Somos polvo de estrellas

Documentales que van de lo poético a lo práctico, y de cómo entender el mundo en el que vivimos más allá del patriarcado y con un compromiso por la sostenibilidad ambiental.

Ilustración Qam

La frase somos polvo de estrellas aparecía en mi cabeza después de ver el documental Nostalgias de la luz, (2010) del chileno Patricio Guzmán. Una película que busca hablar del origen del mundo, del ser humano y de la historia de Chile.

La primera vez que la vi, me fascinó cómo hablaban del cielo y la tierra desde el punto de vista científico, con un astrónomo y un arqueólogo explicando por qué el desierto de Atacama es un lugar único en el mundo para saber de dónde venimos. Frases tan potentes como: el presente no existe, sólo el pasado (…) El tiempo que tarda en llegar la luz de la luna a la tierra es de un segundo. La luz del sol tarda ocho minutos. De ahí, que incluso lo que vemos, la luz que se refleja en nuestro ojo, tarde en ser procesada por nuestro cerebro una fracción de segundo o menos, y eso ya sea pasado. Puede que lo más cercano al presente sea nuestra conciencia.

La misma película que me fascinó hace algo más de un año, cuando la vi por primera vez, ahora se ha vuelto un poco decepcionante. ¿Por qué?

  • Los expertos son hombres, astrónomo y arqueólogo, frente a las mujeres, de las cuales nos da igual su profesión, ¿por qué?
  • Porque ellos nos explican el mundo, son profesionales, y ellas nos explican su emoción, sufren las consecuencias de la dictadura chilena y la desaparición de sus seres querides. Si trabajan o no nos da igual, solo las vemos sufrir. No vemos a ningún hombre llorar o buscar a les desaparecides de la dictadura.
  • Ellos aparecen en sus despachos, con una tecnología increíble puesta al servicio de la ciencia, y de quien la practica, el hombre (que no la mujer). Ellas transitan por el desierto de Atacama, con una pala, en busca de algún resto óseo de sus familiares, ese polvo de estrellas, en medio del polvo del desierto.
  • Un telescopio gigante frente a una pala son las herramientas de cada une.

Es esta construcción de la identidad de cada género la que responde a una visión del mundo dicotómica, es decir a una forma de conocer nuestro entorno que responde a categorías que se ordenan en pares opuestos e irreconciliables. Esta forma de estructuración del pensamiento occidental esta presente en todas las teorías, ciencias, y religiones.

La naturaleza ha sido glorificada como una diosa, un sujeto digno de la conquista del héroe masculino, mientras simultáneamente se le degrada como materia inerte a ser explotada y moldeada conforme a los intereses del hombre. (Alda Facio, jurista y experta internacional en derechos humanos y género).

La mujer queda excluida de la construcción del mundo, de la ciencia, el derecho, la historia, el cine, las artes…La mujer como símbolo de lo terrenal, de la naturaleza, del cuidado, no es ni ha sido cuidada. En Excluidas del Paraíso (2016), documental de la española Esther Perez de Eulate, varias filósofas, economistas y sociólogas feministas desmontan el sistema patriarcal.

Con este documental puedes pasar de estar verde en esto del feminismo a ir cogiendo color gracias a esas profesionales que son el soporte de la película: Ana de Miguel, Yayo Hernández, Rosa Cobo, Pilar Aguilar, Remedios Zafra…Cine de guerrilla, muy necesario y muy poderoso, con un contenido diez.

Trailer Excluidas del paraíso from Esther Pérez de Eulate on Vimeo.

Con estas premisas, afrontar el mañana con perspectiva de género puede introducir en las instituciones, en las ideologías, en las teorías, en las ciencias, la sensibilidad, el cuidado y la conciencia de que las mujeres también tenemos voz en cómo queremos vivir, cómo hemos vivido y vivimos, e introducir esos valores en todas las áreas.


 

Los Comentarios están cerrados.

Navegar