Dejémonos de excusas, la historia de Tererai

Por qué la historia de Tererai Trent puede ayudarte a dejar de poner excusas sobre la mesa y empezar a trabajar de verdad por lo que quieres.

Tererai_trent_Abril_2020_proyectokahlo_feminismo
Ilustración de Patricia Corrales

Pongámonos en situación. Tererai tiene 11 años y vive en Zimbabwe, ha asistido a la escuela primaria -durante menos de un año- cuando su padre decide casarla por el precio de una vaca, con un hombre que la maltrata.

Pasados unos años una mujer llega a la aldea y pregunta a la comunidad de mujeres por sus sueños. Todas hablan menos Tererai; cuando la mujer vuelve a preguntarle, todo el mundo se queda atónito ante su respuesta. Quiere estudiar fuera, terminar una carrera, un master y un doctorado.

Su madre mira su carta de sueños y en lugar de llevarse las manos a la cabeza, le responde: «Tererai, has escrito 4 sueños, pero te falta uno muy importante, tus sueños tendrán mayor significado si también trabajas por la comunidad.»

Tererai decide escribir el quinto sueño: cuando vuelva a casa, trabajará por sacar adelante a las mujeres de la comunidad para que no tengan que pasar por lo que ella ha pasado. Luego entierra sus sueños en la tierra, como se hace con el cordón umbilical de los bebés, algo muy significativo en su aldea, y sigue adelante con su plan.

Las circunstancias no le son, digamos, muy favorables. Con 5 hijes, habiendo perdido un bebé, sin educación y con un marido que la maltrata, parecen de hecho imposibles. Pero, ¿algo va a detenerla? Veamos.

Tererai empieza a trabajar con la organización humanitaria de la aldea, ahorra cada céntimo para pagarse una educación por correspondencia (recordemos que necesita la más básica para empezar). Le lleva años y mucha ayuda de su madre terminar los cursos, pero lo hace.

En 1988 es aceptada por la Universidad de Oklahoma. Apoyada por su comunidad y la organización donde trabaja, se las arregla para viajar hasta allí con su marido y su familia y 4.000 dólares en la cintura.

Durante el tiempo que estudia, robando horas al sueño, no tiene dinero para alimentar a su familia, hasta el punto de que tiene que darles comida sacada de la basura, y piensa, «¿quién soy yo para quejarme porque mi familia come comida de la basura? Al menos aquí los contenedores se limpian a menudo, las mujeres de mi aldea no tienen esa suerte.«

Así, con una fuerza mental a prueba de hierro, sigue adelante. Acude a varios trabajos mientras cuida de su familia y estudia. Es casi expulsada de la Universidad por no poder pagar las cuotas a tiempo, pero no se rinde y sigue ahorrando lo que puede, comiendo lo que puede, y sacando tiempo de donde puede. Un miembro de la Universidad decide apoyarla en este punto, su comunidad local también sigue dando la cara por ella. Lo consigue.

Un buen día, su marido es finalmente deportado. Tererai quiere enseñar más que nunca a su familia que si quieren, pueden trabajar para cambiar su futuro. Consigue realizar el master y regresa a Zimbabwe, donde tacha de su lista de sueños enterrada, todos los que ha cumplido. Unos años más tarde, vuelve a casarse con un botánico llamado Marc Trent.

En 2009 Tererai es capaz de tachar el último sueño de su lista. Escribe su tesis y finalmente obtiene su doctorado.

Hoy, Tererai es la fundadora de Tererai Trent International, una Organización cuya misión es facilitar el acceso universal a la educación y empoderar a las comunidades rurales.

Ahora cuéntame, ¿qué tal te va poniendo esas excusas que te apartan del camino que realmente quieres seguir?

_____

Texto adaptado del libro Everything is Figureoutable de Marie Forleo.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies