Furia adormecida

Cecilia nos habla de la poesía detrás de cada imagen y palabra en Retrato de una mujer en llamas

portrait of a lady on fire illustration
Ilustración de Elisa Sancho

Indescifrable furia se guarda dentro del alma de una mujer que protesta desde su propio cuerpo a los mandatos de una época que le toca vivir.

La furia adormecida es el último recurso, el que da una estrategia para salvarse y para no someterse a una vida que nunca se quiso.

En un plano extenso e irremediablemente conmovedor Retrato de una mujer en llamas nos enseña cómo el llanto y un pecho que se agranda y se achica al ritmo de la respiración acelerada dejan que nuestra alma se exprese ante los tormentos, ante el sufrimiento, la prohibición.

Pero es también el fuego el que nos enciende, se prende de nuestro cuerpo para hacer visible aquello que llevamos dentro. Acaso hace doscientos años atrás fuera un amor imposible, tal vez hoy la furia por las injusticias.

Un mar enardecido como nuestro fuero más íntimo, la lejanía y el poder correr por primera vez justo hasta el límite de ese escaparpado acantilado, todo en esta historia son metáforas de lo que una mujer vive en carne propia cuando el mundo que la rodea quiere moldearla sin pedirle permiso.

Héloïse y Marianne hablan de sí mismas, de sus anhelos y sus miedos, sobreviven, se contienen y también explotan, se miran, se observan, se dibujan y se recuerdan. Se guardan para siempre en la memoria. Son parte de un círculo de mujeres que cantan como hermosas brujas al costado de una fogata, en el medio de la playa y rodeadas por la oscuridad. Justo todo aquello que más pavor le genera a la sociedad patriarcal y capitalista: la furia de la naturaleza y la furia femenina.

Un cuerpo que aborta y que abandona sus miedos, pero que lo hace en calma. Una casona vacía, llena de silencios y de imágenes premonitorias. Tres jóvenes mujeres solas, permitidas a vivir en un par de días una completa libertad, tal vez como nunca han experimentado antes.

Sin personajes masculinos y con más expresiones que diálogos, Retrato de una mujer en llamas es hoy, fue ayer y será siempre todas nosotras.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies