Versace y las prostitutas

En 1992, Gianni Versace creó controversia con su provocativa colección Miss S&M, gracias a la combinación del barroco italiano y las referencias al BDSM.

 

Colección Miss S&M de Versace
Imagen: Condé Nast Archive

“No quiero ser una prostituta”, dijo la crítica de moda Suzy Menkes a la salida del desfile Miss S&M de Gianni Versace en 1992. No fue la única persona en opinar algo así de esa colección: Holly Burbach, por aquella época columnista de The New Yorker, afirmó que era incapaz de juzgar el aspecto creativo de la colección al sentirse demasiado ofendida como mujer; Susan Faludi, autora de Backlash: The Undeclared War Against Women, dudaba de que esa prendas coincidieran con las fantasías sexuales de las mujeres; y Michael Gross, periodista del New York, estaba convencido de que la colección Miss S&M era el equivalente en moda a la revista Playboy. ¿Pero que ocurrió aquella mañana de julio de 1992 en el Hotel Ritz de París para que se desatara tal polémica en la industria de la moda?

La polémica colección

Con Miss S&M, Gianni Versace pretendía combinar la cultura barroca de su Italia natal con los cowboys americanos. Y lo consiguió. Prendas de cuero o ante se mezclaban con otras con estampados barrocos. Pantalones anchos con flecos se complementaban con cinturones dorados tipo cadena. Sin embargo, Versace no decía toda la verdad cuando afirmaba que ese era el eje central de su colección. Prendas ajustadas con tiras en el escote imitando el uso de cuerdas en el bondage eclipsaron al mix barroco-cowboy. Y fueron precisamente estas prendas y no las otras las que levantaron polémica y dieron fama mundial a Versace. Pero Gianni ya sabía que esto pasaría mucho antes de que el desfile tuviera lugar, no en vano la colección se llama Miss S&M en clara referencia a las prácticas sexuales BDSM. En otras palabras, la firma italiana utilizó la sexualidad de las mujeres para generar controversia y, por ende, aumentar las ventas.

No obstante, esta no fue ni la primera ni la última vez que la industria de la moda hace uso de un tema serio para generar ventas. ¿Acaso en la actualidad Dior no esta utilizando el feminismo para vender más con las camisetas “We should all be feminists”? ¿Y no comercializaron en el 2015 Dolce & Gabbana con un modelo de familia tan tradicional que hasta Hazte Oír les hubiera aplaudido? En definitiva, los profesionales del sector están más que acostumbrados a este tipo de polémicas. Que Suzy Menkes y compañía salieran tan enfadadas del desfile Miss S&M no puede deberse únicamente a que hubiera vestidos con tiras en el escote.

Versace y las prostitutas

Quizás tengan algo que ver las numerosas declaraciones de Gianni Versace afirmando que la mayoría de sus colecciones están inspiradas en las prostitutas de Reggio Calabria, ciudad en la que creció. Porque sí, vestir como una puta está mal, muy mal. Christy Turlington, una de las modelos que participó en el desfile, tuvo que recalcar que las prendas de la colección Miss S&M no tenían nada que ver con su personalidad, no fueran a pensar que ella era una puta. Hasta Gianni Versace tuvo que dar una entrevista a raíz de la polémica afirmando que a él le gustaba lo vulgar. ¿Estaba insinuando que vestir como una puta implica ser vulgar? ¿Acaso las putas tienen una tienda en la que solo ellas pueden comprar ropa?

Colección Miss S&M de Versace
Imagen: Condé Nast Archive

Virginie Despentes, defensora de la prostitución (y con prostitución me refiero a mujeres que deciden dedicarse a ello por voluntad propia) y exprostituta, habla en su libro Teoría King Kong acerca de la evidente estigmatización de la prostitución y de las prostitutas por parte de la sociedad. “Se exige de ellas que estén sucias, mancilladas”, afirma Despentes. Sin embargo, cuando ella decidió comenzar su carrera como puta, la actitud de la gente para con ella cambió radicalmente. La miraban diferente e incluso comenzaron a admirar cómo vestía, cómo se maquillaba y cómo se peinaba, y todo sin saber que ahora ejercía la prostitución. Pero ¿realmente Virginie comenzó a vestirse diferente cuando empezó a ser prostituta? Según ella, sí. “Me volví una apasionada de los tacones de aguja, de la lencería fina y de los trajes de falda y chaqueta”, relata en su libro. Como ella misma resume, comenzó a jugar al “juego de la feminidad”. ¿No es eso lo que la sociedad nos exige a todas las mujeres? ¿Acaso ser más femenina es ser más vulgar, más sucia y más mancillada?

Mujer decente, mujer puta

Seguramente el problema no sea cómo visten o dejan de vestir las putas, sino el simple hecho de ser puta. Una mujer que por decisión propia decide mantener relaciones sexuales con un hombre a cambio de dinero, no sólo está haciendo caso omiso de lo que la sociedad le impone, sino que también está siendo independiente económicamente hablando. Gana dinero con el que sufraga sus propios gastos y todo ello sin ayuda de un hombre. Además, como bien añade Virginie Despentes, al dedicarse a la prostitución deja de ser ama de casa, deja de dedicarse única y exclusivamente a los quehaceres domésticos. En definitiva, vive su propia vida como ella quiere y no como le imponen que debe hacerlo.

Despentes afirma que “una mujer con estilo de puta le interesa a casi todo el mundo”. ¿Seguiría interesándole si supieran que realmente es puta? A juzgar por las críticas que recibió Gianni Versace con Miss S&M, probablemente no. De hecho, años después de la muerte de Gianni, su hermana Donatella estuvo a punto de demandar al diseñador Armani por afirmar que Gianni una vez le dijo que él vestía a prostitutas. Y es que podemos (y debemos según la sociedad) ser femeninas siempre pero ser putas jamás, porque las putas tienen que estar sucias y deben ser vulgares no vaya a ser que cada vez más mujeres quieran serlo.  “Lo que me da rabia no es lo que los hombres hacen o son, sino lo que quieren impedirme que haga o lo que quieren obligarme a hacer”, dijo Virginie Despentes. Lo suscribo y añado que tenemos que vestirnos como nos dé la gana y no como nos dicen que debemos hacerlo.

Si te apetece ver más fotos del polémico desfile de Versace, pincha aquí.

Guardar

Deja una respuesta

Navegar