Invencibles

Shana y Cecilia nos invitan a pensar sobre el sexo y cómo hacer para que nos permita ser realmente invencibles

Libertad y sexualidad
Ilustración de Shana Rey

¿Te sentiste invencible alguna vez al tener un orgasmo? ¿Sentiste alguna vez que a través del sexo podías conocer el punto de máxima fortaleza física, espiritual, emocional? Sí, no es la única actividad a través de la cual desarrollar esa sensación pero claramente es una.

A veces el sexo libera, otras veces domina y enluta. Muchas veces el sexo es utilizado como un arma de maltrato o de abuso. Otras tantas es tal vez la herramienta para permitir que nos conozcamos de un modo único. Soles. Con otres. Mirando o siendo mirades. Activamente o desde afuera.

Vivimos una época en la que, como nunca antes en la historia, podemos observar cada vez mayor libertad sexual en el mejor de los sentidos: los límites y encuadres antes entendidos como reglas ahora son el punto de partida. Las fronteras se mueven y los caminos son mucho más sinuosos. Ya no nos define una sola característica sino que a partir de la prueba se va armando nuestro gusto y nuestro deseo.

Sin embargo, como nada es fácil en las sociedades humanas, el sexo también sigue siendo un elemento más de poder para dominar a quienes son más vulnerables. Del mismo modo que hablamos siempre aquí de responsabilidad afectiva, también tenemos que hablar de responsabilidad en los vínculos que armamos, sean duraderos, sean efímeros o sean lo que sean que queramos.

Para lograr que el sexo y nuestra sexualidad sean realmente libres hace falta madurez. Ser clares en lo que buscamos y en lo que queremos, como también ser clares en lo que no queremos.

Sabemos que esto es más fácil decirlo que hacerlo, pero desde Proyecto Kahlo creemos que uno de los mejores y más importantes legados del feminismo es habernos abierto la cabeza para poder, en un primer paso, reconocer aquello que forma parte de nuestro deseo y aquello que no. Luego, en la búsqueda de poder concretar eso que deseamos podremos encontrar obstáculos o dificultades (que a veces pueden ser simplemente el deseo diferente de une otre), pero siempre que sepamos lo que queremos, que vivamos sin culpa el goce, que no nos límite la moral o el afuera, siempre que haya consentimiento, podremos vivir al máximo potencial todo aquello que queramos.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies