Les feministas que no amaban a otres feministas

Julia reflexiona en este texto sobre les feministas que no amaban a otres feministas o, dicho de otra manera, sobre personas que a veces no entienden que el feminismo es un movimiento diverso.

Les feministas que no amaban a otres feministas
Ilustración: Mitucami Mituca

El feminismo es una ensalada de frutas y verduras. Se puede aliñar de muchas maneras. Y en la variedad está el gusto. Existen muchas luchas, y como feministas, no tenemos que opinar ni pelear en todas.

El feminismo no es una competición. No hay un carnet por puntos de feminista. No hay femividas que cazar. No tenemos que nombrarnos unes a otres como si nos odiásemos. ¿Para qué? Esto del feminismo no es unitario, ni unívoco. Hay muchos caminos, hay muchas luchas, y no tienen por qué excluirse unas a otras. Hay cabida para muchas luchas en esto del feminismo.

¿Para qué excluir a les trans, o a les prosexo, o a los hombres, o a les cis, o a les musulmanes? Hay espacio para todes en el feminismo. Quiero decir que no todas las luchas pueden estar incluidas en nuestro radar, pero que no tenemos por qué desacreditarlas.

El lenguaje sexista no te molesta: genial, sigue con tu lucha. El debate en torno a la pornografía no te termina de interesar: abandónalo. La prostitución se te antoja un tema complicado: déjalo, habrá quien se encargue de él.

No tenemos por qué tener opinión sobre todo. Hay temas feministas que son profundamente complejos. No hace falta que como feministas escribamos en eldiario.es desacreditando la lucha de un grupo de feministas que se interesan por el BDSM como herramienta de liberación y empoderamiento. De verdad que no es necesario. Si tú consideras que la lucha está en otros lugares, usa tu energía para tus propias luchas y no para desacreditar la de otros colectivos y personas.

El feminismo es basto, ingente, inalcanzable. No nos empeñemos en estar metides en todos los cotarros, ¿no? Es insano y nos dejará muchos sinsabores, porque no podemos saber de todo. Y porque está bien cuestionarse, escuchar sobre luchas lejanas pero que nos conmueven, o sobre luchas cercanas que no nos importan demasiado.

Respeto. Sobre todo respeto, buena onda y orejas y corazones abiertos.

Los Comentarios están cerrados.

Navegar