6 formas de calmarse más allá de respirar hondo

Amanda nos da nuevas ideas para ayudarnos a conseguir la calma.

15-maneras-calmarse-respirar_mayo2020_proyectokahlo_feminismo_msdearcos
Ilustración de Miriam S. de Arcos

Si lo de hacer respiraciones cuando estás en medio de un tsunami emocional no es lo tuyo, bienvenida al club.

Algunas personas necesitamos remedios rápidos no tan convencionales para recuperar la calma en medio del caos.

Viniendo de alguien con formación en Yoga, quizás debería decir que respirar es siempre la clave. Y lo es, si no, no estaríamos aquí leyendo este artículo. Sin embargo, no siempre la respiración consciente ayuda a calmar la fiera que llevamos dentro y sale a pasear en los momentos menos oportunos. Precisamente, una de las cosas más importantes que aprendí durante mi formación, es que una gran relajación estaba íntimamente relacionada con un intenso movimiento corporal previo.

Pero no cunda el pánico, no voy a recomendar salir a correr una maratón ni hacer 10 series de planchas para volver a la calma. La verdad es que no necesitamos hacer grandes esfuerzos para volver a centrarnos.

Así que vamos allá.

Contar hacia atrás de dos en dos.

Si necesitas evadirte aún más, de 3 en 3 y de ahí en adelante. Esto es lo que hago cuando estoy en el dentista en medio de esas limpiezas que te hacen retorcerte en la silla.

Beber algo muy frío.

A mi sólo me funciona beber a lo salvaje, es decir, directamente del envase, y a ser preferible, algo con azúcar. También funciona hacerlo con algo caliente. Tener una taza humeante en las manos siempre ayuda, y a ser posible, mirar hacia la calle mientras se toma.

Llevar encima una botella de agua.

Un vez escuché a Elsa Punset decir que cuando bebemos agua, nuestro cerebro interpreta que no estamos en peligro, y eso ayuda a que nos calmemos. Además, cuando los nervios te están matando suele secársete la boca. No se puede pedir más.

Saltar en la cama.

Parece que a partir de la adolescencia olvidamos cómo divertirnos con pequeños placeres. Esta idea no necesita mucha explicación, simplemente hay que disfrutarla.

Ponerse boca abajo.

No sólo para ver el mundo desde otra perspectiva. La sangre fluye de forma inversa y notar todo ese torrente sanguíneo llegando a la cabeza es un auténtico placer.

Escuchar y cantar tus canciones favoritas a todo volumen.

Combínese con saltos en la cama para mayor efectividad. La música amansa a las fieras, y si es esa canción con la que sueñas haber protagonizado el videoclip, no hay mucho más que explicar.

Hasta aquí mis ideas. Seguro que tú tienes muchas más y piensa que, por raras que te parezcan, ¡nunca eres la única persona llevándolas a la práctica!

Normalmente los niveles de ansiedad más leves pueden contralarse con acciones muy sencillas. Los que son un poco más elevados van a requerir más de ti, por ejemplo, un movimiento corporal intenso, y los más altos van a requerir otras acciones dentro de un plan mucho más elaborado.

Recuerda solicitar la ayuda de una profesional si sientes que no puedes manejar tu nivel de ansiedad, porque precisamente para eso existen. No tienes nada que perder ¡y sí mucho que ganar!

Un abrazo con mucha mucha calma.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies