Regreso convencida de nada, ávida de todo. Un poema migrante

poema migrante proyecto kahlo

Me miro con distancia y ojos nuevos

llevo dos años en una isla de hielo

Paradójicamente, mis células se derritieron

mi cabello de estalactitas trenzado

mi corazón de ventisca, leve, helado

Me miro arrastrando el tiempo

levanto mis párpados

debajo de ellos, el ocaso

pulso mis jugos que fluyen incansables

Me miro desconocida

regresando a una casa hecha de sueños

un territorio borroso

nublado de recuerdos

Regreso convencida de nada

ávida de todo

reptil cálido que come frutas

ave sideral que bucea en el futuro

Me miro extraña,

y me gusto así

volviendo a casa

alejada de lo que fui, cercana a lo que deseé ser

Me miro a través de sus ojos

me observo complicada, retorcida

sexual, hecha de aristas

y gruñidos y orgasmos y carne crujiente

Me miran mis ancestros

sin juzgarme, maravillados

de mis hazañas, de mi atrevimiento

se revuelven en sus tumbas

porque florezco

Regreso convencida de nada

ávida de todo

no sanada pero sí fuerte

no congruente pero sí ordenada

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies