La moda no es feminista

A partir del auge de prendas con lemas feministas en pasarelas y tiendas de moda, analizamos la doble moral de una industria que no se preocupa por el bienestar de las mujeres. La moda no es feminista.

la moda no es feminista
Yannis Vlamos / Indigital.tv

En julio del año pasado la firma francesa Dior fichaba a Maria Grazia como nueva directora creativa. Los medios “especializados” vendieron la noticia como una revolución feminista ya que hasta entonces el cargo de director creativo de Dior siempre había recaído en un hombre. Sin embargo, el hecho de que se considere un acto feminista que una mujer sea la directora creativa de Dior deja en evidencia el machismo que durante años ha reinado (y reina) en la firma francesa. Es muy triste que una marca fundada en los años 50 haya tardado más de 60 años en tener a una mujer como directora creativa.

Pero al conglomerado empresarial LVMH, propietario de la firma, esto le da exactamente lo mismo y en el primer desfile con prendas diseñadas íntegramente por Maria Grazia quedó claro que su intención es seguir jugando a ser feministas pero sin serlo. Camisetas con mensajes del tipo “We should all be feminists” (Todes deberíamos ser feministes) o “The Future is female” (El futuro es femenino) desfilaron en la primera colección de Grazia. A nadie sorprendió que estas camisetas se agotaran al poco de salir a la venta. Todas las famosas, influencers, bloggeras o lo que quiera que sean paseaban por la calle con su camiseta sintiéndose feministas y probablemente hasta convencidas de que estaban ayudando a la sociedad. La propia firma subió una foto a Instagram de Maria Grazia afirmando que su directora creativa se había unido al movimiento feminista poniéndose la dichosa camiseta.

“No sé qué es peor, si Dior plagiando esta icónica camiseta de 1975 diseñada por una lesbiana que donó todos los beneficios a proyectos de planificación familiar, o que Bella Hadid la lleve puesta. Debería darte vergüenza.”

Lo que Dior, Maria Grazia y todas las personas que llevan sus camisetas no deben saber es que tener una camiseta blanca de algodón de más de 500 euros no te vuelve automáticamente feminista. No sirve de nada hacer como Chiara Ferragni que presume de camiseta, e incluso vende sus propias camisetas “feministas”, pero nunca ha hablado a sus más de 9 millones de seguidores en Instagram sobre feminismo. Tampoco sirve de nada este mensaje feminista que ahora vende Dior si siguen presumiendo de haber inventado el New Look, esa estética que en los años 50 martirizó a las mujeres exigiéndoles una cintura tan estrecha que la única forma de conseguirla era usando corsés muy apretados. Susan Faludi recoge en su libro Backlash: The Undeclared War Against American Women unas declaraciones del propio Christian Dior en las que afirmaba que las mujeres que más protestaban por el New Look serían las primeras en llevarlo porque nada ni nadie puede parar a la moda.

Lo de Dior y Maria Grazia se quedaría en una mera anécdota si no fuera porque no es la única firma de moda que se cree feminista y no lo es. El desfile de la colección Primavera/Verano 2015 de Chanel emulaba una marcha feminista. Las modelos desfilaron portando pancartas con mensajes como “Divorcio para todos” o “Sé tu propia estilista”. Por lo visto, cuando Karl Lagerfeld (director creativo de Chanel) diseñó la colección, no recordaba su frase “Jamás fui feminista porque no soy lo suficientemente feo” o aquella vez que dijo que las mujeres con curvas no interesaban a nadie.

Yannis Vlamos / Indigital.tv

La firma low cost H&M también se apuntó al “feminismo” con esta camiseta. Lo que H&M no cuenta es que probablemente esa camiseta este cosida por una mujer que trabaja en condiciones infrahumanas en una de sus muchas fábricas clandestinas. Algo parecido ocurrió con la camiseta “This is what a feminist looks like” con la que muches famoses, entre ellas Emma Watson, fueron fotografiades para la revista Elle allá por 2014. El problema vino cuando Mail One Sunday descubrió que esas camisetas estaban fabricadas en Camboya por mujeres que apenas cobraban 120 libras al mes.

Casos como estos hay miles y todos ellos dejan algo muy claro: la industria de la moda puede responder a varios calificativos, pero “feminista” no es uno de ellos. Si las firmas de moda tuvieran un interés real en promover el feminismo y ayudar no sólo a las mujeres sino a la sociedad en general, dejarían de anunciarse en revistas que promuevan ideales de belleza poco saludables, no fabricarían en lugares en los que las condiciones laborales no sean las apropiadas, no contratarían a personas que piensan como Karl Lagerfeld, etc. Vender camisetas aprovechándose de un movimiento social tan importante como el feminismo es capitalismo de la peor calaña.

 

Guardar

2 Comentarios

  1. Bueno, nos estamos refiriendo a moda mainstream.
    También hay firmas que se consideran feministas y fabrican su ropa de moda ética y pagando a sus trabajadorxs de manera justa.
    (Con esto no os quito razón en absoluto, solo especifico)

    Gran artículo, de todas maneras 🙂

  2. syl hanris

    nada mas alejado del los ideales del feminismo que la industria de la moda jajaja

Navegar