Autorretrato y feminismo. Rescatar lo invisible

Julia nos anima a empoderarnos a través del autorretrato y nos da a conocer a una colección de artistas.

proyecto-kahlo-marzo-2020-autorretrato
Ilustra Paula C.

A lo largo de la historia del arte, las mujeres han cultivado con especial interés el autorretrato en contraposición a un uso de su imagen condicionado por -y nacido de- la mirada masculina.

Todas las mujeres hemos experimentado, desde temprana edad, la influencia y el poder de la mirada patriarcal sobre nuestros cuerpos. El hecho de que incluso nosotras nos miremos la mayoría del tiempo con ojos patriarcales explica en parte que hagamos un uso más intenso y entusiasta del autorretrato que los hombres cis heterosexuales.

Ellos siempre se dedicaron a contar, no solo su historia, sino también la nuestra – una creada, ficticia, impuesta- así que la autorrepresentación nos brinda la oportunidad de relatarnos bajo nuestros propios criterios. 

Explicarnos en imágenes

Fue Susan Sontag, escritora neoyorquina de origen judío, la que afirmó que “muchas personas se inquietan cuando van a ser fotografiadas: no porque teman [ …] un ultraje, sino porque temen la reprobación de la cámara”.

El peso de los estereotipos sobre nuestra propia percepción es innegable. Generar y consumir imágenes e historias que provengan de nosotras mismas es un grito luminoso en el oscuro mundo de los cánones y exigencias corporales.

La fotografía, además, está al alcance de casi todas las personas. Es un arma universal, espontánea y que no requiere formación específica. No pretendo con esto decir que cualquiera pueda hacer fotos de calidad; no me estoy refiriendo a eso. Más bien quiero referirme a la potencialidad del autorretrato para ser usado por cualquiera en el camino del autoconocimiento y la experimentación con nuestra propio cuerpo, algo a lo que ya me refería en este artículo sobre el selfie.

Ante imágenes ficticias y nacidas de la mirada externa, la posibilidad de autorretratarnos conecta con la libertad. Es un ejercicio con potentes posibilidades emancipatorias para mujeres y cuerpos disidentes. No se trata tanto de si estas imágenes encajan con el cánon o no, como de dónde se sitúa el control, creativo y narrativo, sobre la fotografía final. 

Quien decide autorretratarse lo hace en sus propios términos, en muchas ocasiones en un ambiente relajado e íntimo que permite fotografiar sin presiones externas lo que se quiere destacar. Más allá de la calidad de las imágenes, agarrar una cámara para hacernos fotos – frente a un espejo, con temporizador, usando un disparador o con el teléfono móvil – es un acto potencialmente revolucionario. 

Algunas mujeres que desde el mundo del arte han cultivado el autorretrato son Cindy Sherman, Janice Guy, Esther Ferrer, Hannah Wilke, Marina Abramovic o Sun Mi Ahn. Con diferentes motivaciones e historias vitales, todas ellas han puesto en el centro de su creación artística su propia corporalidad. El paso del tiempo, los estereotipos, la sexualidad o la denuncia social son temas recurrentes en sus series fotográficas. 

Hazlo tu mismx: algunas propuestas prácticas

  • Te propongo que eches un vistazo a algunos artículos que recogen el trabajo de artistas nombradas más arriba (y muchas más). La diversidad de relatos, luces, colores y cuerpos no te dejará indiferente. La mera visualización de muchas de las fotografías puede generar preguntas e inquietudes que te empujen a experimentar a ti también con tu propia imagen.

Sun Mi Ahn

Hannah Wilke y Marina Abramovic

Esther Ferrer

Hester Scheurwater

Jo Spence

Janice Guy

Fotografía feminista en la actualidad

  • Si te animas a llevar el experimento un poco más allá, te invito a que conozcas I shot myself. En este proyecto, que surge desde la compañía australiana FECK, mujeres de cualquier lugar del planeta pueden enviar fotografías eróticas tomadas por ellas mismas, que pasarán a formar parte del archivo del proyecto y por las que recibirán una compensación económica. El hecho de que acepten solamente autorretratos cambia totalmente la lógica del sujeto/objeto artístico poniendo en el centro a las propias protagonistas de las imágenes. Además, los criterios de selección de las participantes se basan en detalles técnicos relacionados con las fotografías pero nunca en sus cuerpos. Si te apetece echar un vistazo al proyecto, puedes hacerlo desde su web aquí.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies