Sueños húmedos

Confiésalo: tú también los tienes y son la leche.


Ilustración: Isa


Nunca la había visto pero ahí estaba, frente a mí, al pie de mi cama, con nada más encima que una hermosa sonrisa. Parecía que tuviera un secreto que no me quisiera contar pero no me importaba, nada me importaba. No me sentía nerviosa a pesar de mi enraizada timidez y desconfianza ante una desconocida. No me sentía nerviosa, ni siquiera cuando se acercaba a mí con nada más que esa bella sonrisa. No me sentía nerviosa, a pesar de que con natural confianza me quitaba el camisón y las bragas. No me sentía nerviosa después de los primeros besos, después de las primeras caricias, pero tras el suave roce de sus manos sobre mis senos y vientre, llegó a mi sexo. En ese momento, lo sentí, sentí un inmenso placer que me hundía en mi cama, que no podía controlar, que me arrancaba la vida por un instante. Entonces ¡desperté!

Todas soñamos, algunas despiertas, otras dormidas; unas recordamos nuestros sueños, otras no siempre lo hacemos. Sin embargo, creo que todas reconocemos el placer de soñar, de transportarnos a donde se nos antoje, de ser y hacer lo que queramos y de estar con quien deseemos dando rienda suelta a nuestra imaginación, a nuestros pensamientos reprimidos o a un recuerdo.

Es así como le traigo a usted mi primera colaboración para Proyecto Kahlo, damita, caballerito, o lo que sea que me esté leyendo; en esta ocasión le hablaré de los sueños, pero no de cualesquiera, sino de los sueños húmedos.

Se entiende por sueños húmedos o mojados aquellos que debido a las estimulaciones que nuestra poderosa mente produce durante ese estado con cierto grado de inconsciencia, logramos llegar al orgasmo eyaculando en nuestras sábanas y dejando una mancha en ellas, de ahí la denominación. Y aunque el nombre tiene un origen masculino por eso de que decían que nosotras las mujeres no eyaculamos ni tenemos [derecho a] pensamientos sexuales, reivindicamos el concepto dejando muy claro que aunque no en cada sueño húmedo eyaculemos, nosotras también los tenemos, los gozamos y no los callamos.

Durante mucho tiempo, la autoerotización de nuestros cuerpos y mentes ha sido controlada y reprimida por un sistema patriarcal, capitalista y heteronormativo que nos ha dicho que no tenemos derecho al placer pero que tenemos la obligación de proporcionarlo a los hombres exclusivamente (porque dios nos libre del pecado que es el lesbianismo u otra orientación fuera de la heterosexual), que no debemos explorar nuestros cuerpos porque perdemos nuestro valor de pureza y que tenemos que controlar nuestros pensamientos “lujuriosos” que solo nos convierten en “pervertidas”. Sin embargo, cada día vamos deconstruyendo esas ideas opresoras, rompiendo esas normas de control y normalizando el pleno ejercicio de nuestra libre sexualidad sin sentimientos de culpa.

Algunos estudios por ahí dicen que el 4% de los sueños de las mujeres son sexuales, especialmente cuando estamos menstruando, embarazadas o en la etapa previa a la ovulación. También señalan que un 37% de las mujeres terminamos nuestros sueños húmedos con un orgasmo y que hasta el 18% de los sueños sexuales están relacionados con sexo “indeseado” y el 9% con celebridades (Emma Watson, a ti te hablo).

En fin, los números muchas veces importan poco; lo que verdaderamente importa ahora es que disfrutemos nuestros sueños húmedos, o no tanto, llenos de fantasías o de recuerdos, que no intentemos reprimir nuestros pensamientos sexuales y que aprovechemos el poder de nuestra mente, que con solo desearlo puede darnos placer para aventar al cielo.
Y como dice una adorada amiga, los sueños son el lienzo propicio para las fantasías, los recuerdos, la creatividad y el desfogue de todo aquello que la realidad no deja ser. No dejemos de soñar.

Alma (México)

 

12 Comentarios

  1. Me parece un tema muy interesante, en lo persona a mi me gusta mucho hablar y leer sobre estos temas ya que existen muchos tabús sobre temas de sexo y se me hace muy padre la idea de que una pagina como esta sobre todo con el nombre tan interesante que tiene » Proyecto Khalo» resuelva dudas y entienda a las chavas, ya que aveces pensamos que solo los chicos pueden tener sueños húmedos, espero que sigan publicando mas temas de interés para resolver dudas, tengo 18 años pero el contenido que tiene su pagina me resulto interesante y útil gracias (:

  2. Sí impactante los sueños húmedos, adorables!
    pero una pregunta, en verdad se siente el orgasmo?
    Yo sólo he tenido una gran exitación. (¿?)

    Me encata su página por cierto!

    • Glory, desde mi experiencia te puedo decir que SÍ se siente el orgasmo y los orgasmos. A mi me parece algo fascinante, el poder de la mente. Fíjate que antes mis sueños húmedos me causaban un poco de vergüenza pero conforme fui aprendiendo y acercándome al feminismo, los abrazo con más y más cariño jajaja.

  3. Yo pertenezco a ese 37% que ha despertado debido a las contracciones de un intenso orgasmo! <3

  4. Y lo bien que sienta, en el caso de tener pareja, despertar tras un sueño húmedo y acercarse poco a poco para hacerlo, en parte, realidad…
    ¡¡Que vivan los sueños húmedos!!

  5. Victoria

    Asi que un 9 porciento con celebridades, tuve uno con James Franco 🙂

    • Yo tengo millones de sueños húmedos con ese hombre que me parece increíblemente atractivo. Cada que miro una de sus películas me voy a la cama mentalizándome econtrarlo ahí, en mis sueños jajajajajajajajaja. 😛

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies