Cine y trabajadoras sexuales: De Pretty Woman a Fóllame

¿Y si pensamos la representación de la prostitución en el cine bajo una propuesta feminista? Una Frida nos presenta “El Intercambio” su nuevo documental, una joya que no tiene desperdicio y que nos invita a volver a repensar el posicionamiento del feminismo ante el trabajo sexual.

 

Ilustración de Laura Izquierdo

 

Cine y trabajadoras sexuales

A pesar de que la prostitución es uno de los temas tabú de nuestra sociedad, una de las comedias románticas más famosas de los años ’90 es Pretty Woman. En esa película, Richard Gere interpreta a un ricachón solitario (un putero con pasta) que contrata los servicios de Julia Roberts (Vivian), quien hace el papel de una puta vulgar. Durante el film, se pasa por alto el hecho de que Vivian tenga una vida anterior a conocer a su galán. Ya os imaginaréis el final, la pareja poco a poco se enamora, y sí, se casa. Vivian cumple con su profesión, acompañar a un hombre en su vida sexo-afectiva a cambio de dinero. Pero un final así sería demasiado tosco, la prostitución en las clases altas y en la gran pantalla heteronormativa se oculta con amor y matrimonio.

Esta no es la única película romántica que utiliza a la mujer perdida como excusa para hablar del hombre y el amor como el mejor modo de rescatar a una prostituta. En 1963, por ejemplo Billy Wilder dirigió Irma la Dulce que tuvo gran éxito en el público masculino.

En contraposición, encontramos la propuesta de Virgine Despentes. Tomando como referencia Thelma y Lousie, Despentes dirige Baise-moi (Fóllame) protagonizada por una prostituta y una actriz de cine porno. Ambas se conocen tras sufrir diferentes episodios de violencia y deciden enfrentarse a la sociedad con una venganza sangrienta. La vía de escape de las protagonistas es su nueva compañera y la rabia que tienen en común. No tiene un final feliz, no existe una solución, porque el problema no es únicamente su profesión.

En los últimos años muchas cosas están cambiando. La asistencia sexual está abriendo un nuevo posicionamiento feminista ante la prostitución. Quizá en ocasiones se mitifique el trabajo sexual y en otras se juzgue en exceso. En el fondo, estamos hablando de capacidad de decisión. Decisión condicionada por un sistema patriarcal y capitalista, pero como todas las decisiones que tomamos en nuestras vidas.

Desde el feminismo siempre se ha apostado por dar voz a las sin voz, por escuchar los relatos en primera persona. El cine es para mí una herramienta política desde la que abrir el imaginario y construir nuevas realidades. Sin querer entrar en el eterno debate sobre el posicionamiento feminista ante la prostitución, he querido escuchar a las protagonistas de estos debates.

Este es el resultado:

Por Isabel Sáez Pérez (28)
Podés seguirla en Vimeo, Facebook, o en su sitio web.

Guardar

Deja una respuesta

Navegar