Me deseo

Una Frida nos hace este canto al deseo y nos invita a dejarnos fluir, a permitirnos y a escogernos.

medeseo_proyectokahlo_feminismo
Ilustración de Laura Izquierdo

Deseo,  una palabra que se hace portavoz de nuestros más intrínsecos intereses, y que se desarrolla desde que aprendemos a discernir. Luego vienen a interferir las  expectativas de lo que la sociedad (familia-escuela-comunidad) estipula como lo indicado acorde a nuestra edad, género, raza y demás factores.  

Entonces comenzamos a convencernos de que de acuerdo a ello las cosas que deseamos no son las correctas. Y a pesar de que todes les seres humanes poseemos este instinto primario de satisfacción personal decidimos ignorarlo reprimiéndonos y dejándolo pasar, para convertirnos en el reflejo de lo que otres desean y así sin más, lo abandonamos. Ya sea por la sociedad moralista en la que vivimos o por nuestros propios miedos, que no son más que el reflejo de la misma. 

Y qué hermoso se siente cuando desarrollamos la capacidad de comprender que esos deseos, que ‘nos pertenecen’, y que no afectarán a otres, pueden llegar a materializarse si nos escuchamos, si les cedemos el espacio que merecen en nuestras vidas,  y si les aceptamos desde la naturaleza de lo que son. Esta actitud reivindicará nuestra libertad emocional y por ende nos hará sentir empoderadas, permitiéndonos descubrirnos y al fin, volver a creer en nosotras mismas. 

A ti, que te sientes identificada y sabes que ser tú, sin justificaciones, es la reivindicación de tu existencia, y a ti, que quieres teñirte el pelo de azul, mandar todo al carrizo e irte de viaje por un año, cambiar de carrera, trabajo, novia, novio, amigues, tener una experiencia sexual diferente, escribir un libro, tener hijes o no, ser vegana, ser feminista, no olvides que te tocará enfrentarte a la ruindad pero la valentía de reconectarte con lo que ‘te pertenece’ y hacer tus deseos realidad será lo más loable que podrás hacer por ti jamás.  

Y que a pesar de la dificultad que se encuentra en bailar al ritmo que marcan esos deseos, de dejarse llevar y fluir, te invito a que hagas el esfuerzo de escucharte, y escogerte. Mi deseo es que tus deseos se realicen. 

Everlyn Nacero, 30 años.

Venezolana de origen, radicada en Montreal (Canadá)

Nos deja su email: [email protected]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies