Agentes secretas

Un pequeño artículo dedicado a las mujeres que se salieron de la norma establecida, que tuvieron que abandonar sus papeles de esposas atentas y madres perfectas para jugarse el pellejo y conseguir secretos.


Ilustración: Carmen


El superagente secreto más conocido del mundo por excelencia es James Bond, con sus coches voladores, llamas, persecuciones y balas por doquier.

Sin tanta acción de pantalla y sin tener fama mundial pero siendo igual de ficticia, está la señorita Sira Quiroga (sí, yo también estoy sumergida en el mundo de El tiempo entre costuras). El único pero es que, aunque me meta de lleno en las aventuras de [email protected] agentes [email protected], al final sólo son mera ficción.

Si pensamos en alguien real, a la mayoría nos vendrá a la mente un nombre: Matahari, la famosa espía y bailarina de danza oriental; gran seductora y sobradamente conocida por sus numerosos amantes. Su historia personal sigue sin estar muy clara, nunca se supo si de de verdad fue culpable por crímenes de guerra (a causa del espionaje) o si simplemente fue un chivo expiatorio de los políticos de aquella época.

Pero, ¿quiénes fueron sus compañeras más famosas de aventuras y desventuras secretas?

Me metí en el mundo cibernético y encontré bastantes mujeres que en algún momento de su vida fueron espías. No voy a poner todo lo que me encontré porque la lista es larga, pero voy a compartir aquí algunos ejemplos interesantes. Por otra parte, busqué específicamente espías españolas y latinoamericanas; de las primeras encontré dos famosas, África de las Heras y Marina Vega; y de Latinoamérica he encontrado solo información sobre hombres. Así que desde aquí hago un llamamiento a [email protected] [email protected] para pediros que si tenéis información sobre espías mujeres de vuestros respectivos países me escribáis un comentario al respecto y así me culturizo un poco más 😉

  • Yoshiko Kawashima  (1907 – 1948)

Fue una princesa china educada en la corte, pero que acabó siendo la hija adoptiva de un mercenario japonés. Le encantaba vestir como un hombre, le gustaban los hombres y las mujeres por igual y sabía kendo, esgrima, judo y montar a caballo, actividades propias del otro sexo. Cuando se enamoró del jefe de inteligencia japonés en China, entró a formar parte del mundo del espionaje y juntos ayudaron a crear el clima de tensión entre las dos naciones, lo cual  fue el preludio de la guerra entre ambas. Fue un gran icono para el país nipón, pero considerada traidora y ejecutada como tal en China.

  • Pauline Cushman  (1833 – 1897)

Pauline fue una actriz norteamericana y una espía del Ejército Federal en la Guerra de Secesión. En su gira como actriz, brindó por el ejército de la Unión y fue por ello despedida por su compañía de teatro. Empezó a colaborar con el ejército, llevando planes de batalla ocultos en sus zapatos. Fue descubierta y condenada a muerte, pero pudo salvarse de la horca porque tres días antes las tropas de la Unión tomaron la zona.

  • Nancy Wake (1912 -2011)

Nació en Nueva Zelanda, pero viajó a Europa para ganarse la vida allí. Después de casarse y tras la caída de Francia en la Segunda Guerra Mundial, se volvió mensajera para la Resistencia y una de las personas más buscadas por la Gestapo. Más tarde ingresaría en la dirección de operaciones especiales inglesas y coordinaría actividades de la resistencia en Francia. Fue la mujer del bando aliado con más galardones militares.

  • Amy Elizabeth Thorpe Brousse (1910 -1963)

Amy se empezó a interesar por los servicios secretos cuando fue a vivir a España con su marido (secretario de la embajada inglesa) justo antes de la Guerra Civil. Allí ayudó a escapar a nacionalistas rebeldes y a británicos. Más tarde ingresaría en el servicio secreto británico, empezando su labor en Polonia relacionándose con oficiales militares para conseguir información. En Washington consiguió secretos estratégicos de Alemania, Italia y Francia e información para colocar a otros espías en territorio europeo a través de sus relaciones con diplomáticos extranjeros.

  • África de las Heras (1909 – 1988)

Nació en Ceuta, y tuvo una juventud unida al partido comunista y las juventudes socialistas unificadas. En 1937 fue reclutada por la KGB y su primera misión fue entablar relación con el equipo de Trotski, hasta que llegó a convertirse en la secretaria de este en México. En la Segunda Guerra Mundial interceptaba mensajes de los alemanes y los cambiaba, enviando así mensajes erróneos. Se casó con un uruguayo y vivió en Uruguay, donde fue modista, su tapadera laboral. Cuando se separaron, él seguía sin saber su verdadero trabajo. En Argentina se casó con otro espía. En su etapa latinoamericana realizó muchísimas misiones y fue el enlace entre muchos espías y la sede de Moscú.

Claramente he fantaseado con haber tenido esa doble vida tan interesante; pero pienso en el precio a pagar, en cuánto arriesgaron en su vida, y en cuanto estrés y tensión habría en sus días que, claro, acaba ganando la idea de sofá, colacao calentito y película sobre lo que nunca llegaré a ser y no pasa nada.

La verdad es que no sé cuántas espías como ellas fueron de verdad con escotes hasta los pies, enseñando pierna para recreaciones varias, como muchas de las películas y las series nos quieren hacer creer y nos venden continuamente. Es verdad y está constatado que muchas de ellas usaron la seducción como una buena herramienta y recurso para sus fines, pero creo que no me corresponde a mí juzgar si usar su cuerpo como recurso para su trabajo era legítimo o no. Ni siquiera y, más importante todavía, si la información que buscaban o las actividades que llevaban a cabo serían para fines éticos o no. No me importa en este artículo. Lo que sí que me interesa resaltar es la fuerza que tuvieron que tener durante su vida, la inteligencia y la capacidad creativa que tuvieron que poseer para salir airosas de sus aventuras secretas y, sobre todo, me interesa resaltar el hecho de que supieron crearse un gran hueco en un mundo peligroso y que siempre había estado relacionado con lo masculino.

 Marta A.

Los Comentarios están cerrados.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies