Crisis: una reflexión

Una Frida nos habla de cómo las crisis entraron de lleno en su vida y de cómo supo gestionarlas y hacer de ellas algo positivo y productivo.


Ilustración: Estrella


Hace algunos años, me fui a estudiar una carrera a la capital de mi país, ya que en la ciudad donde vivo no existe lo que quería estudiar. Ésta fue sin dudas una experiencia que trajo consigo emociones muy intensas, sobre todo al principio, cuando subía al ómnibus llorando, ya que era muy difícil despedirme de mi familia y empezar una vida en otro lugar.

Lo que me ayudó en este proceso, además de tener gente muy querida que ya vivía en ese lugar, fue construir un proyecto con mi novio, el cual también se vino allí a estudiar. La carrera que comencé en la Facultad de Ciencias Sociales desestructuró mi forma de pensar. Si bien yo ya cuestionaba muchas cosas del “sistema” del que formaba parte, cuando entré a la universidad, desnaturalicé muchas cosas, y eso me ayudó a ser más crítica, a pensar el mundo, y a cuestionarlo.

Pasaron unos tres años hasta que comencé a profundizar en el mundo del feminismo; fui descubriendo muchas cosas que no había tenido en cuenta nunca anteriormente.  Sí, el feminismo me hizo re-pensarme y re-pensar mi mundo: las relaciones de amistad, de pareja, la relación con mi familia, con el mundo, conmigo misma, etc. Fue una revolución dentro de mi pensamiento. También sentí una sensación rara al ver que muchas cosas (por más que yo cambiara, y mi pensamiento cambiara) no mutaban conmigo sino que seguían el “orden establecido”.

Durante mi cuarto año de carrera, cuando ya tenía vínculos en esa ciudad, mi vida encauzada y mi “zona de confort” establecida, comenzamos a pensar en volver a nuestra ciudad. Fue una crisis personal y emocional que aún continúa. Una crisis de sentimientos encontrados; por un lado el querer seguir allí, y por otro, el querer volver. Fue una decisión difícil, pero finalmente volví.

Tenía miedo porque pensaba que volviendo a mi ciudad toda mi nueva vida no existiría más. Pero me prometí a mí misma que seguiría siendo yo misma, más allá del lugar donde viviera. Al volver, me vinculé a colectivos feministas que había en mi ciudad (no existían cuando me fui). Volví a encontrarme con personas que seguían viviendo aquí, y conocí a otras nuevas. Desde que llegué, hablo, discuto, sigo conociendo gente y comparto experiencias.

En este proceso me puse a pensar, ¿son necesarias las crisis? Sí, yo creo que son necesarias.

El sistema en que vivimos nos hace querer vivir de la forma más estable posible: tenemos que tener la pareja para siempre, las relaciones duraderas, la vida sin altibajos, comprar la casa y el auto… Y quedarnos ahí inmóviles. Ese debe ser nuestro sueño. Pero lo más importante es que hacen que nos sumerjamos dentro de nosotras mismas y nos ayudan a conocernos mejor.

Por ejemplo, las crisis dentro de las amistades te hacen ver con quiénes realmente vale la pena compartir tu vida, haciendo hincapié en tus momentos de alegrías y tristezas.
Las crisis existen dentro de las parejas, porque una pareja que nunca sufrió alguna crisis no está viva. Aceptó todo sin cuestionarlo, y eso me hace pensar que se van dejando muchas sensaciones amargas que van ocultando y creando posos.
Crisis en las familias: hay separaciones, gente que se va lejos a vivir en otro país, personas que nacen y que mueren… ¡Es la vida misma! Nuestras familias no son como las familias de las propagandas de Coca-Cola, ni las de los cuentos de “felices para siempre”. De hecho, sería raro que fuese siempre una familia feliz y sin problemas que la hiciese transformarse.

En fin, yo creo que las crisis son la vida en constante movimiento, son la vida siendo dialéctica, son personas rompiendo con lo “normal” saliendo de sus zonas de confort y viviendo momentos difíciles. Para mí lo más importante es que pueden ser vistas desde el principio como una oportunidad; cuando pensamos acerca de nuestra vida, qué es lo que se quiere o se necesita cambiar.

“La felicidad nos necesita estúpidas” dice una banda de mi país. Seamos felices, pero metamorfoseando, cambiando en nuestra vida lo que no queremos más, o lo que sí queremos. Transitemos las crisis, porque seguro nos ayudan a crecer.

A nivel personal, creo que estoy en crisis continua; una crisis que me lleva a pensar mi vida constantemente, pero que a la vez me acerca a mí misma.

Al fin y al cabo, “somos lo que hacemos para cambiar lo que somos” E. Galeano.

Lucía (23), Uruguay.

https://www.facebook.com/lucia.trindade.18

 

5 Comentarios

  1. En fin, decía que estoy muy de acuerdo con la reflexión acerca de las crisis, como las navegamos y como éstas nos atraviesan a nosotros.
    Y cuando mencionas una frase de esa canción, me dije: es de una canción de La chancha! Esta chica es uruguaya!!! ????

  2. Ey que genial!!
    No se si mi comentario anterior fue publicado…

  3. Excelentes reflexiones!
    Cuando mencionaste una frase de la banda de tu país, me dije: esta chica esta citando una canción de La chancha, es uruguaya!
    Te mando un saludo y estoy muy de acuerdo con vos

  4. Romy Caballero

    Hola.. Interesante tu forma de comprender lo de las crisis… jaja jaja Aunque me suena la frase muy estigmatizada …. Me hubiera gustado q le pongas otro nombre mas propio. No se porque esa frase no puede trasmutar por otra.. Quizás ese proceso,trance, condición, etc ” Sea un proceso”.. q me parece tiene al final puede tener algún propósito ….. Sera un como huracán interno, externo de ambos? …. algo Existencial… para trasmutar de alguna forma?…. Sabes algo lejos de esto q mencionas a lo mejor… Y OJO no soy para nada experta en la materia y tengo q confezarlo por anticipado obvio. Pero en base a un libro q lei, luego q este me engancho como por arte de magia con la Divina Comedia de Dante Alighieri…. Su obra la había escuchado antes, pero jamas me intereso leerla, es mas compre el poema y te juro q casi no comprendí, mas q uno q otro párrafo por ahí, saltandome paginas incluso. Pero aun así sigo algo obsesionada con el libro, o con lo q encierra el contenido.. Me a veces me hace creer una cosa y luego termino descartandola y consideras otras cosas distintas despues o incluso algunas validas y opuestas (raro) -No soy experta en el tema… pero de cerca o a lo lejos… El habla o puntualiza tres fases q realmente me obsesionan …. ”Para llegar al cielo tiene q pasar por el infierno, el purgatorio y luego de este se llega al cielo, Pero no hay promesa de que sera asi incluso en el camino) Obvio Guiado obviamente por ciertos personajes q lo acompañan en el viaje y no esta muerto, si no vivo por lo q se… Y paralelo a esto al libro, tengo entendido q incluso Dante en vida paso por un momento difícil, como q todo se le vino abajo o no paso x un momento difícil… amaba su tierra natal florencia, pero luego de unos líos, no le dejaron volver mas… Quizás fue esto en parte lo q lo motivo a seguir con su obra (supongo). Y pero volviendo al libro, a veces creo ello,, q hay q descender por donde menos quizás imaginarias en tus mejores momentos, con el fin de poder trasmutar de algún modo (si lo logras, obvio)… mudar esa piel, para poder renovarla por otra… Pero el viaje no es corto, o no es breve, hay pruebas, según cada personaje supongo. ( TENDRÁ ALGO DE RELACIÓN CON LO DE LA CRISIS EXISTENCIAL?) -POSDATA. Perdona si te confundí con mi disparatado post… Salu2.

Navegar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies