Quiero mi soledad

Una carta de una naranja entera a otra, intentando recuperar la individualidad perdida, eso que nos hace ser quien somos.


Ilustración: Mitucami Mituca


Siento que te di cosas que eran esenciales para mí.

Que por quererte vendí una parte de mi alma, que sacrifiqué algo de mi esencia sin que tú me lo pidieses. Y ahora me siento ahogada, atada y luchando por volver a sentirme como realmente soy pero con culpa por dentro.

Culpa. Porque parece que haciendo esto te estoy echando en cara que me arrebataste una parte de mí cuando no fue así, cuando fui yo la que, descuidada, la aparté a un lado y ahora es como esos zapatos olvidados en un rincón que, al intentar ponértelos tras muchos tiempo, están duros, incómodos, como si hubiesen pertenecido a otra persona. A otro tiempo.

Me miras sorprendido, asustado, quieres ayudarme pero tienes miedo de que me aleje, que eche a volar. Pero precisamente eso es lo que ansío, lo que añoro. Mi libertad. Mi soledad. Mi sitio, donde solo estoy yo.

Ese cuarto que tuve para mí, con mis cosas, mis gustos… y ahora no tiene paredes.

¿Salimos a tomar algo? Juntos.

¿Viajamos? Juntos.

¿Y si voy por mi cuenta? Esperas la llamada, el mensaje, la señal de que estoy ahí y con cada uno de esos gestos pierdo una pluma de mis alas. O igual no esperas nada de eso y estoy dando respuesta a una pregunta que nunca ha salido de tus labios.

Quiero compartir contigo mi vida, quiero que experimentemos muchísimas cosas juntos, quiero enseñarte lo que sé, quiero aprender de lo que sabes, quiero reírme y llorar contigo.

Pero también me quiero a mí, con mis idas y venidas. Con tu confianza, con mi tranquilidad. Quiero mi espacio, mi burbuja, mi independencia. Disfrutar de los ratos conmigo misma, los más triviales, los más íntimos. Quiero recordarme, cuidarme, mimarme.

Quiero mi soledad.

 

7 Comentarios

  1. ¡Lo amé! Estoy en esta etapa que sólo quiero libertad, tranquilidad conmigo misma, mimarme, cuidarme, respetarme y hacerme grande a mi misma.. Me identifiqué totalmente.

  2. Hola…tengo 20 años y llevo 5 con mi pareja actual, en este tiempo hemos tenido 3 crisis fuertes, y siempre han ocurrido por dudas mías en relación a mi personalidad y a lo que quiero en la vida. Siento que al empezar tan pronto con la relación una gran parte de mi personalidad se ha terminado o se está terminando de formar con él por lo que, constantemente pienso que en un futuro quizá necesite estar sola y conocerme así, pero quiero a mi pareja, así que vivo con esa duda..
    Aprovecho para agradecer la existencia de este proyecto, no es la primera publicación con la que me he sentido identificada 🙂

  3. Acabo de descubrir Proyecto Kahlo y no puedo estar más contenta… hacen mucha falta voces como las vuestras. Creo que el malestar que muchas sentimos sobre la pareja es una señal de que hace falta un cambio ya… mi sensación es que todo va bien mientras te adaptes a él… y mientras cumplas con lo que se espera de ti: ponerte mona, vestir de determinada forma y comportarte como se espera de las señoras… ser fiel y buena mamá… trabajo con personas que buscan pareja y el desencuentro entre hombres y mujeres cada día se hace más evidente. No es que seamos diferentes, es que nuestras culturas están enfrentadas! Mucho por hacer aún!

  4. Hola! Me encantó la carta, me pasó exactamente eso en mi última relación; sin que me lo pidieran me olvidé a mi misma y perdí mi autonomía. Cuando quise recuperarla, vino toda la culpa, el término de la relación y esa sensación incómoda de no saber muy bien qué hacer conmigo misma. Aún sigo en el proceso de recordarme y reconstruirme. Gracias por ayudarme a verbalizar lo que me pasaba, Saludos!

  5. Vaya… Eso mismo me pasó en mi última relación. Supongo que habrá gente que no será así pero personalmente empiezo a creer que el 99% de los hombres viven el amor con unas estructuras terriblemente patriarcales. Mi novio me decía que me quería libre y de hecho teníamos una relación abierta pero no me dejaba un segundo a solas y si se lo pedía me llamada cada una o dos horas. No podía ni estar sola y al final terminó agobiándome tanto que tuve que terminar la relación. Pedí mi espacio verbalmente y ni aun así hubo manera. Ahora tengo miedo de empezar cualquier relación porque tengo miedo a perderme a mí misma. Yo no quiero compartir mi vida, quiero compartir momentos de ella pero mi vida es sólo mía y mi soledad me pertenece, la honro. Perdonad por la confesión, supongo que necesitaba desahogarme jaja

    • Marta G.

      Gracias por escribir, Dafne 🙂 una relación sana no tiene porque implicar la pérdida de la identidad individual de una persona y eso está en tu mano así que no tengas miedo de embarcarte en nuevas aventuras… al revés, una pareja tiene que sumar y nunca restar y es vital que cada uno pueda mantener su espacio personal.
      Un besazo!

Navegar