Deconstruyendo el Amor Romántico

Una Frida comparte con nosotras su reflexión sobre el amor romántico y las repercusiones negativas que tiene sobre las personas.


Ilustración: Estrella


Hemos crecido con Princelandia: jóvenes sensibles y delicadas que esperan a que su príncipe las rescate; novelas y telenovelas con grandes dramas pasionales; canciones y películas románticas que forman parte del imaginario colectivo, en las que el amor es una fuerza que todo lo supera, que el amor lo vale todo y que sin amor no somos nada. Lo verás cursi, pero son ideas que han calado muy hondo.

Definamos qué es Amor, o más bien, qué nos han enseñado sobre el amor: ¿Amor es dependencia; amor es abnegación; amor es sufrimiento? Definitivamente no. El significado del amor es cultural, algo construido y aprendido a través de diferentes medios; de la educación de nuestros padres, de nuestras amistades, de la religión imperante, de las películas, de los libros, etc. Todo este aprendizaje tiene un marco macro que es la sociedad patriarcal en la que nos ha tocado vivir.

¿Y si buscamos en la Real Academia Española los significados de Amor? :
1. m.Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
2. m.Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
3. m.Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

Si se une lo subrayado en las 3 definiciones, queda algo así: AMOR, sentimiento que partiendo de nuestra propia insuficiencia, nos completa y entrega a alguien. Aunque de manera algo selectiva, ¿estas definiciones no nos llevan a pensar en un sentimiento de subordinación y de dependencia? ¡Hasta la R.A.E. nos traiciona!

Abramos el objetivo
Eso que hemos aprendido de que amor es entrega, dependencia y abnegación, es simplemente eso; entrega, dependencia y abnegación. Pero de amor nada. No usemos el término a la ligera, no confundamos, desaprendamos.

Desaprendamos
Es difícil vaciar la mochila que llevamos a la espalda, llena de ideas no propias y acumuladas durante nuestra vida, ideas impregnadas de creencias irracionales. El haber aprendido un concepto erróneo sobre el amor nos puede traer muchos problemas en nuestras relaciones, especialmente en la adolescencia cuando somos más vulnerables. De hecho, muchxs de nosotrxs hemos reproducido modelos de relaciones amorosas nada saludables que incluyen tolerancia a los celos, y al control y entrega total. Hemos asumido que amor y celos, amor y control, amor y subordinación… Pueden ir de la mano, que el amor para que sea pasional, debe ser así.

Definir el amor puede ser tarea compleja, pero podemos empezar por descartar lo que no entra en la definición: el machismo. No entra el maltrato, ni físico, ni psicológico, el cual sigue tristemente vigente por mucha más conciencia social que haya. No entra el machismo más criticado, como puede ser el no compartir las tareas domésticas y de cuidado, ni tampoco el machismo más sutil, los llamados micromachismos .
Pasar de un plano a otro no es tan difícil como se cree, la idealización del amor que tenemos en la cabeza asume este tipo de abuso y es el germen de la violencia de género.

Avanzar hacia la igualdad y erradicar la violencia de género incluye acabar con creencias e ideas erróneas sobre el amor: no somos la mitad de nadie, no nos hace falta el amor para sentirnos completxs y desarrollarnos, esto genera una idea de dependencia, el mito de la media naranja.

Aunque se haya avanzado en igualdad, el machismo es estructural, está muy asentado y va cambiando de forma para no parecerlo, camuflarse y así mantenerse; no se manifiesta (tanto) públicamente, se ejerce sobre todo de puertas para adentro, en la intimidad de las relaciones de pareja. ¿Quién se atreve a declararse machista hoy en día?

Aprendamos

El amor implica una gran responsabilidad hacia ti mismx y hacia los demás, se mezclan conceptos interrelacionados como son la atención, el cuidado, el respeto mutuo, la admiración, la confianza, el afecto, el crecimiento personal, el placer… La suma de ellos y no por separado podría entrar en una definición sobre el amor.

Bell Hooks, feminista afroamericana, en su obra La Claridad del Amor, nos muestra que amar debe ser una acción y no un sentimiento, y ello nos lleva a tomar una responsabilidad, implica una voluntad, no define el amor como algo instintivo o involuntario. El amor implica elección de amar. Hooks se hace eco de la definición de amor de otro autor S. Peck que refleja la idea de amor similar:<<La voluntad de extender nuestro yo con el propósito de alimentar el crecimiento espiritual propio y el de otra persona. El amor es lo que el amor hace, es un acto de voluntad. La voluntad implica elegir. No estamos obligados a amar. Elegimos amar… >>

Simone de Beauvoir, autora de referencia nos dice:” el amor auténtico debería basarse en el reconocimiento recíproco de dos libertades, cada uno de los amantes se viviría como sí mismo y como otro; ninguno renunciaría a su transcendencia, ninguno se mutilaría, ambos desvelarían juntos unos valores y unos fines”. (El segundo sexo)
Amar no es un proyecto de vida, puede ser una parte importante de nuestro trayecto, un vehículo hacia el autoconocimiento y hacia nuestro desarrollo pero no un fin en sí mismo.

El mito de amor romántico nos ha dejado muchos mensajes con los que todavía convivimos y que anula esta capacidad de elegir, de querer desde la voluntad como seres completos; aumentando nuestras capacidades y no mermándolas, nutriéndonos de una relación saludable desde el respeto y la admiración mutua… En definitiva, aprender a amar, quererse a una misma y ser más libres.

Shaila Monasor (34), Alicante.
verdeyvioleta.wordpress.com

Bell Hooks. (2000) Claridad: dar palabras al amor. The Women’s Press, Londres, pp. 3-14
Peck, S. M. (1996). Un camino sin huellas: la nueva psicología del amor. Madrid: Salamandra
Beauvoir, S. (1969). El segundo sexo. Buenos Aires, Siglo Veinte

 

13 Comentarios

  1. Sinceramente me parece totalmente absurdo el artículo. El punto donde resaltas el machismo y las mil veces que lo introduces como contexto solo das a entender que acabas de pasar por una mala relación y esto es tu desahogo intropersonal. Quereis igualdad pero os daís a entender como el sexo desprotegido, y para nada, teneis las mismas características que el hombre. Veo bien el llamamiento a su defensa y cortar de raiz. Pero no excluyamos por favor a la mujet maltratadora, psicológica como fisicamente. O manipuladora.. A fin de cuentas lo dicho, es tu punto de vista y un proyecto donde solo afirmas total dependencia y discapacidad a la hora de pedir amor. Estoy en desacuerdo. Un saludo

  2. Gracias Eduardo , intento aclarar mi opinión:
    – NO es un alegato contra el amor , sino sobre lo que nos han “vendido” sobre el amor, los mitos del amor romántico. Se defiende un amor que debe empezar por el respeto a unx mismx para poder establecer relaciones saludables con los demás , en este caso yo me centro en las relaciones de pareja que es donde se reproducen estas relaciones de subordinación. Pretendo que el llamado amor en las relaciones de pareja, no organice mi vida, mis deseos, mis inquietudes , mi cuerpo, mis sentimientos etc.
    – El machismo es lo que es , una actitud de superioridad del hombre sobre la mujer, preguntarme si en otras relaciones se da machismo es desviar el foco de lo que estoy tratando y restando importancia a la gravedad del machismo hoy en día.
    – Subordinación no es interdependencia. Somos seres relacionales , somos seres interdependientes, nos necesitamos lxs unxs a lxs otrxs , intercambiamos cuidados, afectos, bienes, saberes y quehaceres, etc, pero ello no quiere decir que las relaciones deban ser subordinadas sino que han de ser igualitarias y justas. Por lo que NO , no creo que haya una subordinación buena.Un saludo,

  3. Me gustó tu artículo, deja con el ánimo de reflexionar. Por curiosidad… ¿por qué lo llamas proyecto-Kahlo?

  4. Muy lindo artículo!! Dice muchas verdades, el amor mas importante debe ser el amor a uno mismo, así luego podremos amar de verdad.

  5. Que nos hayan partido el corazón no quiere decir que tengamos que ponernos a redactar un alegato contra el amor, creo yo. Lo que criticas es el amor de subordinación de la mujer al hombre, de su dependencia, la princesa que vive en el castillo esperando que el príncipe mate los dragones. Pero en realidad estás criticando todo el sentimiento del amor que por definición incluye las cosas que no te gustan. Si el hombre se subordina a la mujer ¿sigue siendo machismo? Si un chico se subordinada a otro en una pareja homosexual ¿que es? ¿Y en una pareja de lesbianas? ¿Es machismo también?
    Yo creo que la “subordinación” en el amor no es mala, si está presente en las dos personas de la pareja y siempre que eso no signifique anular la personalidad de una persona (y si hay subordinación por parte de una y así son felices genial -no entendamos subordinación por traeme las zapatillas, que eso es otra cosa). Todos sabemos que no podemos crear dependencia de alguien y la creamos porque somos humanos: de nuestra pareja (amor) de nuestros amigos (otro tipo de amor) de nuestra madre (otro tipo de amor) o incluso de nuestra mascota (para algunos también amor)

  6. la intención es buena pero existe una falacia metodológica que favorece precisamente lo que combates:
    ¿por qué existe otra definición de amor más allá de la exhaustiva búsqueda de la primera parte del texto? porque damos por hecho que debe haber algo tras todo ese mal amor que sea buen amor.
    esa presunción es sólo la realización de un deseo.
    aquí se explica en detalle:
    http://www.agamia.es/es/amor

    • Gracias Israel , leeré tu recomendación, pero más que intentar definir lo que es mal amor o buen amor , el texto es una llamada a la crítica de lo que nos ha llegado a nuestra sociedad occidental como amor y que perjudica gravemente a las mujeres.. es una llamada a repensar nuestras relaciones y que cada una/o defina el amor como quiera, pero que no nos lo impongan desde ideas que pretenden mantener el status quo , una organización de la sociedad patriarcal.

  7. Creo firmemente que el Amor que hoy conocen todos es una construcción social, familiar….y que las verdaderas relaciones que debemos procurar son aquellas que nos permiten compartir en libertad nuestro crecimiento individual……respeto absoluto por la individualidad de cada uno…

  8. Marvin muñoz

    Es un tema de gran interes para la sociedad

  9. ximenique

    Que es el amor? es una pregunta que debemos hacer constantemente en nuestro caminar…. Y rara vez la hacemos.

  10. Maria José Yes

    …. De unos años para acá, he ido cambiando muchas ideas que traía desde la cuna, incluyendo el tema del amor en pareja, tengo tanto que agradecer con esta reflexión, porque justamente estoy tratando de desaprender todo lo ‘normal’ que me enseñaron acerca del amor, a veces se vuelve muy difícil, como en esta semana por ejemplo, y al leer esto justamente en este momento de mi vida, no me queda nada más que agradecer y continuar con mi lucha. Gracias infinitas ❤❤

  11. Interesante artículo ❤ y me ha aclarado un montón de dudas.

Navegar