Confesiones de «la chica gorda»

Una lectora comparte su historia de amor adolescente, marcada por el rechazo, la baja autoestima, la búsqueda de la propia identidad como mujer y la superación.


Ilustración: Ori


Ahora me veo a mí misma paseándome sola por los pasillos de mi antiguo colegio, donde pasé, tal vez, los años más difíciles de mi vida. Los veo a todos ellos, hablando, cotorreando y lanzando opiniones. El bachillerato, como lo llaman en mi país, no es fácil para una mujer como yo, por lo menos no lo parece ser tanto como para las demás.

Hace muy poco veía cómo una lectora de PK publicaba un artículo suyo donde hablaba de sus muy especiales condiciones como mujer y no pude evitar sentirme inmensamente identificada. En el artículo ella citaba: «Yo, como chica, soy más bien King Kong que Kate Moss”. Las palabras calaron en mis sentimientos más que cualquiera de las demás que hubiera leído en mucho tiempo. Me regresaron a ese lugar, a las burlas de la infancia, a la gente alrededor de mí juzgando mi aspecto y a esa sensación de querer ser como todas ellas: delgada, carismática, vanidosa.

Especialmente me recordaron a Darío, que había sido mi mejor amigo durante tanto tiempo y del que yo había estado tan profundamente enamorada. Pasábamos todo el tiempo juntos. Él no era como yo, era alto, fuerte, las otras mujeres se sentían atraídas por él y se lo hacían saber todo el tiempo.
Yo no podía dejar de sentirme como la pequeña manchita invisible que corría tras de él y sabía, que aunque fuera tan amable y bondadoso conmigo, él no podría verme a mí como veía a Clara, Juliana o Vanessa, que se pasaban todo el tiempo sonriéndole y él se molestaba de vez en cuando en devolverles la sonrisa.

Darío y yo crecimos juntos, así como lo hicieron todos mis sentimientos hacia él, que hasta entonces habían sido un secreto.
Para cuando cursábamos el último año del colegio decidí que era tiempo de decirle todo aquello que él parecía haber ignorado, de contarle que me había enamorado de él hace mucho tiempo. Tenía muchísimo miedo, pero Darío sería diferente, me lo imaginaba confensando que también me quería. No sería como los otros niños que se habían burlado de mí en la primaria, no sería como las veces en las que los novios de mis amigas llevaban a sus amigos menos agraciados para que salieran con “la chica gorda”; todos mis sueños más infantiles y adolescentes se harían una justa realidad.

Así fue como una tarde, mientras Dario me acompañaba hacia mi casa, en una salida del colegio, yo, la chica gorda e insegura de la que tanto se habían reído a lo largo de su vida y quien ahora estaba mirando de frente a Darío, con las mejillas sonrojadas, decidí contarle cuan enamorada había estado de él todo este tiempo.
No tardarían las palabras de salir de mi boca cuando Darío había dado un paso atrás, alejándose de mí y no había dicho mucho más, se había ido. Podrán ustedes imaginarse mi decepción, mi vergüenza.

Darío no me habló en muchos días y fue una mañana en la que sostenía una conversación con su hermano, pocos metros tras de mí, cuando le escuché decir: “Ella es genial, pero es demasiado gorda”. No recuerdo haberme sentido más humillada que en ese momento, más triste. Darío, a quien yo había pensado diferente, no era más que cualquiera de esos otros chicos que tantos malos ratos me habían hecho pasar antes. Darío, quien había crecido conmigo.

Muy en especial, las palabras de Dario calaron en mi mente como no lo habían hecho todas esas risas del pasado.
Después de eso mi autoestima cayó muy por debajo de mí, volví a ser “la chica gorda” callada e insegura, me vi a mí misma buscando desesperadamente dietas para adelgazar, maquillándome y comprando vestidos, buscando el error que había en mí.

Ésta, mi historia, no es un cuento de Disney donde llega un príncipe azul a enseñarte a valorar tal y como eres, ni donde descubro el poder del amor escondido en mí y salgo del capullo convirtiéndome en una flor. Lo que sí es cierto, es que tuve que reponerme yo sola, aprender a quererme yo sola, hacerme mujer por mis propios medios. Aquí, años más tarde, sigo recordando a la niña que se había dejado opacar por las palabras de Darío.

La madurez, como la vida, me enseñó a pasar por alto la opinión de los demás, a levantarme. No puedo decir que hoy soy la mujer maravilla, ni que me miro al espejo y que elogio lo que veo. Creo que la sociedad nos enseña y nos imprime tantas cosas que es muy difícil soltarse de ellas de un momento para otro. Me siento mucho más libre, mucho más mujer y lo demás son los demonios con los que tengo que pelear todos los días, digamos que me he sumergido en una importante lucha donde la victoria se transfiere en libertad.

Hoy puedo decir que porto con orgullo mi rústico cuerpo, mis ademanes bruscos, que para muchos pueden ser impropios de una mujer. No he tenido que pasar por traumas como el maltrato o la violación para sentir como allá afuera todos están dispuestos a humillarnos y  hacernos sentir mal con nosotras mismas, antinaturales. Estoy más segura que nunca que ninguno de ellos puede imponer sobre mí la forma en la que debo ser mujer, y creo que eso es un gran primer paso.

Amatea (20), Colombia

 

52 Comentarios

  1. Es muy importante aceptarse uno mismo, pero que quede claro que eso no es la solucion, pero es el primer paso y cuenta,
    el sobrepeso siempre traera a nuestra vida consecuencias malas tanto emocionales como fisicas, por lo tanto es necesario pasar a la etapa donde «me quiero, me cuido» no debe ser extenuante tenemos que empezar a comer sanamente y hacer ejercicio pero todo gradualmente poco a poco hasta que se haga un habito y no por que se quiera tener un fisico de actriz, si no por que al hacerlo te sentiras bien tanto fisico como emocionalmente, tengo amigas que siempre han sido gorditas pero no hacen absolutamente por reordenar sus habitos alimenticios y de ejercicio, en la actualidad ya somos adultos y estan cargando con un sobrepeso aun mayor, con diabetes y algunas hasta se han divorciado, cuando platico con ellas ,me dicen «el que me quiera me va querer asi» esa es la gran mentira para la mayoria de la personas tanto hombres como mujeres, si nosotros no nos amamos y nos cuidamos hay pocas probabilidades que otra persona lo haga.
    Entiendo que hay casos cuando existen enfermedades y que es dificil bajar de peso, pero sin enganarnos la mayoria de los casos es por los habito y estilo de vida que tenemos, yo vengo de familia robusta y mi complexion es gruesa pero trato de tener habitos de alimentacion y ejercicio para evitar consecuencias por sobre peso.

    El objetivo de este comentario solo es aceptarse y quererse uno mismo, que no tiene nada que ver por ejemplo con desayunar hot dogs en la manana, comer hamburguesas en la tarde y cenar pizza, y no hacer nada de ejercicio (aunque se solo caminatas diarias), este tipo de estilo de vida no tiene que ver nada con «äceptarse y quererse a uno mismo»

    Empieza hoy, quita las sodas o refrescos y toma agua, evitar cenas pesadas, camina esta semana 5 minutos, la siguiente aumenta 10 y asi sucesivamente hasta llegar a 45 minutos, Todo gradualmente no te tienes que matar con dietas rigurosas o 2 horas en el gimnasio diarias, todo gradualmente tomando en cuenta tu sobrepeso y tu edad.

    Hay que empezar a querernos y aceptarnos cada dia mas, que Dios ilumne sus caminos.

    Jose

  2. Gordita ex Super sexi opina: la belleza no es sinónimo de amor… Quien te busca x belleza lo hace en un sentido utilitarista, todos quieren salir con tigo y ver que provecho sacan si consiguen algo o presumir con los amigos … alguien decía que la verdadera belleza es invisible a los ojos… ahora con muchos kilos de mas puedo decir que el amor es un milagro que ocurre cuando entras en equilibrio de amor propio auto conocimiento y sobretodo mucha actitud … Y la gente habla de todos .. Cuando era delgada decían que conseguía mis logros siendo zorra eran crueles y envidiosos ahora critican, opinan, sugieren dietas etc. Igual lo importante es profundo e intocable: el alma, el corazón y el. Cerebro todo lo demás perece.

  3. y que tal si en vez de sufrir por amor simplemente te propones superar tus propios límites y elegir alguna disciplina deportiva de tu agrado, en vez de asumir tu sobrepeso como característica propia
    yo tengo un brazo diferente al otro y practico bulder.. a pesar de que mis brazos se mueven diferente en el bulder los uso los dos por igual y o me importa como luce porque en el momento de estar en la roca solo somos la roca y yo.. en la practica me encuentro con chicas de todos tamaños y formas a las que lo ultimo que les importa es la forma de sus cuerpos, de verdad, lo que importa es el uso que le das a tus piernas y brazos
    No limites tu capacidad a caminar en dos patas para subirte a un coche y unas escaleras eléctricas, tampoco desperdicies tu mente pensando en el pasado
    cuando te transformas a ti misma, empiezas a conocer el mundo desde tu nueva tu

  4. Creo que todas lo vivimos de manera diferente; siempre que convivo con una mujer con sobrepeso hacen comentarios sobre que como yo soy delgada ni me preocupo por nada, la verdad muchas mujeres con sobrepeso realmente piensan que ser delgada te compra la felicidad, pero no es así. ‘La miseria ama la compañía’, te puedo decir que siendo delgada siempre hay alguien que me encuentre un defecto, honestamente me vale un pepino, yo me gusto bastante como para que me importe, lo que sí es que las personas que le buscan el ‘defecto’ a alguien son personas todavía más acomplejadas de lo que tú lo estas; de todos los novios que he tenido y chavos con quienes he salido, de los ‘guapos’ es de quienes no he tenido desaires, sin embargo, cuando he estado con chavos ‘gorditos’ o que no son precísamente Brad Pitt, ellos son los que sí han tratado de herirme con toda la intención resaltando cualquier ‘defecto’ mío, como si yo fuera muy poca cosa; por eso he aprendido que debe uno tomarlo de quien viene, no digo que todos los ‘guapos’ sean buena onda, pero uno de ellos alguna vez me dijo que él sentía que las personas que no son suficiente para sí mismas siempre buscan andar criticando a los demás.

  5. Muchas mujeres hemos tenido un capitulo en nuestra historia asi, en mi crecimiento como mujer me he dado cuenta que la sociedad no sabe que hacer ante una mujer grande, y no lo digo asi por el sobrepeso; la sociedad se asusta ante esa grandeza que busca la manera de ocultarla, asi que utiliza su recurso inventado de los esteteotipos de belleza para obtenerlo todo y nos insisten tanto que nos compramos esa idea hasta que nosotras mismas ocultamos nuestra grandeza…al igual que tu, he aprendido a disfrutar mi grandeza, no es facil por que a veces te resvalas, pero cuando has logrado liberar tu grandeza de todo lo irreal, descubres lo que realmente es el amor propio por tu naturaleza…soy una mujer grande y me siento orgullosa de serlo, gracias por compartir.

  6. Es bueno leer sus posts y darme cuenta que no todas las mujeres tienen esa homogenizacion del pensamiento que pretende imponernos el machismo utilizando la vanidad femenina como arma, al igual que ustedes al ser adolescente me sentia mal en mi caso por ser demasiado flaca porque segun la «cultura latina» una mujer debe estar llena de curvas para ser atractiva, con el tiempo te vas dando cuenta que a la mujer se le imponen canones de «belleza» casi inalcanzables, pues estos estan basados en una vision eurocentrista y fundamentalmente machista, que indica que la belleza femenina es «premiada» con el interes de un hombre, y que conseguir una pareja es la unica manera de realizacion para una mujer, sabemos que nada mas falso pues la realizacion personal debe ser individual y esta relacionada con elelmentos muy ajenos a los impuestos po la sociedad, pero es triste ver como los mensajes subliminales predisponen a las mujeres a preocuparse mas por la «belleza» en vez de las cosas que son realmente esenciales, esperemos que las futuras generaciones aprendan de nuestro error, que fue hacer caso a los medios y a la sociedad y en el futuro se valorice mas a la persona que hay adentro de cada mujer

  7. te entiendo perfectamente amatea, mi vida de niña fue tal cual la tuya.gente criticando mi físico,que ,mi mama me de poco de comer. mi autoestima era muy baja, ya no quería existir mas
    Todavía sigo siendo la chica gorda pero un poco menos de peso, nunca tuve novio,ya que mi mente era,-nadie te va a querer estando gorda-. ya ahora cambie mi manera de pensar en mi,de quererme como soy. gracias a dios. agradezco que todavía hayan personas que te quieren por como sos. Ahora amémonos como somos, pasamos por un pasado oscuro. mucha suerte,somos como somos que nadie nos tire abajo.

  8. Desgraciadamente solemos darle demasiada importancia a lo que dicen los demás; es difícil hacer que las palabras simplemente se nos resbalen y por más que hacemos como que no nos importa, en el fondo nos cala. Implica disciplina y tiempo el lograr valorarnos. Estamos rodeadas de tantos esterotipos que nos la pasamos comparándonos, envidiando, cuando no necesitamos ser como nadie más para ser bellas. Todas tenemos una belleza y características singulares.
    ¡Ánimo! Somos bellas por dentro y por fuera, y no necesitamos que nadie lo diga para confirmarlo 😉

  9. Musapelirroja

    Sin duda una gran lección de vida, toda mi admiración para quienes día a día luchamos para que no se nos sigan imponiendo estereotipos. Amarnos a nosotras mismas es el comienzo de una vida plena y repleta de satisfacción en todas sus presentaciones; disfrutemos de nuestro cuerpo que nos acompañará siempre, ¡Vivan las mujeres libres!

  10. sabes jajajaj por lo del colegio y bachillerato adivine que eres colombiana como yo =D
    te admiro, créeme e intentado escribir mi historia, que no es nada grande pero que me sumergió
    iske «en la búsqueda del yo» un yo que se quien es, pero que teme un poco a los demás, y sabes no he
    tenido la valentía (algún día la leerán) eres hermosa persona, ademas quien se ama y se respeta
    es inteligente y eso, eso es mil veces mejor que ser «un cuerpo y cara ideal»

    abrazos y buena energía desde medellín.

  11. Hola a todas las Fridas!
    Yo también me he identificado mucho con este artículo, porque al igual que Amatea, siempre he sido la «mejor amiga simpática pero feita y gordita» de los hombres. Igual que ella yo también tuve (bueno aún tengo) a mi mejor amigo que creía bueno y diferente a los demás y que valoraba a las personas por sus valores y forma de ser y no por el físico y también cuando le dije que me gustaba me mandó a la friendzone, él es muy educado y no me dijo que fue por mi físico, pero hay veces que no bastan las palabras para entender los motivos de su rechazo.
    Y hoy en día trato de seguir adelante siendo como soy y mandando al carajo todos los estándares de belleza de esta sociedad patriarcal machista.

    Un abrazo fuerte a todas las Fridas de este sitio, aménse más y no dejen de luchar!!

  12. Hermosas Mujeres las que hemos leído esto,TODAS hermosas!!!

  13. Carolina Villar

    La verdad, me siento totalmente identificada contigo, la crueldad de la sociedad recae sobre nosotros, yo tambien siempre he sido la chica gorda entre mis amigos, o «la gordita» cuando querian aminorar el impacto que causaban sobre mi (cosa que hacia que me hiciera sentir el doble de peor) siempre mi aspecto fisico ha sido discusion publica, pero al ser de esas chicas que no se quedan calladas, de las que invitan a la revolucion, mande a todos a la misma mierda, y la verdad yo aun tambien lidio con mis demonios diariamente cuando me miro al espejo cada dia de mi vida, pero pare todos los que querian seguir entrando, todos esos que la gente queria meterme en la cabeza cada vez que expresaban lo que pensaban de mi cuerpo… y la frase: » si fueras mas delgadas serias mas bonita» Esa frase es el jodido demonio que mas de un centernar de personas metieron en mi cabeza
    Pero me alegro ver que eres una sobreviviente de esta sociedad aduladora de huesos, y se que yo tambien sere una! Felicitaciones por tu valor al publicarlo, yo tambien seguire tu ejemplo!

  14. Guadalupe

    Me identifico demasiado con tu historia, en mi caso ningun hombre se ha fijado en mi, pero ps. ANIMO! No hay que depender de nadie para ser FELIZ 😀

  15. Valoro mucho tu esfuerzo de compartir tu historia, yo tambien sufrí de rechazo en mi adolescencia por muchas cosas entre esas mi aspecto físico, sin embargo y con todo respeto quisiera hacerte la observacion que tal vez esos prejucicios que tanto daño te hicieron tu tambien los tuviste hacia los demás. Tal vez por estar embelesada con el chico alto y fuerte no viste a alguno que no encajara en ese canon de belleza masculino y quisiera ser tu amigo o tu novio. Al final de cuentas que será lo que nos afecta más…los prejuicios ajenos o los propios??? que problema hay con tener amigos no agraciados o salir con uno???.

  16. Lo más maravilloso de esta mujer es la verraquera para afrontar una sociedad discriminante en todos los sentidos. Mucho respeto y admiración por ti, eso es lo que tengo. Compatriota.

  17. de verdad no sabes como me identifico contigo, es genial poder leer algo asi, dicen que cuando eres capaz de contarlo es porque las heridas comienzan a sanar. creo que cuantas la historia de mi vida y creo que debería decir gracias por inspirarme a que cada día debo esforzarme más por amar el como soy y cambiar pero por salud, no por lo que los demás crean ver en mi

  18. No pude evitar llorar mientras leia tu historia,lo cual me dice que con mis 32 años y un hijo,aun no supero mi grodura y mi tortura de pequeña…me duele recordar…he hecho cosas de las que me averguenzo profundamente por mi baja autoestima…no logro superarlo,soy mama soltera,asi que apoyo a mi niño y le doy todo el amor que puedo para darle seguridad…a mi nunca supieron contenerme por desgracia…supongo que he de superarlo algun dia…o no…ojala los que critican liviandad a las «gordas» se pusieran en nuestros lugares un dia,para ver que se siente…

  19. Que mujer tan fuerte 😮 incluso para los hombres puede ser una tortura cuando no se cumplen los cánones establecidos por las grandes industrias, pero en eso consiste, en ser esencial, en ser uno mismo. Amatea, muchas gracias por tus lindas palabras.

  20. ale garcia

    Linda historia y cuantas no nos sentimos asi

  21. Me he sentido tan reflejada que me ha dado una punzada. Recuerdo las conversaciones a mis espaldas, que era capaz de oír. Y veo fotos de entonces, pre-bulimia, y pesaba 60 kilos con 1,70. Cuánto puto daño puede hacer esto. Y con los años, de vez en cuando ataca de nuevo, por muy bien amueblado que tengamos el cerebro. 🙁

  22. Juliana Says

    Realmente tu historia es bellisima y créeme que me siento totalmente identificada, saben yo soy gordita y aun no logro aceptarme tal cual soy, me duele el alma escuchar eso y saber que siempre coloco de antemano la opinión de los demás antes que la mia, es triste porque no debe ser así … Primero debemos querernos y aceptarnos nosotras mimas … Pero es tal difícil ? Llegamos a hacernos daño nosotras mismas por todos esos perjuicios tontos de la sociedad, nos dejamos contaminar y es ahí precisamente donde duele… Pero a medida que pasa el tiempo uno crece y aunque no parezca ese dolor se ha ido apagando, ya hay veces que me miro a un espejo y me veo linda… Pero créanme todavía hay mucho por sanar …

  23. Claro ella odiaba que la discriminaran por ser gordita, pero ella misma discriminaba a porque le presentaban gente poco agraciada?? Que inconsecuencia. Las personas se quieren por quienes son, por lo que entregan no por como se ven.

  24. Me encantó la frase «ninguno de ellos puede imponer sobre mí la forma en la que debo ser mujer», creo que nos cae perfecto a todas las que no somos tan femeninas o como la sociedad espera que seamos. Genial. Me alegra que hayas podido aceptarte tal cual eres.

  25. mujeres como ella son las mas valiosas, siempre hay que estar bien con una misma y que inporta nada lo que los demas digan, por que una sabe lo que es mejor para una.
    Lo de afuera no importa, pero esos estereotipos que impone la sociedad, hacen que una que no va con la regla se sienta, discriminada y apartada de todo solo por ser rellenita, Al diablo con eso hay que quererse y respetarse, por que una puede salir adelante bien y digna siempre.

  26. Simplemente la realidad de muchas de nosotras donde nos vemos atrapadas tras moldes y opiniones mal intencionadas de las demás personas, gordas o flacas siempre somos juzgadas y señalas todas hemos sido rechazadas y de alguna manera lo que escribes es cierto encuentras fuerzas de donde no sabias que tenias y sigues adelante..

  27. pafaldis

    Me sentí de pronto recordando mi adolescencia donde mi abuelo solía decirme la gorda en vez de mi nombre .
    También me paso en una fiesta que un chico me dijo eres muy linda de cara pero eres gordita
    Por lo que es muy difícil llegar a estar conforme con nuestro cuerpo ahora de adulta me quiero tal cual soy y me hago a un lado cuando escucho a flacas deseando ser aun mas flacas yo soy como soy el que no le guste que se joda y ya.
    La vida es muy corta como para amargarse por ser algo que esta fuera de nuestro alcance sea por enfermedad .genética sea la razón que sea lo importante esta en nuestro corazón .

  28. Hola Chicas, por lo que leo la mayoría son más jovenes que yo pero comptartimos las mismas visiones y eso es por que todas somos mujeres marcadas por la misma cultura y vivimos crueles experiencias.
    Sufrí en mi adolescencia de bulling, lo que hoy le llaman bulling. Es gracioso hoy ver que los victimarios son pro lucha contra el bulling, quiero creer que han reflexionado.
    El tema es que una nunca está conforme, pero hay una diferencia en con que y a partir de quién. No todos pueden valorarnos de igual modo, hay quienes pueden hacer valoraciones profundas y otros que no valoran nada, solo hacen lo que indirectamente o directamente les impone la cultura.
    Estamos inmersas en una cultura cruel que exige que seamos hermosas, esculpidas, sexis y tontas. Y esto es cruel por que sabemos que en esta exigencia está implicada la salud mental de nosotras mismas. Es cruel por el como nos nombra si no somos lo que exige y es cruel por que no nos permite desear por el hecho de no ser modelos de belleza. Y he aqui la cuestión, aqui sí tenemos el poder, de cortar con estas exigencias, de ver que son puramente externas, son ajenas a nosptras mismas, es más, son ajenas a muchos de los que nos eleigen día a dia y nos incluyen en sus vidas.
    A mí me pasó más de una vez de esquivar a alguien por estar convencida de que esa persona estaba equivoda al elegirme, por atribuirle hasta una ceguera, mal gusto o sacrificio. Miren hasta donde llega el nivel de crueldad de esta cultura, nos hace que nosotras mismas nos castiguemos.
    Muchas personas pueden ver más allá, pueden elegirnos por lo que somos, por lo que podemos dar. Pasa que a veces estamos tan concetradas en castigarnos que no las vemos o no le creemos. Estamos concentradas en lograr la aceptación de gente que vé la vida con un solo ojo, el de los estereotipos.
    Hace muchos tiempo una amiga mia me manifestó su enojo por yo atraerle a un amigo que a ella le gustaba y eso me hizo pensar, no en que magicamente me habia convertido en una modelo, sino en que él había podido ver algo más en mí y eso me encantó de él.
    Hoy en día soy muy exigente en cuanto me gusta la gente sincera, sin prejuicio y que trata a todos por igual. Eso es un detalle que me atrae de las personas muuucho.
    Es una la que debe salir adelante, es una la que debe hacerse mujer. Puedo elegir por que creo que es el derecho de todas las personas. Más allá d lo que se diga de mí, yo sé muy bien lo que soy, y no saben lo bien que se siente aceptarse, eso creo que es percibido por los demás y también anhelado. No me considero prejuiciosa, creo que quien más se castiga es por que en algún punto se encuentra entrampada en esos estereotipos culturales vacios.
    Por supuesto nunca me voy a olvidar de lo sufrido, por que fuí violentada de algún modo, y siempre voy a estar con un grado de duda pero en este momento cuento más conmigo, creo más en mi y eso me ayuda a digerirlo mejor o a afrontarlo mejor. Soy la misma de siempre, con mas experiencia y con un caminar más seguro.
    Siempre me acuerdo de una frase de una canción : No es hermosa pero donde vá, pasan cosas!!!

  29. También me sentí identificada con lo que has escrito al igual que varias de las otras chicas que han comentado, sinceramente no creo que tener sobrepeso sea un pecado o algo similar, para que nos lleguemos a sentir avergonzadas de como somos, para que en ocasiones ser unas mujeres geniales no sea suficientes, la sociedad se ha encargado de imponer un prototipo de mujer que nos deja al margen, también pase algo similar a lo que cuentas, también llore, también intente cambiar y era grande mi decepción al darme cuenta que no podía, 21 años sin novio, creo que en fondo me había hecho la idea de no tenerlo, quizás no era solo mi peso sino que también la baja autoestima, la vergüenza, la que me impedía arreglarme tal vez, atreverme a declararme a alguien, salir, bailar, etc, mas que mi peso eran los otros definitivamente los que me hacían dudar de mi.
    Conocí mucha gente a través de la Internet como contaba otra chica, pero tampoco me atrevía a mostrarme tal cual era por miedo al rechazo, mas que relaciones fueron ilusiones, las cuales siempre acababan por mi inseguridad, y de repente conocí a un chico, era un chico de mi país, me hacia sentir bien, me atraía, hablábamos casi todos los días por el móvil, después de unos meses quería conocerme y pfff de nuevo ahí todos mis miedos, hubieron un montón de peleas tontas (que yo inventaba como escusas) hasta que me vi apunto de perderle, acepte que viniera a verme y no me arrepiento para nada, me ama como soy, me acepta quizás como yo no lo hago, me recuerda todos los días lo hermosa que soy, en fin me hace feliz.
    Quizás chicas muchas veces nos sentimos poca cosa para nosotras mismas para otros, pero no para todos el físico importa, creo que aceptarnos nosotras en primer lugar por difícil que suene, es la manera correcta para comenzar a darnos la oportunidad de hacer lo que queramos, de ser felices en plenitud, puede ser que muchos nos lastimen pero siempre habrá alguien que nos vea como realmente somos.

  30. Me identifiqué demasiado, es doloroso recordar esas cosas pero ahora soy una adulta q trata de aceptarse y sé q jamás podré ser una top model pero q cada persona es diferente y es esa diferencia la q nos hace especiales a todas las mujeres.

  31. Me sentí identificada con esta historia a pesar de no tener sobrepeso, sino todo lo contrario, de hecho siempre he sido delgada, muy delgada, y en una sociedad machista como la de mi país, eso no es suficiente, pues «una mujer debe ser curveada» si no, estas expuesta a que los chicos opinen de ti que «pareces tabla» o que tienes «nalgas de víbora» como alguna vez le dijeron a una amiga, o en mi caso una vez en el transporte publico al descubrir a un tipo mirándome de manera morbosa, al enfrentarlo , se limitó a decirme con burla «verte? A ti? Jaja pero si estas toda flaca!!!» Lamentablemente no es el hecho de estar gorda o flaca, sino la fantasía que nos venden a diario en todas partes de como debe ser una «mujer perfecta» algo que esta muy lejos de la realidad para la mayoría. Alguna vez leía en un blog la importancia que tiene para nosotras la manera en que nuestras propias madres ven y se expresan de su propio cuerpo, y al mismo tiempo lo que nosotras mismas enseñamos a nuestras hijas. La autora comentaba que a los siete años empezó a odiar su propio cuerpo, pues su madre, a quien ella consideraba la mujer más bella y perfecta del universo le dijo una frase como «Mira tu tan delgada y bella y yo tan gorda y horrible» en ese momento se dio cuenta que ella en algún futuro sería como la madre así que se hizo esclava de dietas y otras torturas para mantenerse delgada, hasta que como a muchas de nosotras, el tiempo le otorgó la madurez y la sabiduría para aceptarse tal cual era y entender que el cuerpo es el templo del espíritu por lo tanto debemos cuidarlo y respetarlo. A mi todavía me cuesta desprenderme de algunas ideas que tengo grabadas, sobretodo con la constante publicidad de «como tener el vientre plano y las nalgas levantadas» que a diario me asalta en la página de noticias principales de mi cuenta de Facebook, al mismo tiempo que me doy cuenta que son muchas amigas y familiares de mis contactos que le dan «me gusta» a estas páginas y que viven esclavizadas con la idea de convertirse en una especie de barbies, y de esta manera conseguir a un «príncipe azul y vivir felices para siempre»

  32. CocoKahlo

    Así es la gente, uno tiene que aprender a amarse solo y punto. Claro que es bueno cuidarse, arreglarse, pero por uno mismo, a la chingada todos los demás.

    muah <3

  33. Amatea, me he identificado mucho con tu historia, para mi sigue siendo una lucha diaria. Yo viví una historia similar a la tuya hace años cuando me enamoré de alguien por internet, quien decía amarme y me lo escribía todos los días. Cuando fui a buscarlo, desde mi país al suyo, él al verme en persona simplemente me rechazó, yo me sentí un monstruo. Tuve que quedarme en su país una semana entera paseando sola por los lugares que él tanto me había dicho que quería conocer conmigo, fue muy doloroso. Han pasado los años pero intentar quererme todavía me cuesta, en todo caso gracias por compartir tu historia y permitirnos ser honestas con nosotras mismas… Un abrazo!

  34. Linda amiga, ladear con la falta de autoestima no es un tema menor en estos dias, yo lo hago cada dia al despertarme, es un reto para mi y creo que para muchas de nuestras amigas. Pero si no salimos nosotras mismas adelante nadie nos puede ayudar. Mil bendiciones y gracias x tu hermosa historia, sin duda me ayudara mucho, no es casualidad que la alla leido, en realidad … nada es casualidad. Besitos

  35. Hola, gracias por compartir. Soy una mujer de 19 años y todavía lidio con ese problema. Nunca he tenido novio ni besado a alguien por miedo al rechazo. Su post me da la esperanza de que algún día yo también podré luchar contra mis demonios

  36. Irlanda Ramírez

    Wow, wow, wow, creo que la mayoría de las mujeres tenemos esos pensamientos y más cuando no somos bonitas delgadas y esas cosas que la sociedad pide, creo quelo mejor es aprenderse a querertw a ti más que a otros!

  37. «No he tenido que pasar por traumas como el maltrato o la violación para sentir como allá afuera todos están dispuestos a humillarnos y hacernos sentir mal con nosotras mismas, antinaturales.» Vaya palabras, haz logrado explicar perfectamente lo que nos suele pasar (así, tan comúnmente, tan cotidiano para muchas personas que son victimas de los muchos verdugos disfrazados de [email protected], [email protected], [email protected] y hasta familiares), y es que cuando uno sale a vivir después de tantos años de lamer y lamer esas heridas de juventud si de repente te llega a la mente uno de esos vagos recuerdos te vuelves un feto y te repites «ya basta!». Esos fantasmas no es que nos persigan, es que los traemos encima y ya son parte nuestra, son parte de nuestro presente y son terribles y malvados y nos dan fuerza y nos impulsan; tenemos que escucharlos y tomar de ellos solo las palabras sabias que son la voz chiquita que hay detrás y que paradogicamente es la mas nuestra.

  38. maría paz

    Estoy abrumada, conmovida e inspirada por tu fortaleza e inteligencia. Más aún porque en verdad eres muy joven! Eres un gran mujer Amatea, no muchas mujeres a tu edad tienen la lucidez, seguridad y determinación de dar ese primer paso. Un abrazo fraterno y cariñoso desde Chile xoxoxoxoxo

  39. Hola Amatea,
    Tu historia, muy desgraciadamente, es una historia que se puede extrapolar a muchos tiempos, a muchos lugares. Me siento identificada con muchos de los aspectos que has descrito, y a partir de mi experiencia, te digo: cuida tu salud emocional por encima de todas las cosas, ya que aquello que pasa en la adolescencia – cuando nos estamos formando en este sentido de forma más intensa en las relaciones interpersonales- es lo que nos marca a largo plazo. Parte de la lucha por superarlo se hace día a día, aún cuando creas que todo pasó. Este es mi caso, el creer que todo estaba superado y, al cabo de los años, que todo vuelva. No quiero que suene a advertencia, sino que quiero compartir también esta experiencia para que cualquiera que le suceda no baje la guardia. Quererse y cuidarse, combatir aquello que parece que se nos inyectó en el ADN de nuestra mente, es una tarea continua, de por vida y diaria.
    Por suerte, seremos mujeres más felices porque cada día creceremos. Muchas gracias por tu aportación!

  40. Algo similar me pasó a mi pero con mi color, siempre me he aceptado tal y como soy, amm pero un día salí con unos compañeros de la universidad y bueno ya estaba un poco ebrio cuando me dijo: – Aby serías la mujer perfecto si solo fueses «güera». Por varios días me bajo la moral, pero después me di animos junto con mi madre. Soy una «morenaza de fuego» y si alguien me va a querer va a ser tal y como soy, «bajita», «morena», con todos los defectos y virtudes que tengo y si no es así pues «next» habra alguien para mi. Suerte a todas y animo!

  41. Paulina Ibarra

    Me parece genial que compartas tu historia, como muchas, igual yo me siento identificada, es tan repudiable que sea un ser humano recriminado por su aspecto, y no hablo en el sentido de la forma de su cuerpo ùnicamente, hablo igual por aquellos que son juzgados por su color, sus ideales, por su estilo de vida, y tristemente por lo que la sociedad nos impone como lo «correcto». En realidad, somos maravillas de la naturaleza por el simple hecho de estar vivos y ser tan diferentes!

  42. Es increíble la manera en que los años llegan cargados de sabiduría. Realmente, uno deja de odiarse a sí mismo por no ser lo que los otros pretenden, y comienza a edificarse de la forma en que uno es. Explotanddo nuestras cualidades, sabiéndonos ya únicos e irremplazables. El ser distinto -dentro de una sociedad que se ha esmerado en construir imagenes de la perfección, modelos a seguir-; es una bendición cargada de fuerza de voluntad que a lo largo del tiempo, nos lleva a observar desde afuera la desesperación de la gente por encajar, por enmarcarse, por ser lo que le dicen que sea; sin darse oportunidad, siquiera, de animarse a resaltar por ser diferente.
    Que tu camino esté lleno de logros y crecimiento!

  43. Me ha gustado mucho tu post, Amatea. Mi ex (que no daré su nombre) se avergonzaba de que contara que había tenido problemas de salud mental delante de sus amigos. Y yo, tonta de mí, nunca tuve el valor de dejarlo. Es más, cuando él me dejó, quise volver con él (nunca se lo dije, fui fuerte e inteligente y me aguanté. El recordar esto). Nunca tuve claro si era vergüenza o protección lo que pretendía, pero no nos engañemos; los príncipes azules no existen, como mucho te puede tocar un buen padre que te cuide y te proteja o un hermano; lo máximo, un buen amigo. Por eso dicen aquello que la pareja tiene que ser un buen amigo. La verdad es que nunca llegué a hablarlo con él, y me sabría bastante mal -más por él que por mí, porque es psicólogo de profesión. Triste, ¿no? Y sus amigos también lo eran- que sintiera vergüenza de su propia pareja. No sé, ahora recuerdo las cosas y soy capaz de discernir con más objetividad, y creo que nunca me hice valorar como merecía, porque nunca he sabido valorarme a mí misma. Chicas, somos nosotras y sólo nosotras las que debemos hacerlo; si esperamos a que venga alguien (ya sea un hombre o una mujer, es irrelevante) a que nos lo haga, bien clarito lo llevamos… Gracias por compartir tu historia, bonita.

  44. Estefanía

    Gracias por compartir esa historia, me encantó el hecho de mencionar a nuestros demonios internos y que a veces nosotras somos nuestro peor enemigo…yo también quisiera compartir la mía:
    Tengo un novio, llevamos casi un año y somos los más felices. Es el deportista de la escuela, tiene buenas notas, es músico, muy atractivo y una de las mejores personas que conozco. Desde hace casi un año estamos juntos. Me gustaba desde un año antes que fuéramos novios y yo sólo era su amiga «la gordita» que iba bien en la escuela… Cuando le dije que me gustaba el sólo comenzó a hablar de música y eso me rompió el corazón, me hice prometer que ya no lo querría más pero me fue imposible… El aún quería a su ex y yo no me acercaba ni tantito en belleza a ella. El tiempo pasó y yo seguía enamorada. El siempre fue bueno conmigo y poco a poco nos volvimos inseparables.
    Un día, antes de vacaciones en Diciembre, me besó y todos esos días me trató hermoso; luego llegaron vacaciones y no supe nada de él. Pensaba que se había burlado de mi. No fue así. Durante el mes siguiente entrando a clases, se dedicó a hacerme sentir la más valiosa y hermosa mujer del planeta y no ha dejado de hacerlo desde ese momento.
    A veces me considero horrible y digo: ¿como pudo elegirme a mi habiendo otras mejores? Pero he aprendido que si las personas me quieren por lo que soy, ¿por que no habría de hacerlo yo? Así como hablo de bien de él, ahora también lo hago conmigo. Hay ratos malos, pero soy fuerte y sonrio al espejo… No es que sea mejor o peor. Soy yo contra mí

  45. Cómo te entiendo! Me has hecho llorar recordando la adolescente que fui y que sigue sufriendo muchas veces cuando se mira al espejo.
    Siempre he sido la chica inteligente y de cara bonita pero a la que nadie se acercaba porque «ella es para tomarla en serio, una gran amiga» o «y claro, me doy cuenta que sos vos cuando te veo desde atras» o «maradona que piernas!» o «claro, ese cutis hermoso no tiene arrugas porque estan rellenas» o «lindas piernas de pollo»
    o hasta un ex marido diciendo en plena sesión de terapia de pareja antes del divorcio «pero si yo le hacía el amor y me gustaba aunque estaba gorda» … cuanto dolor por favor! si la gente supiera hasta donde llega el sufrimiento de quien escucha estas cosas … ojo, aclaro que nunca fui una chica super obesa, solo tengo 15 kilos extras que me acompañan desde siempre y que me duelen hasta los huesos … muchas veces me miro y me siento bien, incluso me veo linda, pero después no consigo ropa de mi talle si no es en lugares para talles especiales, sobre todo pantalones. Lo peor de todo es que muchas veces quiero hacer cosas para sentirme mejor como ir al gimnasio pero casi siempre me gana la vergueza, me siento observada y juzgada … es como si de nuevo llegaran esas voces a recordarme que no encajo en los patrones de belleza de esta sociedad …

  46. Que hermoso leer que hoy podes SER mas allá de la opinión de lo demás,que podés saberte Mujer y quererte!

  47. Que bonito, admiro que hayas podido sanar tus heridas aceptandote tal como eres, porque asi eres bella.. sin embargo personalmente, no creo que una persona ‘gorda’ deba bajar de peso para encajar en la sociedad sino por un tema de SALUD…para evitar futuras enfermedades y sentirse bien, porque cuando empezamos a ser felices por dentro tambien lo somos por fuera!

  48. Que sepas que para mí si eres una mujer maravilla, por ser capaz de compartir tu historia con todas nosotras

    • Claudia Pérez Dorantes

      Hola, lo que nos compartes es algo que como tu, muchas hemos pasado, y que bueno que lograste superar y recuperarte de esas heridas que te causaron. Algo que desgraciadamente nos hace sentirnos tan mal es la fata de valoracion de los demas como personas, la sociedad valora mas lo fisico pero lo importante es que el valor que te diste cuenta que primero nos debemos valorar nosotras mismas para poder ser valoradas por los demas. y no importa que tengas esa figura robusta o grotesca cuando sigas viendo al espejo siempre di soy una mujer tan valiosa e importante, la cual esta en este mundo para brillar por su talento y hoy me voy amar mas que ayer.
      Yo al igual que tu tal vez lucho por tener un cuerpo diferente, cuidando mi alimentacion y omando una caminata de la casa a la oficina privandome de algnas calorias, pero sabes que me ha funcionado mas……. el no odiar a las personas que me hicieron daño, el no verme como un ser abominable, y el amarme cada dia mas por lo que soy y no por lo que aparento creeme que eso nos ayuda mucho a quitarnos tanto peso de la mente y por ende del cuerpo. y poco a poco veras grandes resulltados y cuando la gente intente o quiera volver a lastimarte, solo responde si to no eres feliz con mi fisico yo soy inmensamente feliz con el.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies