Desconectadas

¿Dónde quedó el vínculo con nuestros cuerpos? Nos desconectaron a todas de la tierra. La poderosa poesía de Laura nos interpela y nos invita a sentir.

Ilustración: Crea con Corazón

Estoy desconectada y me lastimo intentando ubicar dónde dejé la hierba de mis días.

Tan fresca yo,
tan natural,
tan esperanza.

¿En mi madre, en mi abuela?
¿En los trapos que limpiaban llenas de vergüenza?
¿En los rizos cutres y poco definidos que le caían por los hombros?
¿En la espuma del mercadona?
¿En las medias slim fit?

Pero es así. Las obligaron a dejar de ser. Las llenaron de culpas y luego nos desconectaron a todas de la tierra.
Nos quitaron el musgo de las piernas. Nos dieron anuncios de evax.
Nos amputaron los tiempos, nos robaron la sangre.

Parecía que hubiésemos querido olvidar… Con todas esas chicas felices. Y delgadas. Y perfectas.
Todo tan anormal.

Y yo en vez de pintarme el vientre con la intuición y el oxígeno,
descargué una aplicación que me dice cuándo ovulo.

Como si mi menstruación ya no fueran tallos que crecen
que florecen
que alumbran

y estuviera
(pobrecita yo)
resignada a ser sólo purpurina.

Tengo el iris verde y desgastado.
Se me ha caído de las manos la guía
la naturaleza parece una extraña.

Eyaculación de libro.
páginas y páginas.
tweets.
capitalismo. machismo.

grietas enormes entre la tierra y yo.
el océano cuando se ve verde.
el calambre.
abrazar a un árbol sin que piensen que estoy pirada.

cada célula de mi cuerpo
tiene memoria;
grita que está ahí.
ESTOY.

¡No te dejes difuminar!
Como si ser mujer fuera una página de facebook que abrir cuando tienes tiempo libre.

La vida te palpita hermana.
Déjate brotar.

 

Los Comentarios están cerrados.

Navegar