BDSM feminista

Cuando escribí el artículo Sexo feminista me dejé la parte del BDSM para otro artículo y así darle el espacio que se merece. Y aquí me tenéis.

BDSM Feminista_julio18_proyectokahlo_feminismo
Ilustración de Javitxuela

Si el sexo es un tema tabú, el BDSM ya ni te cuento. Es algo que a muchas personas les acompleja reconocer porque sienten que cuando lo hacen se les va a juzgar o se les va a mirar de otra forma. Además está también la falta de educación en el tema -la ignorancia es atrevida- y hay personas que piensan que si, por ejemplo, a alguien le excita sentir cierto grado de dolor en el terreno sexual o bien tiene un trastorno mental, o ha sufrido un abuso en su infancia -las churras y las merinas- o eso implica que también le guste fuera de ese contexto.

Locura. Pero si partimos de “referentes” como 50 sombras de Grey, normal que sucedan estas cosas.

Si sumamos a esa ignorancia todos los prejuicios que van asociados ya tenemos un mix genial. Y si además, le añadimos el ser mujer es el no va más. Por eso no son pocas las mujeres que, gustándoles estas prácticas, se sienten inseguras por si el feminismo no cuaja con esta idea.

Vamos a ir viendo de donde viene cada letra para que sepamos de qué estamos hablando ya que igual has practicado algo de BDSM y ni te has parado a pensarlo:

BBondage: atar o que te aten.
Para ello se pueden utilizar cuerdas, telas, esposas, cadenas,… Lo que queramos que nos sirva a este fin.

D: la comparten la Disciplina y la dominación.
Disciplina: Normas y castigos por incumplimiento de las mismas.
Dominación: La persona que lleva el rol dominante, es decir, lleva la voz cantante.

S: la comparten la Sumisión y el Sadismo.
Sumisión: La persona que lleva el rol sumiso, es decir, la dominada.
Sadismo: Obtengo placer por causar dolor en la otra persona.

MMasoquismo: Obtengo placer al experimentar dolor.

Todo esto, dicho así, hay a personas que les puede provocar rechazo pero tenemos que partir de varias cositas como que absolutamente todas las prácticas son consensuadas, consentidas, pactadas y sanas. Que existe una palabra de seguridad para que, en el momento que algo ya no me produzca placer, pueda decirla e inmediatamente se pare lo que se está haciendo. Y, además, todo lo que se haga nace de nuestro placer y tiene como objetivo disfrutarlo y divertirse. El BDSM no es abuso, no es violación. De hecho lleva implícito un cuidado hacia la otra persona y un autocuidado que ya lo querríamos para todas las prácticas sexuales.

El rol de sumisa, es el que a muchas mujeres les puede rechinar un poco. ¿Por qué? Porque como el patriarcado nos quiere calladas, quietas y sumisas, cuando me meto en este papel -aunque sea en el terreno erótico- y además lo disfruto siento esa supuesta incongruencia.

La realidad es que nada tiene que ver. Si me gusta que me dominen en la cama, ¿soy menos feminista? NO.

Para empezar porque las relaciones BDSM no tienen porqué ser heterosexuales ergo si no te domina un hombre ya no habría duda.

Pero ¿y si eres hetero y sí es un hombre? Esa dominación de él hacia ti no va desde la superioridad del privilegio de ser “macho”. No nace desde un “yo soy el hombre y vengo a dominarte”. No nace desde la imposición. Lo hace desde el placer -el de los dos-, desde el erotismo. Y, además, es consensuado.

Son dudas y cuestiones que si nos planteásemos desde el otro rol -el de la mujer que prefiere dominar- no le daríamos tantas vueltas.

El BDSM es una forma de expresar tu sexualidad. Y todes tenemos que poder ser libres en este aspecto, ¿no creéis? ¿Cómo puede ser que tener relaciones sexuales consentidas sea antifeminista?

De hecho, si te gusta la sumisión en la cama, eres capaz de verbalizarla, aceptarla y luego disfrutarla, lo único que veo que te puede pasar es que te empoderes. Porque al final, estás haciendo lo que te gusta, como te gusta, como quieres y con quien te da la gana.

Y así tendría que ser siempre la sexualidad: desde la libertad, el placer y el consentimiento.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies