Cómo usar tu ciclo menstrual para impulsar tu creatividad

Una frida comparte con nosotros su secreto sobre cómo usar tu ciclo menstrual para impulsar tu creatividad  y además multiplicar tus días felices.

 

Proyecto Kahlo_feminismo_Mayo18_creatividad_ciclo
Ilustración de Yolanda

Si has observado tu ciclo ya habrás notado que hay días en los que te quieres comer al mundo y
tus proyectos se mueven a velocidades granDiosas; pero también hay otros en los que tu cama
es un pulpo de mil tentáculos que no te suelta, dejando a tus proyectos atascados como tú entre
las sábanas. Déjame decirte que no eres tú, ni la cama, ni el frío mañanero. Ni siquiera es tu
flojera. Son tus hormonas las que hacen que al levantarte te sientas fresca y lista para tener un día genial o como si tu cama-pulpo acabara de vomitarte.

Y bueno, no te diré que puedes evitar sentirte cansada y sin ganas de hacer nada. Eso es,
lamentablemente, imposible. Tendrás que seguir lidiando con esa sensación, como las demás
mortales. Lo que sí te digo (y esta es la parte genial) es que puedes aprovechar los días de
máxima energía, al saber cuándo ocurrirán y planificarlos adecuadamente para crear lo que
quieras. Además, también sabrás cuándo serán los días de baja energía para que puedas darte
permiso de descansar. Y por si fuera poco (y aquí viene la mejor parte) multiplicar los días de
mucha energía.

Recuerda que ya te advertí que no podías eliminar los días flojos, forma parte de ser
humanas, pero sí es posible tener más días fenomenales.

Empecemos.

Lo primero que hay que entender es que esta sensación de estar arriba y luego abajo y luego
arriba y así infinito, se debe a las hormonas de nuestro ciclo menstrual. Y podría hablar harto de
los estrógenos y la progesterona, pero la energía psíquica correspondiente a cada fase de la
menstruación la entendemos mejor con los arquetipos. Aquí una explicación muy corta, si quieres
saber más tendrás que leer aquí.

Cuatro fases, cuatro arquetipos.
La fase menstrual, asociada a la Anciana Sabia empieza con el sangrado. Las características de
este arquetipo son: lentitud, pesadez, cansancio, sueño, emocionalidad e intuición despierta.
Imagina a esa abuelita que siempre te da el consejo preciso y entenderás clarito cómo es este
arquetipo.
La fase preovulatoria, desde que el sangrado termina hasta la ovulación, está asociada a la
Doncella. Las características de este arquetipo son: alegría, jovialidad, energía, sensación de libertad y de que todo es posible. Una joven de 21 años que quiere comerse el mundo es un
ejemplo perfecto.
La fase ovulatoria, está asociada a la Madre. Las características de este arquetipo son: ternura,
empatía, ganas de cuidar/nutrir a los demás, energía madura y enfocada.
La fase premenstrual, después de la ovulación y hasta el sangrado, está asociada a la
Hechicera. Las características de este arquetipo son: energía creativa acelerada, ganas de andar
solas y enfocadas en nuestros proyectos (lo que nos hace parecer gruñonas). El ejemplo es una
mujer de 45-50 años cuyos hijos ya crecieron y decide viajar por el mundo. (Sí, así de bella puede
ser nuestra fase premenstrual)

Ahora, ¿cómo usamos esta información para aprovechar esas energías, alimentar nuestros
proyectos y multiplicar los días geniales?

Primero: Observar y anotar. Como buenas auto-investigadoras, nos observamos cada día y anotamos cómo nuestra energía va cambiando. Los arquetipos son solamente una guía. Seamos flexibles.
Segundo: Agendar. Una vez que hayamos anotado los cambios de cada fase, agendamos de acuerdo a eso, así aprovecharemos la energía al máximo. Poner una reunión con alguien con quién tenemos diferencias es una idea TERRIBLE para un día de sangrado pero perfecta para la fase preovulatoria.

Y así con todo.

A medida que probemos qué va mejor en cuál fase, nuestros días buenos se multiplicarán, porque
sabremos anticipadamente nuestros deseos e inclinaciones durante cada día del ciclo y trabajaremos en armonía con él, usándolo a favor y no en contra.

Ideas para agendar:

  • Si necesito reflexionar sobre un proyecto lo agendo durante mi sangrado, cuando mi intuición está despierta. Además, puedo llevar a cabo las ideas que tuve inmediatamente cuando el sangrado termine y comprobar muy pronto, si me sirven o no. (Para las impacientes como yo, es perfecto)
  • Si quiero hacer mucho en poco tiempo, agendo para los días de la Doncella, cuando estaré con más energía. Así alimento la idea de ser una supermujer, aunque sólo por unos días, pero algo es algo.
  • Si tengo un proyecto estancado agendo agilizarlo durante la Hechicera. Esto por dos razones: 1. Si necesito ideas nuevas, durante esos días mi creatividad no tiene filtros, suelo tener muchas y muy locas y eso me emociona. 2. Si al final nada funciona, la Hechicera me permite desechar todo sin remordimientos. Win-Win! (Esto también sirve si quieres cerrar un proyecto y/o relación y no sabes cómo. Advertencia: Si estás cargada de mucha rabia respecto a lo que quieres terminar, es muy posible que hieras a alguien. Úsala con cuidado.)
  • Si quiero darle atención a un proyecto y/o relación, lo agendo para mi fase ovulatoria. La Madre es mi mejor aliada para cuidar proyectos y relaciones. Ella también ayuda a reconstruir lo que la Hechicera destruye. Pero está atenta pues le cuesta deshacerse de los abusadores.

Tercer y último consejo (Para multiplicar los días geniales, este es el más importante): Descansar, descansar, descansar, especialmente alrededor del sangrado. El descanso menstrual es lo más importante. Y sí, entiendo que es difícil, porque somos supermujeres, superocupadas, supermodernas y blah blah blah. Pero no somos máquinas. Y definitivamente, no tenemos que estar activas, frescas y sonrientes todo el tiempo. ¿Recuerdan cuando les dije que no era posible? Bueno, hablaba en serio.
Descansar es la clave para multiplicar nuestros días geniales. Si descansan alrededor del sangrado, se sentirán muchísimo mejor durante el resto del ciclo. Ya ni sé cuántas mujeres me han dicho que es imposible descansar por les hijes, por el esposo, por el trabajo, por el perro y por el gato, y cuando lo hacen, me cuentan que se sintieron geniales. (Se los dije -.-)

Entonces recapitulando, los pasos son: 1. Observar y anotar, 2. Agendar de acuerdo con lo
observado, 3. Descansar. Más sencillo, imposible y el impacto será fenomenal.

Definitivamente, vale la pena probar.

 

Luz de Luna

Blog : https://mujerhechaamano.wordpress.com/

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies