¿Estamos tan locas?

¿Estamos tan locas? El feminismo es la herramienta para saber que no.

estamos locas_proyecto kahlo_feminismo
Ilustración de Laura Farlete

Leer Neoliberalismo sexual de Ana de Miguel. Ver películas, especialmente documentales, sobre mujeres olvidadas en la historia. Oír hablar a tu alrededor sobre educación sexual, sus beneficios y su ausencia. Observar la realidad día tras día. Tu realidad. Pensar que lo que te ocurre, pasa por que sí, por el azar, el destino, x…en verdad da igual por qué pasa, pero eres mujer y la palabra desigualdad de repente lo invade todo. Vas a la compra y ves desigualdad. Vas conduciendo el coche y vives desigualdad. Vas de la mano por la calle con tu pareja y experimentas desigualdad. Te sientas a tomar un cafe, y te cabreas por tanta desigualdad. La realidad es desigual, y qué casualidad que el 52% de las personas que habitan el mundo sean mujeres, y sean las personas que más perjudicadas se ven por esa desigualdad.

La cuestión es histórica, vamos, que viene de largo, y mientras la presencia de la mujer en:

  • Las élites público- políticas es mínima.
  • El ámbito financiero empresarial, insignificante.
  • Los medios de comunicación no llega al 4%.
  • La academia y el saber, 5%.
  • La creatividad, en cuanto a apoyo público, no privado…es irrisoria.
  • Religioso-eclesiástico…ejem.

Mientras esto ocurre, hay gente que se dedica a llamar feminazis, locas feministas a todas aquellas personas que reivindican los mismos derechos y trato para todes. ¿De verdad creéis que estamos tan locas?

Hemos conseguido el voto, poder estudiar y trabajar, el derecho al aborto, el divorcio, vivir tu sexualidad libremente, besarse por la calle, ser un referente; ser elegible como política, salir de las norma de género…hemos conseguido todo esto porque estamos locas.

El feminismo debe ser la enfermedad, no el sistema patriarcal.

El feminismo es una ideología, una ciencia y teoría política que esta vinculado a las universidades desde los sesenta, aunque exista desde hace mucho. Gracias a estar hecho por mujeres, contamos con menor legitimidad y menor presupuesto e inversión económica en los estudios feministas. Pero, oiga, nosotras estamos locas. Contamos con la mitad del presupuesto para rodar una película, pero oiga, nosotras, estamos locas.

Y no me lo invento. Para aquellas personas que aun estén un poco reticentes a creer en esta realidad, aquí os dejo una serie de películas que nos muestran los testimonios de mujeres grandiosas: trabajadoras domésticas, políticas, guerrilleras, académicas,… A todas ellas, gracias por vuestra locura.

CUIDADO RESBALA

http://cuidadoresbala.com/el-documental/

Quiero mis derechos y mis izquierdos también, lo quiero todo. 

El problema deriva de una gestión individual de la vida. No nos responsabilizamos de nuestras cosas. Dedico como hombre blanco heteropatriarcal, 12 horas a mi trabajo, y mi casa y mis hijos los cuida una mujer que viene de otro país, y la pido que haga la tarea de 4 personas en 1 (esclava, criada, cocinera, conductora, educadora, idiomas…)

LAS CONSTITUYENTES

LAS CONSTITUYENTES, de Oliva Acosta from Olivavá Producciones on Vimeo.

¿Estaremos preparadas para luchar como hemos dicho que lo haríamos? Las mujeres tenemos que hacer política, sino lo van a hacer por nosotras. Existen unas exigencias al cv femenino, que no hay para el masculino. Queremos ser juzgadas de la misma manera. Carmen Alborch.

¿Queremos hombres (tiburones) que no cuidan su vida privada, que cuiden de nuestras instituciones públicas, de nuestra política? Eso (ser tiburón) no es un valor, es un contra valor. Inés Sabanés.

INDOMABLES, UNA HISTORIA DE MUJERES LIBRES

A mediados de 1936 aparecía el primer número de la revista Mujeres Libres. Un año después, en agosto de 1937, se celebraba en Valencia el primer congreso estatal de la Federación Nacional de Mujeres Libres, una organización feminista de corte anarquista que tenía como objetivo que las mujeres se liberasen por ellas mismas de la cruel servidumbre de la ignorancia.

El anarquismo es polémico, quiere una comunicación libre, horizontal con discusión, sin opresión. Los obreros no aceptaban a la mujer, al grupo mujeres libres. Son machistas. No las dejaron formar parte del movimiento anarquista.

Deja una respuesta

Navegar