Una nueva simbiosis

Patricia propone una ilustración, un cuerpo libre y desenfadado, y Ceci pone palabras para pensar sobre él, romper las imposiciones, aprender a quererlo y a respetarlo.

Compresas_de_tela_junio_2020_proyectokahlo_feminismo
Ilustración de Patricia Corrales

Uno de los desafíos más grandes que nos plantea el mundo actual es reecontrarnos con nosotres mismes. A las mujeres cis y a las disidencias se nos ha formateado desde tiempos inmemoriales para caber dentro de ciertos esquemas. Nada de eso es nuevo. En esa gran cantidad de imposiciones que caen sobre nuestras espaldas está también aquella que nos enseña a sentirnos distantes de nuestro propio cuerpo. Reconocer su existencia sólo a través del dolor o, con suerte, del deseo sexual.

Medicamentos por aquí, analgésicos por allá, anhelos meramente sexuales son todo lo que rodea a nuestras cuerpas. Todo es tapar y anular el sentir, establecer las señales que nos da el cuerpo como algo que debe ser callado, o, por el contrario, convertirnos en máquinas deseantes permanentemente sexualizadas que sólo gozan a través del placer genital.

En épocas donde el placer lo es todo no queda lugar para que reconozcamos nada de lo que nuestro cuerpo planea decirnos en diferentes momentos. Si sentimos dolor o molestia, inmediatamente debemos cegar ese sentir con una solución inmediata, sin importar si sabemos que eso que consumimos no es ninguna solución a largo plazo.

Así, nos pasamos gran parte de nuestras vidas alejades de nuestro cuerpo y de la naturaleza propia de su esencia. Al fin y al cabo, a pesar de que seamos seres pensantes, somos en esencia seres vivos y también formamos parte de la naturaleza. Aunque nuestra acción sobre ella sea hoy en día más bien destructiva que de mutuo beneficio, es inedudible que somos elementos naturales y despertar nuestros sentidos y nuestra conciencia sobre nuestros cuerpos es parte central de nuestra existencia.

Sin querer caer en las nuevas corrientes de pensamiento un tanto vacías de sentido que sólo nos agreden con frases hechas y nuevas imposiciones tales como «siéntete bien contigo misma y serás poderosa» (¿por qué siempre están esas frases en imperativo?), la realidad es que nos encontramos en un momento de la historia en el que, como mujeres e identidades disidentes, debemos parar y comprender que no somos máquinas productoras, no nacimos para producir bienes o riquezas, no nos debe limitar la tarea o profesión que ejerzamos, no somos sólo cuerpas gestantes venidas a este mundo para asegurar la reproducción humana y nada más. Somos mucho más que todo eso: una unión extraña pero única de un cuerpo, una mente, sentimientos. Reconocer en nosotres todas esas dimensiones nos ayuda a entender la realidad de otro modo.

Cuando por décadas nos dijeron que el dolor menstrual debía ser callado y desaparecer bajo los efectos de una pastilla milagrosa o, por el contrario, nos quieren imponer felicidad eterna a través del sangrado libre, no estamos recibiendo más que imposiciones. Y ahí es cuando debemos detenernos a pensar en nosotres, quiénes somos, qué sentimos y cómo reaccionamos frente a ese sentir. No hay dos personas que puedan reproducir del mismo modo las respuestas a esos interrogantes.

Encontrar formas más sanas de vincularnos con el entorno, intentar vincularnos con la naturaleza de un modo más sensato y menos artificial, buscar en ella las respuestas, tratar de dejar ir la ansiedad o aquellos sentimientos que nos angustien y que nos sean impuestos desde afuera, comprender la importancia de otres en nuestra vida, aprender a dar pasos más seguros hacia reconocer las necesidades, debilidades, las fortalezas de nuestras cuerpas, son todas alternativas posibles a vivir de un modo más sano y sincero con el mundo que nos rodea.

El camino lo armamos nosotres, con sus avances y retrocesos, sus bifurcaciones y vueltas enredadas. Pero todo está en nuestro interior. Sólo hace falta detenerse y escucharse.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies