa mirada que compone sus más bellos poemas.

Con su ejemplo cientos de mujeres pudieron amar la poesía

Pudieron amar la rebeldía a un porvenir decidido por otros.

Su despedida de este mundo fue exactamente lo que ella era:

Un profundo sentir, tan hondo e inabarcable como el mar.

En estas palabras quiero recordar de manera simple y directa, sin vueltas, algo de lo valioso que el legado de Alfonsina nos dejó a quienes hemos pasado por este mundo. Poetisa premiada y reconocida mundialmente, su vida se vio signada, no sólo por el dolor y los pesares físicos, sino por la intensa sensación de vivir sin pertenecer, de existir en un mundo que no era el suyo.

Renegando de su figura de mujer, supo amar y aprendió con dolor que el padecimiento siempre es buen compañero del amor. Sin embargo, su única compañera, aquella que la despidió última, la poesía, supo estar a su lado sin traicionarla y abrigándola del mundo que la rodeaba.

Alfonsina Storni nació un 29 de mayo de 1892 en Suiza pero vivió toda su vida en diferentes partes de la Argentina. Su suicidio fue la culminación de una vida donde nadie le dijo qué hacer y en la cual aprendió que la llama de la convicción es lo más íntimo e infranqueable que una mujer puede tener: esa conexión con una misma y con el entorno salvaje. Alfonsina murió en 1938 a sus 46 años de edad en la ciudad de Mar del Plata.

Sus poemas pertenecen hoy a un enorme legado de poetisas mujeres que desafiaron el mundo masculino, que se internaron en el arte y, consumidas por la belleza de sus palabras, se convirtieron en trascendentes para la Humanidad.

Alfonsina Storni - Voy a dormir
Ilustración de Kry García

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies