Una tatarabuela y una tataranieta. Un encuentro. Un cuento.

Julia ha dejado volar su imaginación y nos va hablar de una tatarabuela y una tataranieta muy especiales.

 

Récuerdanos y celébranos_ diciembre18_Feminismo Futuro_Proyecto Kahlo_Feminismo
Ilustración de Charlie de Nova

Recuerdo lo que sentí al leer las memorias de mi tatarabuela por primera vez. El libro estaba en casa de mi madre. Lo leí durante un extraño verano, fresco en su rareza. Yo tenía 17 años. El libro había sido publicado por una pequeña editorial: La osa revolucionaria. Solamente eso ya me atrajo. El lomo era de color rojo vivo y se leía en él, en letras de imprenta clásicas y austeras: Matar al marido para sobrevivirlo.

Pensar que hubo un tiempo en que las mujeres, a veces, para vivir tuvieron que matar… Mi tatarabuela, en sus memorias, dedica muchas letras a su infancia. Relata cómo abusó de ella su padre y cómo escapó de casa con 18 años para ir a casarse con un primo. Nada era tan malo como permanecer en el hogar paterno. Corrían los años 80 y, al marcharse, se fue a vivir a Madrid, dejando Andalucía atrás.

Ya casada, descubrió que su marido y primo, de izquierdas y músico, resultó ser otro mal hombre, como su padre. Bebía, la reducía a un objeto y un día se volvió violento. Finalmente, una noche de agosto, ella lo asesinó en defensa propia. No le costó demasiado puesto que había practicado en sueños incontables veces. Cumplió su condena por asesinato y al salir de la cárcel, años después, conoció el feminismo. Regresó a Sevilla y encontró en el grupo feminista de su barrio a su nueva familia.

Ya con 47 años, se casó con una mujer. Por aquella época ya se podía. Mi tatarabuela inició un camino de sanación dentro de mi familia.

Su nombre era Aurora, como el mío, y hoy viajó al futuro para charlar conmigo. Hemos preparado café y me ha dicho: No dejes de disfrutar de la mejora por la que todas, juntas, luchamos tanto. Recuérdanos y celébranos. Y no dejes de respirar libertad.

Me gusta mi tatarabuela. Tenemos cosas en común, aparte del nombre y un número de genes importante. Ella mató para vivir y hoy, décadas después, eso me parece una hazaña de héroes, de esas que hacen historia; solo que en este caso la gesta la protagoniza una mujer.

Aurora, la heroína, mi tatarabuela, mi amiga.

Récuerdanos y celébranos_ diciembre18_Feminismo Futuro_Proyecto Kahlo_Feminismo
Ilustración de Charlie de Nova

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies