Somos todas lesbianas del futuro

¿Conoces como nació el famoso Test de Bechdel? Victoria nos cuenta todo sobre esa súper necesaria y util creación. 

somos todas lesbianas del futuro_Febrero 2019_proyectokahlo_feminismo
Ilustración de Miriam S. de Arcos

En 1985 en el comic Dykes To Watch Out For (Lesbianas De Cuidado o Lesbianas Para Seguir De Cerca) Alison Bechdel planteó una regla (“La Regla”) tan particular como abarcativa y transformadora para la industria cinematográfica.

En la página 22 de la tira uno de los personajes anuncia que no consume películas que no superen el siguiente test:
– que en la película aparezcan al menos 2 personajes femeninos
– que estos personajes hablen entre ellas en algún momento
– que esta conversación no verse sobre hombres sino sobre otro tema.

Aunque la primera lectura nos proponga un juego divertido para evaluar nuestras películas de cabecera, lo cierto es que este simple test permite evaluar la brecha de género que aún hoy predomina en la industria cultural occidental de consumo masivo (en cine, teatro, televisión, etc).

¿La revolución comenzó en los ‘80s? En realidad, la mismísima Virginia Woolf en Una habitación propia (1929) ya se lamentaba de que en la literatura de ficción la presencia de un personaje femenino suele deberse a un vínculo con un personaje masculino, y su relevancia deriva de esa relación.

Era extraño pensar que todas las grandes mujeres de ficción fueran, hasta el día de Jane Austen, vistas no sólo desde el otro sexo, sino también únicamente en su relación con el otro sexo. Y qué pequeña es esa parte en la vida de una mujer…

Pero, ¿sigue vigente el Test de Bechdel? Algunes pensadores contemporánees sugieren actualizarlo. Que además de mirar delante de cámaras (a les personajes), miremos a les trabajadores (quiénes hacen las películas que consumimos, ¿son mujeres? ¿cuántas, cuáles y en qué roles?). Otra alternativa es poner el foco en les personajes secundaries (¿qué tan relevantes son y qué roles cumplen si son mujeres?).

Para algunes la medida de las cosas está en la narrativa y la evolución del personaje. Si un personaje femenino principal termina muerto, embarazado o sirve sólo para causar problemas a un hombre protagonista, la película no pasa el test.

¿Y qué sucede con otras minorías? Existen quienes consideran que el test sólo puede ser superado si participan en el relato mujeres negras, trans, latinas, con otras identidades de género distintas a la heteropatriarcal o que representan alternativas a la clásica “mujer blanca”.

Ahora vamos a lo que todes estamos esperando. ¿Cuáles de nuestras películas favoritas superan el Test de Bechdel y cuáles fallan estrepitosamente?

Según la BBC, menos de la mitad de las películas nominadas al Oscar en toda la historia han demostrado las condiciones necesarias para considerarse “inclusivas”.
Es suficiente con ver la estadística de cuánto hablan los hombres y las mujeres en las películas nominadas para sacar conclusiones contundentes.

Si miramos lo que sucedió el último año en los premios de la Academia vemos que la gran ganadora es Lady Bird, mientras que tanques como Darkest Hour y Dunkirk están lejos de darle un lugar a las mujeres en su trama.

Como regla general, las películas de superhéroes suelen llevarse Bechdel a marzo, incluyendo relatos épicos y elogiados como Lord of The Rings. (¿Acaso no había suficientes oportunidades en la trilogía para aprobarlo?)
¡Sorpresa! (?) La trilogía original de Star Wars falla en proveernos personajes femeninos ricos, con deseos, necesidades y aspiraciones.
Ni Toy Story 1 y 2 ni Finding Nemo consiguen crear situaciones de diálogo y vínculo real entre sus “mujeres”, aunque Pixar parece haber evolucionado en sus últimas historias.

¿Una decepción inesperada? Películas como Moonlight que viene a introducir a dos minorías en una misma historia (personajes masculinos de raza negra y homosexuales) no superan el test de Bechdel. Sus mujeres simplemente no son relevantes.

¿Qué películas actuales ver sin temor a respaldar la cultura patriarcal, opresiva y censuradora de la psiquis femenina?
A continuación, un surtido para ocupar los próximos fines de semana.
Si es cuestión de superhéroes, Avengers: Infinity War sí nos permite una combinación de fantasía, superpoderes y mujeres reales y superpoderosas (que es lo más frecuente).
¿Sylvester Stallone, el primer feminista? Creed II nos demuestra que la pelea más dura se está peleando fuera del ring, el enemigo es el macho patriarcal y tarde o temprano vamos a ganarle.
Netflix también puede dar la talla: Sierra Burgess is a Loser es divertida, rompe esquemas, habla de filosofía y su adaptación libre de una obra de Shakespeare nos hace pensar que el dramaturgo era una mujer.
Por último, Ocean’s 8. En una película que casi no incluye hombres de peso, las dos protagonistas (Sandra Bullock y Cate Blanchett) establecen una relación sorora como pocas veces vimos en el cine mainstream. Ni George Clooney ni Brad Pitt son necesarios para que triunfe el bien.

Para revisar la lista completa, que se actualiza continuamente, entrar a:
https://bechdeltest.com/

¿Por qué seguir usando el Test de Bechdel?
En el comic una mujer lesbiana se niega a mirar películas que no superen el test como una afrenta de sororidad que defienda a sus congéneres y rompa con una industria opresora, repetitiva y peligrosa. Es la misma industria en la cual triunfan los Harvey Weinsteins apoyados en la reiteración de un esquema que parece inofensivo y en el silencio de sus víctimas, que temen el aislamiento.

Tal como sucede en el comic, entonces, un grupo minoritario y típicamente excluido como las lesbianas son la punta de lanza para empujar la revuelta. Ellas, las que poco más tienen por perder o por alejarse de la industria, constituyen la vanguardia de un movimiento cultural. Ojalá en el futuro todas seamos un poco más lesbianas.

4 Comentarios

  1. Deja de consumir cine occidental y en mi opinión basura y para las masas, hay tantas joyas regadas fuera de Holiwood o consume otro tipo de entretenimiento visual donde las mujeres tienen un papel relevante al contarte una historia como el anime o manga en mi caso, Princess Tutu, La melancolía de Haruhi Suzumiya, Utena, Kino no Tabi, Innocent, Ergo proxy, Lain serial experiments, son historias donde la protagonista mujer resalta las cualidades, fortalezas así como las debilidades y aspiraciones de una persona en estos casos una mujer y como lidia con ellas y que en narrativa, valores, reflexiones y un largo etc. Deja en ridículo a esas mega producciones americanas de millones de dolares.

  2. Pingback: Alison Bechdel: la novela gráfica como terapia y viaje vital apasionante - Proyecto Kahlo

  3. Sierra Burguess me parece tan repugnante como todos los personajes machistas y misóginos que hay en el cine. ¿De verdad hay que pasar por alto ese momento de acoso en el que engaña al chico para besarlo cuando él en ningún momento le ha dado su consentimiento a ella? Me parece asqueroso cuando lo hace un personaje masculino y me parece asqueroso cuando lo hace ella. No entiendo cómo se puede utilizar esa película como referente… si los géneros estuviesen invertidos nadie dudaría en echarse las manos a la cabeza y con razón.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies