Olga de Dios, ilustraciones monstruosas

Le hemos hecho una entrevista a Olga de Dios, ilustradora y creadora de libros infantiles ¿La clave de su éxito? Sus personajes monstruosos viven historias que fomentan la diversidad, promueven reflexiones y pensamiento crítico en la infancia.

 

Olga de Dios tras una de sus ilustraciones para “Leotolda”

Dices que pese a haber dibujado siempre, es a los 30 cuando decides estudiar ilustración. ¿Qué te motivó a estudiar ilustración? ¿Por qué te especializas en ilustración infantil?

Desde niña sentí gran pasión por el dibujo y dedicaba mucho tiempo a ello pero me transmitieron que el arte no era una forma de vida y con ese condicionamiento dirigí mis estudios hacia la arquitectura. Tuvieron que pasar muchos años, fue al cumplir 30 cuando decidí ampliar mis estudios como ilustradora. Dirigir mis ilustraciones a la infancia fue algo que descubrí motivada por mis colaboraciones con el activismo LGTBI. Sentí que era necesario crear más materiales para trabajar la diversidad y que mis personajes monstruosos y optimistas podrían servir para ello.

¿Por qué monstruos y ceras Manley?

Me gusta mucho dibujar con Ceras Manley porque son una técnica infantil que se utiliza mucho en los colegios. Yo las utilicé durante mi infancia y solo su olor me provoca un viaje en el tiempo. Durante mi paso por la escuela de ilustración me enseñaron cómo utilizarlas y descubrí todas las posibilidades que tienen como técnica de ilustración, desde entonces no he dejado de practicar.

Dibujo personajes constantemente, los numero y catalogo. De esta obsesión he creado un proyecto artístico que he llamado Museo de Ceras y que ya cuenta con más de 200 personajes. Son seres no humanos, algunos monstruos otros no, pero todos expresan sentimientos que luego utilizo en mis historias. Actualmente podéis ver una selección de estos dibujos originales en la galería Swinton Gallery de Madrid. Me gusta mucho utilizar este tipo de personajes monstruosos porque siento que cualquier persona puede sentirse representada. Evito dibujar niñas o niños porque eso me obliga a discriminar y a decidir cosas como su color de piel, tipo de peinado … además pienso que todas las personas somos monstruosamente diferentes.

 

¿De dónde surgen las ideas de tus historias?

Las ideas surgen de lo que me rodea, de la sociedad en la que vivo y de cómo me gustaría que fuera.
En cuanto a la parte artística mi trabajo se inspira en los colores flúor de los noventa, en la estética de personajes entrañables que marcaron mi infancia desde Pippi Lanmstrung a Espinete o en el arte urbano más contemporáneo. Mi objetivo con la ilustración es llegar a transmitir emociones y sentimientos que nos acompañan a todos los seres humanos.

Respecto a los contenidos que trato en mis libros me centro en la transmisión de valores solidarios y la divulgación de algunos temas como la diversidad afectivo sexual y otras diversidades, la igualdad de género y la aceptación de identidades diferentes a las normativas, el respeto al medio ambiente, el fomento de un consumo responsable o la transmisión de la cultura libre.
En general intento crear obras con sensibilidad artística y contenidos esperanzadores que nos motiven a construir colectivamente un mundo mejor.

Para ti es muy importante transmitir valores con las historias que cuentas. ¿Crees que hay pocos referentes/líneas de trabajo que transmitan valores en la infancia?

Creo que cada día hay más trabajos que aportan referentes diversos, que fomentan la igualdad, que promueven reflexiones y el pensamiento crítico en la infancia. Sin embargo, es una realidad que muchos de los libros que se dirigen a la infancia continúan perpetuando modelos heteronormativos muy restrictivos y que sin duda tenemos que trabajar mucho para transformarlo.

 

Toda la colección en www.olgadedios.es

Alguna vez te he escuchado contando tus historias a peques y me ha llamado la atención la forma en cómo lo haces, ya que perfectamente podrías estar ante un público adulto que les contarías el cuento de la misma forma (mismo tono de voz, gestualidad…). ¿Por qué tratar a todo el mundo tenga la edad que tenga de la misma forma es “lo raro”? ¿Qué estamos haciendo mal les adultes con respecto a les niñes?

A mí me sale natural tratar a la infancia de esa manera, no siento que por tener menos edad tengamos que hacer algo especial a la hora de comunicarnos con estas personas. Todos somos personas y queremos que nos traten con respeto. En general yo no tenía experiencia con infancia hasta que empecé a publicar libros, entonces empecé a relacionarme con niñas y niños y siempre me ha surgido de una manera natural. A día de hoy me siento muy cómoda con la infancia y me resultan personas muy interesantes. Para mí es muy halagador que valoren mi trabajo y lo encuentren interesante porque considero que son el público más exigente y sincero. No comparto los comportamientos adultocentristas que consideran que una persona adulta tiene más poder tan solo por su edad. Pienso que debemos considerar más a la infancia, la sociedad sería más rica y aprenderíamos mucho si escucháramos más a las niñas y niños.

 

Personajes que aparecen en “Buscar”

Me parece muy positivo que una mujer querida y admirada por mucha gente, sobre todo por niñes y sus familias, diga que es lesbiana. La bandera arcoiris aparece en todos tus libros con mayor o menor protagonismo ¿Forma parte de tu activismo LGTBI?

Sí. Como lesbiana yo he crecido en una sociedad sin referentes. En una época en la que no encontré mujeres con las que sentirme representada o que pudieran ayudarme a construir mi propia identidad. El movimiento LGTBI a lo largo de su historia ha trabajado por defender nuestros derechos y hacer que yo hoy pueda vivir y amar en libertad. Que pueda dedicarme a mi profesión en lugar de estar luchando por mis derechos fundamentales cada día es un privilegio que le debo al movimiento LGTBI y a los movimientos feministas, este compromiso está muy presente en mi vida y es por ello que lo transmito en mi obra.

Visibilizar mi lesbianismo considero que es un acto de responsabilidad social al ampliar referentes y mostrar de manera natural que en esta sociedad existimos muchas mujeres no heterosexuales.
Que niñas, niños y familias reconozcan realidades no normativas considero que es muy enriquecedor y que favorece a hacer una sociedad más rica y tolerante.
El arcoíris es un fenómeno precioso de la naturaleza que siempre utilizo en mis ilustraciones, y además el arcoirís es un símbolo del movimiento LGTBI, de la defensa de la diversidad y de la libertad. Por todo ello me encanta dibujarlo y lo hago siempre que encuentro ocasión.

 

Ilustración de su primer libro “Monstruo rosa”

“Rana de tres ojos” es como “Pájaro amarillo” un personaje sacado de tu primer libro “Monstruo rosa” ¿Cómo surgen estos proyectos? ¿Pensaste que saldrían de esta historia otras nuevas? ¿Y que llegarían por ejemplo hasta Japón?

El origen de esta colección fue Monstruo Rosa. En este primer libro su protagonista conoce otros personajes diferentes. Inicialmente dibujé estos personajes como muestra de la diversidad de nuestra sociedad, no me había imaginado sus historias. Fue después del apoyo que recibí con este primer libro cuando me propusieron hacer una colección, entonces me pareció interesante contar las vidas de cada uno de estos personajes tratando diferentes temas en cada libro.
Con Monstruo Rosa hablé del valor positivo que tiene la diversidad en nuestra sociedad. Con Pájaro Amarillo traté el tema de la cultura libre mediante un cuento sobre el valor de compartir y que nos invita a liberar nuestras ideas por el bien común. Y en este último libro Rana de Tres Ojos nos ponemos en la piel de un anfibio para sensibilizarnos sobre los daños irreparables que nuestro sistema de consumo provoca al medio ambiente.

Yo inicialmente nunca me imaginé que estas historias serían traducidas a tantos idiomas o compartidas en países como China o Japón. Cuando personas de países tan lejanos me transmiten que se han sentido representadas por Monstruo Rosa siento que hay algo que nos une por encima de todas las lenguas o culturas y me provoca un sentimiento esperanzador.

 

“Rana de tres ojos” su último libro

Una de las cosas que más valoro en tus historias es que los valores que transmites en ellas también nos llegan a les adultes. Por ejemplo ahora con tu último libro “Rana de tres ojos” hablas de responsabilidad y medio ambiente, algo que muches deberíamos tener más presente. ¿Conseguirá “Rana de tres ojos” motivarnos a adultes y peques para buscar soluciones en común?

En este cuento trataba de motivarnos a buscar soluciones colectivamente y a convertir esos primeros gritos de rabia en acciones colectivas. La relación entre Rana de tres ojos y su abuela trata de expresar la importancia de trabajar conjuntamente entre personas adultas y peques. Es muy importante para Rana de tres ojos saber de boca de su abuela que antes su entorno estaba limpio y era un lugar donde vivía mucha gente, intentaba explicar que necesitamos conocer nuestra historia y que nuestras abuelas tienen mucho que aportar en esta búsqueda de soluciones a las crisis que vivimos.

Y ya para terminar cuéntanos una anécdota que te guste recordar y que te apetezca compartir con nosotres.

Cuando dedico libros a niñas y niños acostumbro a hacerles un dibujo, entonces les pregunto qué personaje quieren que les dibuje. En una ocasión una niña muy alegre me respondió sin ninguna duda que el personaje que quería era El Arcoíris. Me pareció fantástico y desde entonces estoy buscando la manera de hacer un libro con El Arcoíris como personaje protagonista.

 

El Arcoiris además como símbolo de diversidad y libertad

¡Muchísimas gracias Olga! ¡Eres monstruosamente genial!

Para seguir sus aventuras, decargarte sus coloreables, ver si pasa por tu ciudad a presentar alguno de sus libros y saber un poco más sobre ella pásate por su web: www.olgadedios.es Ahora mismo Olga se encuentra colaborando con esta campaña de Amnistía Internacional Regala tus palabras.

 

Olga de Dios posando con las postales que ha ilustrado para Regala tus palabras

 

Deja una respuesta

Navegar