Primera vez, primer coito

Nos llegan muchas consultas relacionadas con los primeros encuentros eróticos. En este caso una chica pregunta sobre el dolor en el primer coito.

Hola, ¿la primera vez duele como suelen decir? No sé pero… es algo muy privado y no sé si puedes ayudarme con esto.

Ilustración de Laura Farlete

Hola,

Respecto a tu consulta, debes saber que existen mogollón de mitos en torno a la primera vez. Se unen en una coctelera las experiencias personales que cuenta cada cual, el desconocimiento, las expectativas propias y el «como debe ser». Pero si me permites voy a desvelarte el final, y es que la mayoría de las veces (por no decir nunca) no suele ser ni como cuentan, ni como nos imaginamos, ni como «debe ser». Es diferente para cada persona, diferente según el momento en el que tú te encuentres y según con quien la compartas. Me atrevería a decirte que incluso la primera vez está sobrevalorada. Pensamos en ella como especial y única porque no sabemos a lo que nos vamos a enfrentar. Si te digo la verdad, con el tiempo la primera vez pierde significado y casi carece de importancia. Se vuelve más esencial quizás por ser un primer contacto con algo tan íntimo y desconocido que por ser el momento más increíble de tu vida.

Centrándonos más en los estereotipos femeninos, algunos secundados por testimonios reales de mujeres, se cuenta que se produce dolor, sangrado, malestar,… Y mil cosas más que quitan las ganas de experimentarla. Sin embargo, quizás tranquilice saber que la sensación de dolor de la que se habla puede ser producida por los nervios y la tensión del momento que se agravará produciendo malestar si no existe complicidad con la pareja sexual o si el lugar o el momento nos hace sentir incómodas e inseguras. A mayor relajación, menor sensación de dolor.

También ayuda que la pareja sexual nos guste, nos excite, que esté motivada, dispuesta a dar y recibir, que tenga tacto, y que tú tengas la capacidad de pedirle lo que te gusta, de pararle cuando algo no te guste y de sentirte libre de hacer, hacerte y que te hagan. Si se controlan también otras variables como que nadie os pille (a no ser que os de morbo a ambos), que no haya posibilidad de embarazo o transmisión de infecciones, más tranquilidad y por lo tanto, más placer.

En cuanto al sangrado, se produce por la rotura del himen. Suele ser un sangrado muy leve, a veces tiene un aspecto mucoso y casi blanquecino. Hay chicas que sangran en ese momento y otras lo hacen en otro momento distinto antes o después o incluso sin tener nada que ver con mantener relaciones sexuales. Actividades como montar a caballo, hacer según que tipo de deporte o esfuerzo físico pueden favorecer la rotura del himen «siendo virgen». Otras veces también puede pasar que el himen tenga mayor elasticidad y no se rompa en la primera relación sexual sino en la segunda o en posteriores. Cada cuerpo es único. Cada persona es diferente.

Mi recomendación es que no tengas prisa, llegará cuando sea el momento, cuando encuentres a la persona con la que conectes, cuando te apetezca y le apetezca, y será tan simple como dejarse llevar 🙂

Un abrazo fuerte, Vero M.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies