¡Qué moderno es el pasado!

Nuestra redactora de estilo le escribe una carta a su yo de 15 años, que interesante es hacer un ejercicio así 🙂


Ilustración: Inés


Pequeña Rocío de 15 años:

Soy tu yo de 31 y te escribo desde el 2015. No, no te lo imagines como en “Regreso al futuro” (de hecho hace solo unas semanas que Marty McFly “nos ha visitado” y no hay ni rastro de los monopatines voladores), ni me imagines a mí (a ti) como hasta ahora has imaginado que sería(s) cuando tuviera(s) esta edad.

Colaboro en una publicación feminista (sí, aún no lo sabes pero SOMOS feministas), en la sección ‘Estilo’… A ti también te hace gracia, ¿verdad? Yo tampoco entiendo qué pinto hablando de estilo, con lo “estilosas” que hemos sido siempre… pero en la vida nos encontramos con este tipo de regalos que no podemos rechazar. La cuestión es que este mes lxs redactorxs tenemos que escribir una carta y yo he decidido escribírtela a ti porque te la mereces y porque te quiero, ¿lo sabías? No, claro, a esas alturas aún no te he dicho que te (me) quiero. Es algo que aprenderás con el tiempo, pero puedes empezar a ponerlo en práctica hoy mismo.

Lo primero que tengo que decirte (aunque suene raro en esta sección de Estilo) es: no te preocupes tanto por tu físico, ni por la ropa que llevas, ni por tu cara o tu corte de pelo. Sé que es difícil, porque ves a todas esas chicas que crees que son perfectas y quieres ser como ellas, quieres gustar a los demás, porque todavía no sabes que lo importante es empezar por gustarte a ti. Pues ¿sabes qué? a mí me gustas. Pero, claro, hemos tardado un buen tiempo en gustarnos, así que no te culpo por intentar agradar a base de ropa y cortes de pelo. Conserva un poco de esa rebeldía que nos hacía pelear con mamá porque no queríamos ponernos vestido, rebélate también contra las plataformas o las mechas… , o no lo hagas, pero al menos no las lleves porque lo haga todo el mundo.

Apúntate a algún deporte y conoce a gente nueva. Sé que estás deseando conocer al chico de tus sueños y que cada semana te “enamoras” de uno nuevo… ¡Olvídalo! Conoce a muchos chicos y a muchas chicas y diviértete con ellos, deja de pensar en ese amor romántico que nos venden en las pelis y en las revistas (ejem, deja de leerlas, creo que es la única prohibición que voy a hacer en esta carta pero, en serio, no tienen nada bueno para nosotras) y disfruta de la amistad. Trata bien a lxs demás y aléjate de la gente que no nos trata bien.

¿Ves? Ya me estoy yendo del tema, al final va a ser verdad que lo del estilo no es lo nuestro… Ah, sí, ¡disfrázate más! (esto podría entrar dentro de Estilo ¿a que sí?). Con 31 nadie querrá disfrazarse contigo y tendrás que hacerlo sola, así que aprovecha ahora que tienes compañía. Aunque hay algo aún más importante: no te disfraces de lo que no eres, no finjas ser más esto o más lo otro, eres como eres y es genial. No te avergüences de tus gustos ni de tu aspecto, habrá mucha gente a la que le gustes tal cual, ya lo descubrirás.

Ponte todo el relleno que quieras, jugar a tener las tetas más grandes no le hace daño a nadie, pero ten claro que no vamos a gustarle más a los chicos por eso. Seguimos teniendo las tetas pequeñas y, de vez en cuando, uso algún sujetador con relleno porque me parece que nos sienta bien un poco de volumen, pero ya no lo hacemos por los demás, y hace mucho que dejó de obsesionarnos.

Y ya que estamos superficiales, vamos con un poquito de “marujeo estético”, que es de lo que va la sección ¿no? (un poco de superficialidad nunca viene mal en bajas dosis :P)

¿Ves esa gargantilla de plástico negro que llevas en el cuello? ¡Se vuelve a llevar! No entiendo por qué pero así es… Por lo visto se llama choker y hay hasta tutoriales para hacertelo tú misma (esta es otra moda muy de ahora: tutoriales para todo. Te encantará, ya verás)

 

La foto de Katy es de aquí
 

Las zapatillas de tela que hemos llevado toda nuestra infancia, esas de cordones y suela blanca, serán lo más de lo más. Hace poco han cumplido 100 años y recientemente han estado súper de moda. También las cangrejeras, aunque yo nunca le vi el sentido práctico fuera del agua.

Esto no te lo vas a creer: vuelven las chapas, ¡y los pines! Cuando íbamos a la facultad, las chapas se pusieron super de moda, incluso era fácil conseguir una máquina para hacerlas en casa, pero mi mayor sorpresa ha sido la vuelta de los pines.

 

Visto en ‘the FOUND’
 

Y, con los pines, las chaquetas vaqueras y los pantalones de tiro alto. Muy ochentero todo ¿verdad? Quién nos iba a decir que los chicos de Sensación de vivir irían tan a la moda en 2015 😉

 

Por cierto, la serie también vuelve
 

¿Te acuerdas de las gafas de pasta que tenía nuestra hermana? Hoy la gente no solo no se avergüenza de llevarlas, sino que hasta se las ponen sin graduar… ¡O sin cristales!

¿Y esas sudaderas enormes que a nosotras no nos gustan nada? Nuestro hermano pequeño pagaría una buena suma por ellas (ups, sí, tendremos otro hermano más, siento el spoiler).

También vuelven los pantalones de campana, las camisas de cuadros, los cuellos bebé, los zuecos… Durante los últimos años han vuelto los 70, los 80, los 90. En definitiva, toda esa ropa que ahora te parece anticuada y hortera estará en las pasarelas y en la calle cuando menos te lo esperes.

 

Te prometo que todas las fotos son actuales
 

Y, ¿sabes quienes son unos modernxs? Mamá y papá. Resulta que el Gintonic, eso que beben cuando quedan con amigxs y que ahora te parece una bebida de viejxs, aquí es la bebida de moda. Es verdad que se toma con mucho más adorno que entonces, pero no deja de ser ginebra con tónica, un invento del demonio.

Los tocadiscos, las Polaroid, las máquinas de escribir antiguas, los teléfonos como el de la abuela, mataría por conservar alguno de estos chismes que hemos tenido tantas veces entre manos. Por desgracia hemos empezado a valorar las cosas cuando ya no estaban y hoy todo el mundo las valora tanto que cuestan un pastón en cualquier tienda “vintage”.

Y aún te esperan muchas sorpresas… Dentro de poco pondrán Internet en casa y no te imaginas lo que llegaremos a hacer gracias a ese invento. De hecho, estás a punto de descubrir la Encarta y te parecerá que es el mejor invento de la Historia… Nada más lejos. ¡Y lo de las fotos! Gracias por guardar la máquina que nos regaló papá, no nos hará falta nunca pero será un gran recuerdo (ya verás como evoluciona lo de las fotos, ya verás).

Nada más, pequeña Rocío, te contaría mil cosas, pero creo que es mejor que las descubras por ti misma. Solo te pido una cosa: no te (me) traiciones, confía en ti (mí) y quiérete. Vas a compartir tu vida con mucha gente, pero con quien más compartirás será contigo (conmigo), así que trátanos bien 😉

 

Los Comentarios están cerrados.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies