PEPPER ANN, NUESTRA HÉROE ESCOLAR

Celia nos invita a recordar a una de las heorinas de nuestra infancia: Pepper Ann. Porque ser diferente también es ser súper poderosa. 

pepper ann nuestra heroe escolar_Febrero 2019_proyectokahlo_feminismo
Ilustración de Miriam S. de Arcos

Han pasado muchos años desde la última temporada de Pepper Ann, pero desde luego sigue tan vigente como el primer día de su emisión, con su melena al viento, su seguridad nata, su madre soltera y su hermana, que descolocaba todo tipo de estereotipo femenino. Me recuerdo frente al televisor, viendo aquella niña poco común, como también me recuerdo el sentimiento: era agradable, simpático, me sentía cómoda, yo misma. Mirándolo con perspectiva, y analizándolo profundamente, ahora entiendo porqué sentía aquello con Pepper Ann y no con otras protagonistas mujeres que tanto había visto a través de Disney. No puedo decir que no disfrutase con La Cenicienta, o La Sirenita, o La Bella Durmiente… Era niña, siempre metida en mi mundo de fantasía y en mis cuentos de hadas, tan soñadora e inocente, sí. Y así fue como Disney me ganó a lo largo de mi infancia, como habrá ganado a muchas otras niñas de mi generación, cuando todavía Disney era chapado a la antigua en sus dibujos y en sus protagonistas. Casi siempre mujeres, pero, ¿cómo eran esas princesas?

Y llegó Pepper Ann con su grito de guerra: Pepper Ann, Pepper Ann, en tu cole no hay rival, ¡Pepper Ann, nadie puede con ella! Una intro poco usual, de primeras llamativa. Pepper Ann llegó para romper roles: el primero, la familia, ya que la suya se trataba de una familia monomarental; la segunda, la identidad de género, ya que su hermana pequeña, Moose, se salía de todo lo establecido, ni femenina ni masculina, simplemente ella, segura de sí misma y con una personalidad fuerte. En tercer lugar, sus mejores amigos del cole, ya que Milo no era el típico machito de cole que rompía corazones a su paso, era una persona sensible y magnífico artista; así como Nicky era una chica poco normal para el momento y para su edad, vegetariana y extravagante, lo que llamaríamos una friki en potencia a día de hoy.

Cuando pienso en ser madre, me gustaría que mis niñes, mis hijes, se criaran con una protagonista así, con unos dibujos que tratasen todos los temas que Pepper Ann de forma natural ha introducido en sus capítulos: los roles, la muerte, los problemas del día a día, salir de las estructuras sociales establecidas, la aceptación de lo diferente, quererse une misme sin que nadie te apruebe… Y esto último, a mi parecer, es lo que mejor se refleja en esta serie tan especial, ya que nuestra protagonista y las personas que la rodean, a pesar de sus crisis internas, se aceptan y superan las barreras. Durante años y años, así como todavía a día de hoy ocurre, el cine, las series y los cuentos para niños pecan, en la mayoría de los casos, de seguir lo que se considera como “normal”, es decir, mensajes que directamente van para el subconsciente de nuestres niñes y que les presenta una realidad estereotipada y poco flexible. Desde los manuales del cole, pasando por los juguetes, llegando hasta la literatura y el cine.

En definitiva, se trata de ir poco a poco rompiendo los márgenes que nosotres mismes, es decir, el ser humano de este siglo, nos hemos ido imponiendo por herencia de las anteriores generaciones, hacer un esfuerzo por construir otros personajes, otras historias, donde los niños crezcan con la libertad de elegir qué quieren ser sin verse señalados o poco representados en sus referentes. Sin que nadie les juzgue por pensar y sentir distinto en todo su ser.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies