Beatriz

Mi primera vez con una mujer. Mi primera vez con Beatriz.

Beatriz
Ilustración: Crea Con Corazón

 

La encontré en Barcelona y se llamaba Beatriz.

un cúmulo de imperfecciones que me llamaron a gritos.

Una soberbia contradicción,

a saber:

una voz muy pequeña, suave, como una ramita;

las palabras intensas, fuertes, oscuras y vibrantes.

 

A veces, desnudas en la cama, me leía fragmentos de los Cantos de Maldoror,

y yo aullaba entre los versos negros de sus manos.

 

estaba sola,

en la distancia mínima hacia sus caderas.

absorbiendo los impactos de sus movimientos.

 

Aquella noche en mi casa,

en una Barcelona con el aliento contenido,

en un salón grande y vacío,

no estuve nerviosa.

 

Sonrío al recordar aquellas noches,

mi ingenuidad

Y su seguridad, -tan superficial-

Creo que me quería.

Yo también, aún hoy.

 

La boca grande, risa nerviosa, mechones castaños, alma temblorosa.

Mi mano insegura, pelo enredado, piernas abiertas.

Su sabor. De ella. Su profundo océano de sabores.

Mis ganas.

Su cuerpo pequeño y resbaladizo. Cálido.

Mi cama con la luz de la mañana.

Los cantos de Maldoror.

Siempre tan oscuros.

 

No pudo ser.

Pero te continúo queriendo.

 

 

Deja una respuesta

Navegar