Cris Miró

Cecilia nos trae la historia de la vida y la muerte de Cris Miró, actriz trans argentina

Ilustración de Laura Alloza

Enigmática y avasallante. Misteriosa y llena de carisma. Grandiosa y sutil. Así la recuerdan quienes la conocieron y quienes alguna vez la vieron en sus performances. Cris Miró fue una persona inolvidable, alguien que dejó una huella que se hace más y más firme al pasar el tiempo. Primer vedette y figura trans conocida pública y masivamente, Cris Miró construyó su senda con valentía y decisión, sin temblar ante los cuestionamientos o las burlas, segura de sus deseos y de cuál era el sentido de su existencia en este mundo, aciago y hostil.

Recuerdo que cuando Cris Miró comenzó a aparecer en la televisión argentina yo era apenas una adolescente. Obviamente no eran épocas en las que el travestismo y mucho menos el colectivo LGTB fueran conocidos. Aparecían fugazmente en los medios como algo novedoso pero más como razón de burla que como otra cosa. De hecho, muchas veces eran hombres cis quienes se vestían burdamente de mujeres y representaban papeles femeninos pensados toscamente como burla hacia la identidad de las mujeres en los medios. Muchas veces, eso llevaba a pensar que una artista trans era simplemente eso: un hombre aburrido o con una identidad aún sin definir que no hacía más que vestirse de mujer para llamar la atención.

Pero Cris Miró significó desde el comienzo algo diferente. El peso de su presencia empezó a inclinar la balanza hacia una realidad que la mayor parte de la sociedad no conocía o que tapaba. Eso que históricamente había sido entendido como un chiste, una broma no destinada a perdurar, lentamente comenzó a convertirse en una realidad, en LA realidad de muchas personas que habían vivido siempre en el miedo, en la oscuridad, en la vergüenza o en el secreto.

Cris Miró nació en el año 1965 en el seno de una familia bastante conservadora. Hija de un militar y una ama de casa que tenía entre sus sueños incumplidos pertenecer al mundo del espectáculo, Cris Miró buscó llevar una vida acorde a las expectativas de sus padres pero su pasión por la actuación y por las tablas la sacudió cuando menos se lo esperaba. Eso que estaba ahí latente y que sólo podía exponerse en sus noches de boliche, único momento en los que se animaba sin tapujos a subirse al escenario y a atrapar a la audiencia con sus largas piernas y su enorme magnetismo, se volvió en la realidad de todos los días. Ingresó al circuito de los teatros porteños con pequeños papeles para lentamente ir consolidándose como una personalidad increíble, digna de admiración.

Atrapante por su belleza, a la que muchas de sus compañeras describían como egipcia, Cris Miró logró fascinar a una sociedad entera que conocía por vez primera la historia de una chica trans decidida y resuelta a imponerse frente a los cuestionamientos. No se veía a sí misma como el resultado de una historia desdoblada en dos sino como alguien que siempre había sentido de un modo. Sólo en la cabeza y en la mente de externos su identidad era incomprensible. Para ella era muy lógico. Ella era Cris. Siempre lo había sido y por eso actuaba en consecuencia.

Su interminable cabellera morocha, sus penetrante mirada o sus delicadas manos no alcanzaban, sin embargo, para que dejara de decirse de ella lo que se podía decir en aquella época de cualquier chica trans. Cris además enseñó a su generación que no estaba en los medios ni en los teatros para burlarse de sí misma ni para crear un personaje bufonesco de su historia. Ella exudaba arte y elegancia, sofisticación llevada a un nivel inasible para muches.

Cuando murió en el año 1999, tan sólo cinco años después de haberse hecho masivamente conocida, se sintió como si la conociéramos desde hace décadas. Poco se sabía de su vida privada. Rumores de romances prohibidos construyeron un mito sobre su belleza. Pero la realidad es que sólo les más cercanes sabían quién era verdaderamente Cris. En poco tiempo logró construir con fuerza su lugar en el medio y en esos pocos años su presencia sirvió para abrir puertas que estaban cerradas simbólicamente con muchos candados. Ella tenía la llave de cada uno de ellos.

Cris Miró tenía tan sólo 33 años en el momento de su muerte. Eso, que parece solamente un número, no deja de hablarnos de algo que aún hoy, veinte años después sigue siendo una realidad para el colectivo trans en el país: el promedio de vida de las personas trans no excede hoy los 36 años. Así, si nos guiamos por eso, Cris era entonces una veterana, una enorme e impresionante figura que vivió lo que tuvo que vivir y que armó su propio camino. Pero Cris era una joven que podría haber vivido el doble de su edad y con ella se hace visible la necesidad de cambio en aquellas estructuras que no permiten estirar esa expectativa.

Cris nos dejó su recuerdo en esa poderosa mirada cada vez que buscamos sus imágenes. Nada de lo que conocimos se parece lejanamente a su increíble o inolvidable presencia. La muerte se la llevó temprano, pero su magia fue tan potente que seguirá extendiendo su hechizo por décadas y décadas, como una leyenda llena de glamour y gloria.

Nota: cuando este artículo se encontraba ya publicado, a los poquitos días, más exactamente el viernes 4 de septiembre, el gobierno argentino en manos de Alberto Fernández publicó el decreto 721/2020 que establece el cupo laboral trans, travesti y transgénero en todas las dependencias del Estado Nacional. Este hecho repara algunas de las heridas de la comunidad ya que busca asegurar posibilidades de trabajo en el marco de la pandemia pero también de una realidad que, como señalamos, implica una expectativa de vida muy corta para quienes forman parte del colectivo. La decisión fue celebrada por todos los sectores y significó una importante toma de postura que continúa la lucha colectiva de cientos de miles de personas.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies