La belleza de lo cotidiano

Miriam nos enseña la belleza de lo cotidiano en la ciudad, en el pueblo, a través de preciosas fotografías.

A menudo, me aconsejan que vaya a visitar grandes ciudades para, seguidamente, sacar grandes fotografías. Cuando pienso en Ciudad y Fotografía, enseguida se me viene a la mente la fotógrafa Vivian Maier.

Vivian Maier, Autorretrato, 1950


Vivian Maier fue una fotógrafa autodidacta que capturó la magia de New York y Chicago en las décadas de 1950 y 1990. Cuando hablo de magia, me refiero a lo cotidiano.

Vivian Maier

Para mí, lo cotidiano no es más que la belleza de los pequeños detalles del día a día. Las luces y las sombras. Esa belleza casi desapercibida que hace que, al fin y al cabo, todo tenga sentido. Y, Vivian Maier, sabía capturarla a la perfección. Y, ¿sabéis qué?, su mirada ya es legado.

Vivian Maier, Kiddieland, 1966

 

Vivian Maier, Nueva York, 1954

Pero, ¿dónde se encuentra la belleza de lo cotidiano? ¿Acaso en los pueblos no se encuentra también? ¿Por qué nadie me aconseja que vaya a fotografiar a los pueblos? (¿Por qué la gente aconseja? Jajaja) ¿Por qué algunos lugares valen más que otros? ¿No será que, realmente, la clave es el hecho de saber mirar?

Miriam Sánchez M., Barbate, Cádiz, 2016

Vivo en un pueblo que me ha enseñado la grandeza de lo pequeño. Mis fotos hablan de vecinas, amigas, tendederos sabios y comunas hechas de arrugas y perejil, entre otros temas. ¿Por qué el discurso hegemónico me quiere implantar una mirada que, realmente, no es la que vale? ¿Qué es lo que vale?

Miriam Sánchez M., Taconeos de revolución, Barbate, Cádiz, 2017

 

Miriam Sánchez M., Comunidad, Barbate, Cádiz, 2017

 

Miriam Sánchez M., Barbate, Cádiz, 2017


Y a ti, ¿a dónde te gusta ir a fotografiar? ¿Te atreves a compartir con nosotres en los comentarios tus fotografías? 😉

Curiosidades:
*Documental sobre Vivian Maier

1 Comentario

Deja una respuesta

Navegar