La magia que escondías

Nieves nos lanza un tema universal e interesante: ¿el amor es algo que nos hace vulnerables o es esa magia que nos lleva a la acción?

La magia que escondías
Ilustración de Ayleen Mayte

A lo largo de la historia se ha usado el amor que sentimos por quienes más queremos para hacernos daño, para hacernos renunciar a multitud de situaciones deseadas o para controlarnos y se han aguantado auténticas barbaridades por temor al sufrimiento de otros.

Símbolo de debilidad

El gravísimo problema detrás de esto no es solo el hecho de que se use el amor como arma arrojadiza o como modus operandi de control, sino que, además, una emoción tan tremendamente poderosa ha sido tergiversada de forma maquiavélica hasta acabar reduciéndose a un símbolo de debilidad, hemos acabado creyendo que sentir intensamente se convierte en nuestro punto débil, pero… ¿lo es?

Analicemos

Repasemos el concepto de magia en una de las acepciones de la RAE:

“La que por medios naturales obra efectos que parecen sobrenaturales.”

Ahora, pensemos por un momento, en cosas que hemos sido capaces de aguantar por amor, aunque fueran negativas:

¿No hemos llegado a aguantar situaciones tremendamente difíciles por amar a alguien? Y ese alguien, no tiene que ser pareja: ¿no aguantan los padres y madres de menores con diversidad funcional días y días de estimulación continua y apoyos a pesar de un agotamiento preocupante?, ¿no aguanta un inmigrante condiciones extremas por amor a su familia?, ¿no aguanta una mujer en situación de maltrato situaciones imposibles de soportar por la creencia de amor a la pareja o a sus hijos?. Sé que esta última interrogante puede ser malinterpretada y aclaro: no me refiero a que soportar esto esté bien, me refiero a que todas estas personas esconden una capacidad IMPRESIONANTE de sobreponerse una y otra vez, son resilientes.

¿No somos pues capaces de hacer auténtica magia por amor? ¿Qué no haríamos por el ideal o por el ser que más queremos del mundo? ¡Y se ha usado en nuestra contra! A esto voy.

Nos han convencido de que debemos esconderlo, pero imaginad que se pudiera dar un giro y que podamos usar toda esa potencia de aguante a favor: ¿qué no aguantarían esas personas?

El arma más poderosa del mundo

En realidad, si aprendemos a que estas condiciones se den, tendremos a nuestra disposición el arma más poderosa del mundo. Y no lo digo yo:

Las mayores revoluciones e hitos de la historia se hicieron por amor a la libertad, por amor a otra persona, por amor al país, por amor a las futuras generaciones -¡el levantamiento del 2 de Mayo en Madrid, por ejemplo, tuvo como detonante el intento de llevarse por la fuerza al hijo menor de Carlos IV! y muchas mujeres que se unieron al movimiento feminista hace siglos decían temer que sus hijas pasaran por lo mismo que ellas- y así mil formas más que emanan del poder del amor.

¿Es pues un sentimiento que nos hace débiles o nos convierte en algo invencible?

La tarea del cómo

Ahora bien, la ardua tarea consiste en saber usar ese sentimiento como impulsor en lugar de como amenaza, porque ha sido taaan usado en nuestra contra que qué difícil, ¿verdad?

Lanzo dos opciones que ya han sido usadas con éxito anteriormente:

 La primera, direccionarlo:

Como he comentado antes, los mayores actos de amor fueron revolucionarios. Mahatma Gandhi, Teresa de Calcuta y Martin Luther King fueron religiosos y usaron el amor a su Dios y a su fieles para crear cambios sociales. Independientemente de la creencia o no en alguna religión, estas tres figuras direccionaron esta emoción para usarla en post del avance. No escondieron el sentimiento, lo expusieron a lo bestia y crearon comunidades que lucharan por sus valores.

La segunda, reformularlo:

Poner en cuestión qué tipo de amor priorizar y tener en cuenta lo poderoso que puede llegar a ser el sentimiento de pertenecer a un colectivo o el amor propio. Seamos conscientes de todo lo que somos capaces de hacer por amor, pero no lo hagamos como reacción ni como defensa, hagámoslo como prevención, fortalezcamos los lazos con otres y con nosotres mismes hasta el punto en el que la posibilidad de daño sea ínfima. Creemos redes seguras en las que caer para que semejante sentimiento nos proteja de antemano en lugar de ser usado en nuestra contra.

Por muchísimo daño que alguien o algo quiera hacernos o por muchísimas ansias de poder o de control que tenga sobre nosotres, no se puede controlar a quien no se deja, da igual si la razón por la que no se deja controlar es por otres o por sí misme, da igual por qué tipo de amor sea.

Y a veces puede parecer que se controla a esa persona, pero si se mantiene en mente aquello por lo que estamos dispuestos a luchar y, no solo esperamos, sino que luchamos por ello… Habremos descubierto auténtica magia en nosotres.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies