La revolución del veganismo en las redes

Ceci nos habla del cada vez más creciente vínculo entre redes sociales y veganismo. La lucha por los derechos de los animales viene ganando espacio y es llevada en su mayoría por mujeres. ¿Una nueva voz a la que prestarle atención?

La Revolución del Veganismo en las Redes
Ilustración de Shana Rey

En los últimos tiempos, el crecimiento de las redes sociales en nuestras vidas es evidente. Tanto en Instagram como en Twitter, Tik Tok y muchas otras encontramos una gran cantidad de contenido útil que nos puede servir para tomar decisiones, hacer cambios en nuestras vidas, encontrar respuestas a incertidumbres cotidianas y también sentirnos acompañades por otres que están pasando por lo mismo.

En este sentido, la conjunción entre redes sociales, veganismo y feminismo es algo que podemos analizar como un fenómeno típico de esta época. Sin demasiado esfuerzo podemos encontrar en las redes sociales muchas cuentas de chicas y mujeres que se interesan y apasionan por compartir contenido relativo a una dieta vegana y sin crueldad animal. Muchas incluso hacen la relación entre especismo y patriarcado ya que en ambos casos hablamos de cuerpos que son explotados por un poderoso en su favor. Es llamativo que, aunque también existen cuentas de varones y nutricionistas hombres que comparten este contenido, la presencia de mujeres e identidades femeninas a la hora de llevar la bandera del veganismo es mucho más abundante.

Entre vivos compartidos, posteos, sorteos y otras experiencias, las mujeres cada vez más se animan a tener la voz en algo que históricamente vivimos pasivamente: el modo en que nos alimentamos.

Con los cuidados que el caso supone ya que se trata de lo que comemos día a día, muchas de estas cuentas no se arrogan la facultad de dar información nutricional sino brindar recetas e información útil para aquelles que quieran dejar de comer alimentos de base animal. Muchas incluyen también reflexiones muy interesantes sobre por qué el veganismo es la opción del futuro y el trato de animales como personas jurídicas.

Me interesa plantear este tema en relación al concepto de ecofeminismo porque si bien no se trata de una lucha abierta y en las calles, la creación de contenido también es importante para transformar las realidades que vivimos.

Tal como ya hemos señalado en otros artículos, la conexión entre la lucha por los derechos de las mujeres y la lucha por los derechos de les animales no es menor ni inexistente. Muy por el contrario, todas las sociedades del mundo han establecido diferentes grados de opresión hacia los animales y también hacía las mujeres, pero es en el capitalismo salvaje que vive hoy todo el mundo, con fenómenos subyacentes a él como el consumismo masivo, la indiferencia y el egocentrismo, la permanente búsqueda del placer personal y la falta de empatía por quienes sufren, nos encontramos hoy en un mundo en el que las hembras humanas y no humanas se han convertido cada vez más en eslabones de una cadena de producción y explotación sin fin. Si nos detenemos a pensar que en algunos países del mundo a las mujeres y a los cuerpos gestantes todavía no se les permite decidir sobre su salud reproductiva porque se considera que su capacidad de gestar es un ‘privilegio divino’, podemos encontrar mucho más fácilmente la conexión: las mujeres somos máquinas para poblar al mundo y las hembras no humanas también, para brindarnos una producción infinita de alimentos (que por otro lado, se terminan tirando en una gran parte).

Aunque no directamente, la conexión entre feminismo y veganismo está en muchas de estas cuentas porque quienes comparten este contenido no hacen oídos sordos ni al sufrimiento animal ni al sufrimiento humano y es por eso que incluso también se permiten reflexionar sobre por quet el veganismo puede ser aún hoy un privilegio al que no todes pueden acceder pero que utópicamente contribuiría en gran modo a hacer de este un mundo más justo para todes sus habitantes.

Del mismo modo, en un contexto de pandemia mundial, las reflexiones sobre el veganismo y la importancia de la transición hacia una dieta más amigable con el entorno y los animales también aparece. Aunque el origen del virus que todavía azota a todo el planeta no es claro, muchas versiones han surgido respecto del consumo de especies animales que podían llevarlo consigo y al ser consumidas por el ser humano, trasladarlo de especie en especie. Aún no siendo este el caso (la incertidumbre todavía está) ya han habido otros casos muy graves de consumo de cadáveres contaminados que han permitido la difusión y contagio de un gran número de enfermedades, algunas de ellas mortales. Así, pensar en transicional a una dieta vegana se vuelve mucho más urgente y sensato.

Creo importante remarcar que es profundamente valioso que cada vez más voces femeninas se animen a tomar la voz sobre temas en los que históricamente parecimos no poder participar. Y es más, que esas cuenta sirvan de ejemplo para muchas otras mujeres que tal vez tienen inseguridades o timidez, que no se terminan de decidir a hacer cambios o que se cansaron de mostrar una apariencia que no coincide con sus sentimientos más íntimos.

Te invito a qué busques en tus redes cuentas llevadas por mujeres, dónde la voz esté puesta no tanto en al venta de un producto o servicio sino en el intercambio de ideas, de pensamientos y reflexiones, donde te estimulen a cuestionar lo que entendemos o aceptamos como verdad y donde puedas aprender a conocerte plenamente.

El veganismo llegó para quedarse y ese es un logro de las mujeres.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies