Analiza tu energía como forma de autocuidado

Analiza-energia-autocuidado_Proyecto Kahlo- feminismo-diciembre 2019_msdearcos
Ilustración de Miriam S. de Arcos

Cuando se habla de energía a mucha gente se le levanta una ceja en señal de confusión e incluso resistencia pero la realidad es que tenemos y somos energía.

Lo comprobamos cuando nos sobra y nos sentimos con fuerza, ganas y esa sensación de comernos el mundo. También cuando el agotamiento y la fatiga se hace con nuestros cuerpos.

La realidad es que, como en todo, vamos fluctuando. No somos constantes e inamovibles y, por lo tanto, nuestra energía tampoco lo es. Querríamos ser como los teléfonos móviles y que, al despertarnos, un 100% marcase el estado de nuestra batería pero eso no siempre sucede, ¿verdad?

Sabemos todo esto pero a veces no lo utilizamos. Eso nos pasa mucho, que de lo que conocemos a lo que ponemos en práctica hay un trecho y es lógico porque una de nuestras asignaturas pendientes suele ser el autocuidado.

Vivimos, por lo general, en sociedades capitalistas donde se nos inculca que tenemos que trabajar -amando lo que hagamos sí o sí-, producir -cuanto más mejor-, disfrutar cada minuto -con un millón de cosas que hacer, conocer o aprender- y todo sin perder el tiempo porque éste se agota rápido, muy rápido. Tic-tac. Tic-tac.

Que agobio, ¿no?

Un ejército de robots con ansiedad.

Por eso es importante parar, plantearse cositas, escucharse, cuidarse y mimarse. Y eso no es igual para todo el mundo.

Te propongo un ejercicio. Puedes hacerlo de manera más general o más específica o empezar con una y luego pasar a otra en función de cómo lo sientas o cómo se te de.

Modo ¡Voy a por todas!

Coge un papel y divídelo en cuatro bloques: energía emocional, energía mental, energía física y energía espiritual. Luego, en cada uno de ellos, apunta qué cosas te dan esa energía y cuáles te la quitan.

En la Emocional estaría lo que me hace sentir mejor o peor, en la Física lo que me activa y lo que me cansa, en la Mental lo que me hace estar más o menos en calma con mis pensamientos y en la Espiritual puedo apuntar lo que me conecta más conmigo o lo que me aleja más de mi esencia.

Modo ¡Menos es más!

Coge un papel y divídelo en dos, apuntando las cosas que me dan energía y las que me la quitan. Así, tal cual. Sin especificar energías.

El mero hecho de pensarlo y escribirlo ya te va ayudar a conectar con lo que estás viviendo, con qué cosas tienes en tu vida que te suben y cuáles te bajan. Igual en las que te dan energía están escuchar determinada música, quedar con alguna persona o, al contrario, tener una tarde a solas. O igual están todas porque depende del momento. No pasa nada, tú apuntalas porque no hay aciertos o errores solo información sobre ti.

¿Y luego qué hago con esto? Efectivamente, lo has adivinado: intentar fomentar y aumentar en mi vida esas cositas que hacen que me recargue y disminuir, en la medida de lo posible, las que no me suman.

Para cuidarme y sentirme mejor.

Porque solo tú puedes saber qué te da y te quita energía. Porque no existe una respuesta única y estandarizada para todo el mundo porque somos diferentes (¡y menos mal!). A una persona conectar con la naturaleza le puede llenar muchísimo, mientras que a otra es el arte o la literatura. Habrá quien se sienta con más energía rodeándose de personas y quien necesite momentos de mirarse hacia dentro.

Lo importante es que conectes contigo y te escuches para cuidarte lo mejor que puedas.

Porque te lo mereces.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies