Cine y tradiciones: Mujeres entre dos mundos.

¿Decimos adiós a las tradiciones o las mantenemos como legado de un pasado que honrar?

Ilustración de Laura Farlete

Las tradiciones siempre se han movido entre dos aguas enfrentadas, dos perspectivas diferentes de quienes la consideran como conceptos rancios que se aglutinan alrededor un pasado anticuado que poco que tiene que ver con el mundo contemporáneo frente a quienes las ven como un lugar de encuentro entre generaciones y de homenaje a la historia de los pueblos, al folklore y al respeto por la cultura.

Podríamos estar horas debatiendo sobre la idoneidad de mantener ciertas tradiciones controvertidas o la delgada línea que a veces separa las dos concepciones anteriores, pero como aquí sólo hablamos de cine dejaremos que cada película conteste esas preguntas dese su subjetividad de objeto de entretenimiento y pieza de arte.

 

Lady Macbeth 

“Si te comportas como un animal,  te trataré como un animal”.

Una chica joven de la Inglaterra del siglo XIX se casa por imposición con un marido mucho mayor que ella al que sólo le interesa como objeto sexual. Su suegro la trata tiránicamente y no la deja salir de la casa. Pero la libertad que la protagonista experimenta en las largas ausencias de ambos será difícil de enclaustrar.

Con cara de no matar a una mosca…

Para mí una de las mejores películas del 2017, que ha pasado inadvertida en nuestros cines. Sencilla, con un aire indie de época y con un guión adaptado sublime, esta película pone en clave de drama-thriller la lucha de una mujer por ser libre de una manera que te sorprenderá. ¿El fin justifica los medios? Al final del film no sabrás si la quieres o la odias sencillamente porque la mentalidad del personaje es indescifrable. Y ahí radica lo mejor de esta película, la moralidad de la protagonista.

Adaptación de la novela de Lady Macbeth de Mtsensk de Nikolái Leskov (1865) con uno de los primeros personajes feministas de la historia de la literatura.

Preciosa fotografía.

 

Los puentes de Madison

“Este tipo de certeza se siente sólo una vez en la vida”

Clásico moderno sobre el amor a una edad madura. Francesca Johnson (Meryl Streep), una ama de casa que pasa sola unos días sin su familia, conoce a Robert Kincaid (Clint Eastwood), que va a realizar un reportaje fotográfico cerca de su casa y entre ellos surge un flechazo instantáneo.

“Pensé que él había estado allí solo unos momentos antes. Estaba tumbada, donde el agua se había deslizado por todo su cuerpo. Y me pareció intensamente erótico. Casi todo lo relacionado con Robert había empezado a parecerme erótico.”

Este melodrama ambientado en los años 60, está dirigido por el propio Eastwood adaptando la novela de Robert James Waller. Sugiere cuestiones importantes como la infidelidad, la renuncia a los sueños profesionales o la concepción de matrimonio tradicional. Temas de los que podemos extraer interesantes análisis desde una perceptiva de género (aun sin habérselo propuesto) dentro de un contexto de amor romántico en la edad madura a la que no estamos acostumbrados por Hollywood. A propósito de ello, recomendamos el trabajo de Sonia Herrera Sánchez, “Los puentes de Madison: una perspectiva de género donde podrás profundizar más sobre el tema.

Y …¿que decir de la pareja protagonista? Tal vez no asistamos a sus mejores trabajos pero estamos ante dos de los actores mas reconocidos de Hollywood.

¡Atentos a la escena final!

 

Agua

“Una viuda debe sufrir hasta que muere, Debe ser comedida y casta, una esposa que permanece casta tras la muerte de su esposo que va al cielo, una mujer que es infiel vuelve a nacer en el vientre de un chacal.” (Textos sagrados del hinduismo).

En la India colonial, las tradiciones son las que dictaminan el camino de sus habitantes y cuando casan a Chuyia (Sarala) una niña de ocho años con un hombre mayor que ella y moribundo su destino será cruelmente sellado hacía el sufrimiento.  Las viudas son encerradas en el ashram, un lugar de enclaustramiento donde el fin es guardar luto y honrar la memoria de sus maridos de por vida, despojándolas de una identidad propia.

La directora del film, Deepa Mehta.

Deepa Mehta,  dirige y firma el guión de la más famosas de sus películas, otro melodrama con algunas debilidades en la forma que supera, con buena nota, gracias a sus poderosas imágenes  y al trasfondo de denuncia. No en vano, estuvo nominada al Oscar a mejor película de habla no inglesa. Sin embargo, la película sufrió importantes presiones por fundamentalistas religiosos que retrasaron el rodaje y su posterior estreno durante cuatro años. Muy a pesar de ellos, se convirtió en un éxito de crítica y público.

Igualmente, recomendamos cualquiera de las otras dos que suman su trilogía “Elementos”, las películas Tierra y Fuego siempre retratando la sociedad hindú como telón de fondo.

Una historia triste y conmovedora donde se pone en tela de juicio si la fe es suficiente para sustentar la conciencia.

 

 

Deja una respuesta

Navegar