Compartir la soledad

Feliza nos habla de la soledad a través de un poema de Charlotte Bronte y acompaña su escrito con una ilustración propia.

soledad_Charlotte Brontë_proyecto_kahlo_feminismo
Ilustración de Felilustra

La escritura es un acto solitario y es por esto que la soledad ha sido uno de los temas más tratados en la historia de la literatura.

En Madame Bovary, todo gira en torno a la soledad de Emma y a sus obsesiones y deseos que sueña siempre en soledad, irónicamente tratando de huir de ella.

La soledad ha servido para que grandes escritoras puedan expresarse sin miedo, sin presión, y sin ningún tipo de discriminación, aunque esto implique que después se tenga que usar un seudónimo, como lo hicieron las hermanas Brontë.

En el poema El bosque de Charlotte Brontë, firmado como Currer Bell, la voz poética afirma: “Siéntate entonces un rato aquí, en este bosque:/ la soledad es tan completa/ que podemos demorarnos sin peligro”.

Y no existe acto más solitario que la poesía, que esa demora en la escritura o en la lectura de un poema, en el que nos encontramos siempre fuera de peligro, aunque el poema nos mueva, nos transporte, nos hunda y nos deje aún más soles; aprendiendo a estar en soledad.

El poema de Charlotte Brontë es una invitación a une destinatarie en concreto, pero también nos invita a detenernos en el poema y a estar soles, libres de peligro, en un bosque de palabras en el que nos podemos perder, sin miedo a sentirnos perdides, en el que podemos escapar, sin estar siendo perseguides.

Porque así es la literatura, así es la poesía que “ilumina nuestro tortuoso camino” como dice el poema, siempre soles, en una soledad sin peligros.

Más adelante la voz poética nos dice: “No temí entonces y no temo ahora”. Y no hay miedo a estar soles, solo hay que aprender a estarlo y a ser, allí en soledad, realmente quienes somos, para luego compartir nuestra soledad y huir del miedo de mostrarnos, sin seudónimo, sin Currer Bell, pero sí con Charlotte Brontë, como Charlotte Brontë.

Brontë, Charlottë (2019): Poemas de Currer Bell, trad. Xandrú Fernández, Madrid, Alba.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies