Transformarse para transformar el mundo

El poder del feminismo puede llevar a transformarse y, además, llegar a transformar el mundo.

Transformarse para transformar el mundo_marzo2019_proyectokahlo_feminismo
Ilustración de Marta A.

El feminismo ha tenido para mí un efecto transformador muy profundo. Imagino que, al igual que todas las personas que se han acercado al activismo feminista, una vez que te pones las gafas violetas, es muy difícil volver a ver el mundo como lo hacías antes.

Ser feminista me ha cambiado a nivel personal; pero también en cómo me relaciono en la sociedad. Además, ha moldeado mis gustos (o al menos me ha vuelto mas crítica con aquello que leo, veo o escucho) y, en general, me ha hecho más feliz.

Una de las cosas en las que más he cambiado, ha sido en mi propia percepción. Aunque sigo teniendo complejos y a veces me siento insegura, he logrado sentirme más cómoda en mi propio cuerpo y verme más atractiva. He conseguido relativizar la belleza y, lo que es más importante; me he dado cuenta de que no es tan fundamental como nos quieren hacer ver.

De la mano del feminismo he superado muchos miedos: ya no me lo pienso tanto a la hora de ponerme cierta ropa, no me importa como antes lo que piense el resto e incluso he llegado a hacer cosas impensables como participar en una exposición en la que aparecía en ropa interior con un vestido negro de la talla 38 que no me cabía ni en una pierna (gracias, Yolanda Domínguez).

En la parte social, he aprendido a identificar comportamientos y comentarios que antes pasaba por alto y que ahora me chirrían en los oídos. Esto no siempre es necesariamente bueno; porque a veces te hace sentirte deprimida ante todas las acciones y frases machistas que se pueden llegar a escuchar cada día. A pesar de ello, me gusta verlo como una cualidad nueva que me puede ayudar a afearle la conducta a ciertas personas y a poner mi granito de arena en la lucha feminista.

También ha hecho que ahora vea las películas con otros ojos, escuche canciones de mis grupos favoritos con diferentes oídos y lea con otra perspectiva en mi mente. Es verdad que a veces te das cuenta de golpe de que uno de tus temas favoritos era una machistada de calibre superior; pero también he conseguido descubrir a autoras maravillosas que me han acompañado en este camino.

Mi círculo de amigas también ha cambiado y se ha ampliado gracias a que descubrí lo que era la sororidad y he podido conocer a personas maravillosas como, por ejemplo, las de la familia Kahlo. En definitiva, el feminismo ha transformado mis conversaciones, mi mente y mi corazón. ¿Qué será lo siguiente? Pues con toda mi alma espero que lo siguiente sea transformar el mundo de una vez por todas.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies