El peso del patriarcado

Una Frida nos cuenta su dolor y angustia ante una realidad terrible: no poder decidir sobre nuestros propios cuerpos. 

elpesodelpatriarcado_Enero_19_proyectokahlo_feminismo
Ilsutración de Conchi G.

Sabía que existía, que pasaba a mi alrededor pero no creí estar tan cerca.
Escuchaba historias y circunstancias pero nunca imaginé que sería yo, esta vez la
protagonista. Me enteré que estaba embarazada y el mundo se me vino encima, ni
quería ni podía seguir con el embarazo; entonces tomé la decisión, jamás había
sentido tanto miedo en la vida, pero iba a hacerlo, iba a abortar.
No estaba preparada en ningún sentido, no había terminado la carrera
universitaria, no tenía un buen trabajo, tenía muchos planes y proyectos para mi
vida y en definitiva une bebé no era parte de ello, sabía que no estaba haciendo
nada malo, sabía que era lo mejor para mí, pero aún así, me sentía una mala
persona, culpable.

Aunque ya estaba decidida sentía en ciertos momentos del
proceso que estaba haciendo algo malo y de pronto en ocasiones me veía
obligada a seguir con aquello que no quería, sólo por los comentarios, sólo por los
pensamientos de les demás, sólo por miedo.

Esto me hizo pensar en el peso que tienen las palabras, los prejuicios, el
patriarcado en realidad. Nos dicen tanto a las mujeres que debemos ser madres,
que ese debe ser nuestro sueño principal y nuestra meta que cuando decidimos
no serlo, cuando decidimos soñar con otras cosas, nos podemos llegar a sentir
mal.

Que si quedaste embarazada, tenés que hacerte cargo, que el dinero no es
problema, que hay becas, ayudas sociales, que las personas no me dejarían sola,
pero no entendían que no quería, además traer a alguien al mundo para que
sobreviva con ayudas del estado no es darle una buena vida, siempre he dicho
que si un día decido ser madre será porque tengo las bases necesarias para
serlo.

En fin, esta historia va a eso, a que el patriarcado ha dejado marca en cada
una de nosotras, nos acecha a diario, es como un peso que debemos quitar de
nuestros hombros y quitarlo de ahí es una tarea difícil pero muy necesaria.
No permitamos que pueda con nosotras y que nos haga sentir miedo o culpables
de nuestras decisiones, seamos dueñas de nuestras vidas, nuestros cuerpos,
nuestras luchas.

Joyce Ruiz P. (23), Costa Rica

http://www.facebook.com/joyce.ruizpadilla

http://www.instagram.com/jofra22?r=nametag

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies