Tomar distancia de lo que nos hace mal

Shana ilustra sobre las situaciones que nos agobian y Ceci pone en palabras esas sensaciones que a través de los trazos y los colores nos recuerdan que siempre es mejor alejarse de lo que nos hace mal.

Tomar_distancia_de_las_situaciones_toxicas
Ilustración de Shana Rey

Relaciones tóxicas, relaciones peligrosas, relaciones que nos hacen mal. Raramente, mientras nuestra conciencia aumenta sobre lo mal que nos hacen los vínculos que nos destruyen, que relativizan nuestro sentir o que nos desenfocan de lo que realmente nos hace bien, más son las oportunidades en las que nos vemos enredades en ellos.

Las relaciones tóxicas o nocivas pueden ser de todo tipo. Aunque hoy en día este concepto se suele usar para hablar de relaciones amorosas o de pareja, la realidad es que los vínculos que mantenemos con nuestres amigues, con nuestres familiares o incluso con nuestres compañeres de trabajo también pueden ser tóxicos si implican desigualdad de poder, sumisión, exigencias no sanas, desvalorización.

El cuco del dolor puede aparecer siempre, y lograr sobrevivir a una relación tóxica o que nos deja lastimades y herides puede fácilmente dificultar nuestro camino hacia relaciones más sanas. En el caso particular de una pareja, terminar un vínculo afectivo abusivo puede llevarnos a no querer abrirnos con nadie más en términos de amor o sexo, mientras que ser parte de una familia tóxica nos puede llevar a tomar la decisión de no querer formar la propia. Las heridas emocionales pueden ser mucho más profundas que las físicas, especialmente porque podemos ocultarlas e incluso negarlas, haciendo que su tratamiento sea más complejo.

Construir vínculos sanos no es tarea fácil. Además de quienes expresamente hacen daño, también estamos todes nosotres y si hay tanta gente que sufre frente a los vínculos que tiene con su entorno, debemos permitirnos reflexionar sobre si no podemos ser nosotres también quienes causemos dolor o sufrimiento. Como con todo, la teoría de la responsabilidad afectiva es muy bella pero repetir frases hechas que encontramos en Instagram no alcanza para transformar nuestros vínculos de manera completa y sincera.

Por eso, desde Proyecto Kahlo y pensando en este año nuevo que comienza te invitamos a que dediques tiempo de tu vida a pensar y reflexionar más sobre tus relaciones, a que no des nada por sentado, a que intentes alejarte de aquello que te hace mal y también que puedas aceptar cuando une otre te señala conductas negativas. Escuchate más, no tapes las voces dentro de tí que te intentan señalar o llamar la atención cuando alho no te gusta porque esa es la forma en la que tu inconsciente te está queriendo decir algo. No subyugues tu deseo al de les otres. Pero tampoco busques siempre imponer tu parecer o tu deseo sin que el de les demás importe. Reconoce tu poder para transformar tu entorno y úsalo de manera positiva y sana.

Alejarse de lo tóxico es también hacerse responsable y como adultes que somos tenemos la enorme tarea de construir un mundo mejor donde las formas en que nos vinculemos sean enormemente variadas y diversas pero siempre tendientes hacia la responsabilidad afectiva y emocional.

1 Comentario

  1. Me ha encantando este artículo. Promover la aceptación que lejos esta de la pasividad ante el entorno y hacia nosotros mismxs, es el génesis de la transformación. Mucho se habla dr sostener, pero poco de aceptar nuestro y liberarnos. Y la distancia es necesaria cuando nuestro yo pide que nos acerquemos a nosotrxs mismxs.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies