Dietland

El décimo capítulo de Dietland acaba. Tengo rabia, odio, y ganas de pertenecer a Jennifer, grupo de guerrilla ficticio, y cargarme a todo tío viviente que haga el mal hacia las mujeres.

Ilustración: Elisa Sancho

Sí, habla la entraña, y en esto no está muy de acuerdo con la razón, pero la ficción (y la emoción) son así.

Esta serie está protagonizada por Plum, Joy Nash, una mujer blanca, norteamericana, gorda, que trabaja como escritora fantasma para la revista Daisy Chain, una publicación estereotípica dirigida a adolescentes mujeres cuyos temas principales son la belleza y el culto al cuerpo normativo deseable: blanco, delgado, atlético. Plum, quiere realizarse una operación gástrica para reducir peso, y mientras ahorra con su trabajo en la revista, también hace tartas para venderlas en el café de su mejor amigo.

Plum tiene clarísimo que su cuerpo no es bienvenido, ni bien-tratado en esta sociedad. El odio a sí misma ha sido alimentado desde pequeña y las dietas se han ido sucediendo una tras otra. De repente, conoce a Varena Baptist, Robin Weigert, una terapeuta de body-positive. Una mujer blanca de clase alta, que le ofrece 20.000 $ si sigue su plan, no sabemos muy bien para qué, y por qué, aunque los métodos son de sofá, autoescucha y autoaceptación. Mientras tanto, en la sociedad ficticia estadounidense, un grupo de guerrilla llamado Jennifer está asesinando a hombres que han cometido abusos sexuales y violencia contra las mujeres, y eso está haciendo que los medios de comunicación y les protagonistas estén en alerta.

Dietland está basada en el libro del mismo título Dietland, escrito por Sarai Walker y publicado en 2015. Esta autora dice que se inspiró en El club de la lucha, dirigida por David Fincher en 1999, porque le fascinó la construcción social de la masculinidad y de género que se hacia en la película, y quería hacer lo mismo desde una perspectiva feminista.

La adaptación esta hecha por Marti Noxon, escritora y productora ejecutiva de Buffy Cazavampiros. Esta mujer, que padeció desordenes alimenticios y fue víctima de violencia sexual, quiso crear una serie donde la gordofobia, la misoginia, la hipersexualización y la vergüenza hacia nuestro propio cuerpo fueran los temas principales de una maraña de tramas y personajes femeninos muy potentes.

Dietland propone muchos de los temas que vertebran el feminismo blanco occidental, y lo hace desde un formato, la comedia dramática, con tintes de thriller feminista. Dietland hará que te cuestiones si quieres seguir formando parte del feminismo entendido como movimiento, ciencia y teoría política y social pacifista. O si te gustaría ser parte de ese grupo ficticio llamado Jennifer y tomarte la justicia por tu mano. 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies