Deja de luchar contra tu miedo

El miedo puede aparecer en muchos momentos y suele venir con la ansiedad de la mano. Amanda nos explica una estrategia para que no sea el miedo el que lleve el volante en nuestra vida.

miedo
Ilustración de Yolanda

No paro de escuchar que hay que luchar contra el miedo. Que hay que plantarle cara, que hay que superarlo o que incluso hay que vivir sin él. Seguramente incluso yo haya escrito algún artículo hablando sobre ello. Si es así, me retracto. He cambiado de idea, para mejor.

Al miedo no hay que superarlo, del miedo hay que hacerse amiga.

El miedo está en nosotras porque cubre una función biológica básica. Protegernos de los peligros. Sin él, estaríamos muertas. ¿Cuál es el problema entonces si tan bueno es el miedo? El problema es que el miedo no es ni bueno ni malo, es miedo, y hace su trabajo lo mejor que puede. La responsabilidad está en nosotras y consiste en aprender a trabajar con él.

Hay un lugar intermedio entre la lucha continua contra el miedo y el abandonarse a él y dejar que tome las riendas de nuestra vida. Ese lugar intermedio es el que debemos encontrar para que el miedo beneficie nuestra vida en lugar de lo contrario.

Yo dejé que el miedo me robara el sueño durante interminables meses. Me costaba mantenerme en pie para trabajar cada día. Fue la época más amarga de mi vida. El pelo se me caía como a un animal que temía por su vida, porque eso era lo que era. Cada vez que la noche se acercaba sentía pavor de ir a la cama, y a veces sigo sintiéndolo. La ansiedad me estaba literalmente quitando la vida. Un día se me ocurrió probar algo nuevo. Si luchar contra el miedo no funcionaba, quizás esa no fuera la mejor manera de vivir. A partir de ese día comencé a hablar con el miedo.

Lo primero que hice fue escribirle una carta agradeciendo los servicios prestados y también avisándole de que si bien me había protegido hasta ahora, me estaba quitando la vida día a día. Le dije que a partir de ahora podía sentarse en el asiento trasero porque sólo yo iba a tomar las riendas, así me matara por el camino. Pues eso es lo que sentía que pasaría.

No ha pasado aún. Sigo conduciendo cada día, a veces estoy demasiado cansada y dejo que vuelva al volante, afortunadamente me despierto cuando estamos a punto de chocar y vuelvo a conducir. No es fácil, he aprendido que soy una persona a la que le cuesta vivir sin ansiedad un poco más que a otras, pero lo que es importante ahora es que lo he aceptado. Y lo aprovecho. Si a las 4 de la mañana estoy despierta pues me levanto y hago todo lo que quiero. Lo importante es haber aceptado que yo soy así. Necesito mucho tiempo, muchas rutinas y mucha seguridad para sentirme bien, y no pasa nada. No quiero luchar más contra ello, no quiero fustigarme más preguntándome por qué no soy como les demás.

Esta soy yo, conduzco con mi miedo, a veces tiemblo, a veces temo por mi futuro, a veces mi corazón late demasiado rápido, pero voy a dónde quiero.

Me gustaría invitarte a empezar a hablar con tu miedo, ya que nunca va a desaparecer de tu lado, ¿por qué no empezar a conocerlo? ¿Por qué no tener una buena conversación y volver a establecer las reglas sobre quién debe tomar el mando y quién debe ir de copiloto ayudando sólo cuando hace falta? Espero que este consejo pueda servirte tanto como mi, especialmente si estás sufriendo algún tipo de ansiedad que te impide ser feliz. Lo primero que debes hacer es acudir a una persona especialista, y lo segundo, hacer las paces con quién eres y con lo que te afecta y pedir amablemente a tu miedo que salga del asiento equivocado.

A partir de hoy tu vida puede tomar otro rumbo; no dejarás de temblar, ni de llorar, no serás todo valentía y no estarás libre de heridas, pero al menos sabrás que todos los caminos que elijas han sido tomados por la única dueña de tu vida: Tú.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies