Tú y yo. Aquí y ahora

Estar en el momento presente. Contigo. “Nuestros labios que se acarician, la lengua que, traviesa, investiga”.

Ilustración: Marta A.

El deseo. La sexualidad.

Eso de lo que todo el mundo habla. Eso de lo que todo el mundo calla.

Caricias. Miradas. Pensamientos.

Mi piel. Tus manos. Fantasías.

El deseo.

Algo que tienta, que llama, que nos guiña el ojo y nos invita a acompañarle.

Una noche. Un baile. Unas copas. Una mirada. Un sueño.

Tu sonrisa. Mi excitación.

Tu mirada. Me humedezco.

Nuestras manos imparables que suben por los brazos, que siguen el camino de nuestros cuerpos, que buscan algo más allá del contacto.

Nuestros labios que se acarician, la lengua que, traviesa, investiga.

El corazón se acelera.

Estamos vives. Poco más importa ahora mismo.

Tú y yo. Aquí y ahora.

Las ganas nos pueden.

El deseo.

Eso que todo el mundo teme. Eso que todo el mundo ama.

Nos dejamos llevar. Me pierdo en tu cuerpo.

El número al que llama está apagado o fuera de cobertura.

Pasión. Excitación. Orgasmo. Placer.

Tú y yo. Aquí y ahora.

Un beso en el cuello y un deseo a una estrella fugaz: que esta sensación se alargue en el tiempo.

Esto es vida.

El deseo, que te lleva a vivir la vida intensamente.

El deseo nos convierte en movimiento, en acción.

¿Repetimos?

Una sonrisa. El universo se expande de nuevo.

Igual no soy de “hasta que la muerte nos separe”. Lo mismo no puedo prometerte eso porque igual te mentiría. Me mentiría. Quién sabe.

Pero sí que sé que, ahora mismo, quiero estar contigo y estoy contigo porque quiero.

Tú y yo. Aquí y ahora.

Los Comentarios están cerrados.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies